La familia Holderness graba un 'christmas' viral

El vídeo viral de moda estas Navidades es un rap familiar interpretado... ¡en pijama!

Los Holderness son un matrimonio bien avenido, pero sobre, un buen equipo. Juntos han encontrado la forma perfecta de dar a conocer su empresa

Foto: El vídeo viral de moda estas Navidades es un rap familiar interpretado... ¡en pijama!

Lo habían decidido. Penn y Kim Holderness conformaban un matrimonio bien avenido, pero sobre todo eran un equipo. Cada uno en lo suyo, esta pareja de Carolina del Norte, ambos habían mantenido una carrera profesional exitosa que les permitía llevar una vida desahogada en Raleigh junto sus dos pequeños. Ambos trabajaban de alguna manera para el mundo de la televisión pero había llegado la hora de un nuevo rumbo en sus trabajos y ¿por qué no iniciar un proyecto juntos?

Dicho y hecho. Sobre la mesa llena de migas y con los pequeños revoloteando a su alrededor, confeccionaron el futuro de GreenRoom, una agencia de comunicación muy agresiva y muy orientada al 2.0, como mandan las tendencias. Eso fue a comienzos de año y no se puede decir que el proyecto les fuera mal. Pero un empujoncito les vendría de perlas y no se sabe si fruto del azar o buscando una promoción abiertamente, el matrimonio decidió hacer una felicitación navideña muy especial, tanto, que ahora mismo está pulverizando las marcas en la red. Viral, vamos.

Los Holderness dieron pronto la espalda a la idea de confeccionar la clásica felicitación navideña de los elfos bailando o bien el típico christmas. Penn decidió que podía ser mucho más divertido grabar un vídeo involucrando, por descontado, a los pequeños de la casa. La idea era resumir lo más destacado de 2013 y hacerlo mediante un rap, en concreto “Miami” del carismático Will Smith.

Y lo que comenzó siendo un juego para ser distribuido entre familiares y amigos, terminó en un vídeo bien confeccionado, precisamente por GreenRoom. Dos pájaros de un tiro. O más. Esta exitosa familia cantó en pijama todas sus aventuras durante el año, y sin escatimar en detalles: desde la vasectomía a la que se sometió Penn, hasta el tiempo récord registrado en una prueba Iron Man en la que participó Kim, pasando por el nuevo Prius que se habían comprado o las desventuras de sus criaturas en el colegio. Una secuencia muy divertida que pronto recibió el espaldarazo de YouTube y el asunto se fue de las manos.

Pero el vídeo esconde unas claves que sin duda han sido determinantes para propulsarse por internet como el rayo. Los Holderness son una familia de triunfadores: en un país donde el éxito es casi religión, nuestros protagonistas cuentan con un perfil idílico. Penn fue una estrella en el equipo de baloncesto de su instituto y no cuesta mucho imaginar a Kim siendo el centro de atención en el baile de fin de curso. Esta bella pareja vive en una casa de ensueño rodeada de árboles y con dos preciosos hijos que no paran de reírse divertidos en la secuencia.

Una sorprendente forma de dimitir

En el vídeo nos destilan también los éxitos acumulados a lo largo de 2013, como la aparición de Kim en una secuencia de Iron Man 3 o los éxitos deportivos de su marido, aunque se otorga un protagonismo especial a una noticia que se anuncia a ritmo de rap: Penn se despide de su trabajo para dedicarse en cuerpo y alma a GreenRoom en compañía de su mujer. Desde la tarta