las diferencias entre modelos son abismales

Guía práctica para elegir la mejor cámara de fotos con conexión wifi

Cada vez son más las cámaras con conexión wifi, pero es importante mirar con lupa las funciones que ofrecen ya que las diferencias pueden ser abismales

Foto: Guía práctica para elegir la mejor cámara de fotos con conexión wifi

Hace nueve años que apareció la primera cámara con conexión wifi. Se trataba de la Kodak Easyshare-One que fue presentada en la feria CES de 2005. Por aquel entonces no existía ni el iPhone ni ningún teléfono con Android. Quizá, si Kodak hubiese visto la importancia que podría tener aquel producto que finalmente no tuvo continuidad en su catálogo, hoy usaríamos menos las cámaras de los teléfonos móviles y la empresa de Rochester no habría terminado declarándose en quiebra.

Cuatro años después de aquel lanzamiento, en 2009, cuando las cámaras de los móviles comenzaban a ser una amenaza para los fabricantes de tecnología fotográfica, Sony y Samsung volvieron a probar suerte lanzando un par de cámaras con conexión wifi: la Sony DSC-G3 y la Samsung ST1000.

Ambas permitían enviar a internet directamente las fotos realizadas con ellas, pero no podían conectarse con ningún móvil ni muchos menos ser manejadas a través de él. Dos características que resultan fundamentales para apostar por una cámara conectada. De hecho, aquellas dos cámaras ofrecían prácticamente lo mismo que podemos lograr con tarjetas, como las EyeFi, que dotan de conexión wifi a cámaras de toda clase.

Hoy cada vez son más las cámaras con conexión inalámbrica, pero es importante mirar con lupa las funciones que ofrece esa característica ya que las diferencias pueden ser abismales.

Además, los fabricantes no suelen ser demasiado explícitos a la hora de contarnos lo que da de si la conexión wifi de sus cámaras. Por lo que nuestro primer consejo a la hora de escoger una de estas es buscar la aplicación oficial para el teléfono móvil que usaremos de cara a poner en contacto ambos aparatos.

Localizándola en la Play Store, si usamos un Android, o en la App Store, si usamos un iPhone o un iPad, podremos ver con detalle todas las funciones a las que tendremos acceso. Además, antes de decantarnos por uno o por otro modelo conviene hacer estas tres preguntas:

¿Estas cámaras admiten aplicaciones?

Muchos de los que usan hoy un teléfono para hacer fotos y grabar vídeos no sólo lo emplean porque siempre lo lleven en el bolsillo, lo usan también porque las aplicaciones de fotografía nos permiten ampliar las funciones de nuestra cámara y editar las imágenes sin necesidad de recurrir a un ordenador. Pero son pocas las cámaras que permiten usar aplicaciones y prescindir del teléfono.

Entre ellas están las dos Samsung con Android: la Galaxy Camera y la Galaxy NX. La primera de ellas es una cámara compacta que puede comprarse con y sin conexión 3G, mientras que la segunda es una máquina semiprofesional de objetivos intercambiables con conexión 4G. Ambas cuentan con la versión 4.1 de Android y por lo que hemos podido comprobar su funcionamiento es bastante fluido.

Samsung también ha anunciado que lanzará una versión de su cámara de objetivos intercambiables Galaxy NX300 con el sistema operativo Tizen. Una alternativa a Android por la que está apostando la firma.

Nikon también dispone de un modelo de cámara compacta con Android y wifi, la Coolpix s800c. De hecho, fue la primera en presentarse con ambas características. Pero desde que se anunció en agosto de 2012 no ha encontrado relevo en el catálogo del fabricante. Por eso sólo es capaz de funcionar con una versión de Android algo obsoleta: la 2.3.

También algunas cámaras de Sony con wifi son capaces de cargar un puñado de aplicaciones a través del software interno de la cámara conectándolas a una pequeña tienda propia de Sony. Tres modelos de la serie NEX y las dos nuevas cámaras alpha full frame de la serie 7 pueden cargar estas aplicaciones. Algunas de ellas pueden ser muy atractivas para fotógrafos que buscan experimentar con sus máquinas. Aunque las más interesantes no son precisamente baratas.

¿Envía automáticamente las fotos al móvil?

Una cosa es que después de hacer una serie de fotos una aplicación de móvil nos permita seleccionar las que hemos hecho con la cámara para enviarlas a internet y otra muy diferente es que esa operación se realice de forma automática mientras hacemos las fotos. Algo que resulta especialmente útil si por ejemplo queremos enviarlas a un servicio de almacenamiento online sobre la marcha como Dropbox, Box, Skydrive o Google Drive.

Una vez que las fotos están en el móvil podemos transferirlas automáticamente al servicio de almacenamiento de imágenes que queramosMuchas cámaras Samsung con conexión wifi disponen de la denominada función Auto Share que hace exactamente eso. Una vez que las fotos están en el móvil podemos transferirlas también automáticamente al servicio de almacenamiento de imágenes que queramos usando la aplicación adecuada. Las de Dropbox, Google Fotos y Facebook lo permiten. La función se encuentra disponible incluso en modelos que rondan los 100 euros de precio, como la ST150F de la marca surcoreana.

También hay que tener en cuenta que si la cámara no dispone de esa opción y tenemos que seleccionar manualmente las fotos que vamos a transferir al móvil al menos podamos enviar todas las que queramos. Lo advertimos porque algunas cámaras limitan el número de fotos que podemos transferir en cada envío. Algo que resulta un tanto engorroso.

¿Se pueden controlar directamente desde el teléfono?

Una función bastante atractiva de las cámaras con conexión wifi es que puedan ser manejadas desde un teléfono móvil. Sobre todo si se trata de una cámara profesional y la aplicación en cuestión nos permite acceder a todas las funciones de disparo.

Resulta desconcertante que esa característica apenas se deje ver en las cámaras en las que puede resultar más útil: las réflex de gama profesional y semiprofesional. La primera réflex con sensor full frame que dispone de conexión wifi y puede ser disparada de forma remota es la Canon EOS 6D.

En este sentido, la aplicación Canon EOS remote permite tomar el control de sus funciones manuales de disparo. Una lástima que no permita enviar los archivos RAW al móvil y ni tan siquiera los JPEG a su resolución máxima. Tampoco permite transferir los archivos de vídeo.

Otra cámara profesional con wifi que está especialmente bien preparada para ser controlada de forma remota y enviar fotos al móvil es la Olympus OMD-EM1, que además cuenta con una función curiosa: permite sincronizar la cámara con varios dispositivos móviles a la vez para transferir las imágenes.

Otras cosas que debemos tener en cuenta es que difícilmente podremos enviar archivos RAW desde una cámara al móvil. Para eso es mejor usar una tarjeta EyeFi de gama profesional. Las aplicaciones oficiales tampoco se llevan demasiado bien con la grabación de vídeo. De hecho, muchas cámaras con wifi no permiten ni grabar de forma remota ni transferir los clips que grabemos.

Conviene comprobar si la cámara dispone de conectividad NFC o no, pues eso facilita bastante la tarea de conectarla a los móvilesTampoco está de más comprobar si la cámara en cuestión dispone de conectividad NFC o no, pues eso facilita bastante la tarea de conectarla a los móviles que también disponen de esa tecnología. De lo contrario tendremos que teclear enrevesadas claves de acceso o escanear un código QR que a veces no es sencillo de encontrar.

En definitiva, aunque cada vez son más las cámaras con conexión inalámbrica muchas apenas nos ofrecen algo más que un puñado de opciones muy básicas. Por eso parece bastante probable que a lo largo de 2014 veamos cada vez más cámaras con esa función y, sobre todo, con más opciones y mejor implantadas.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios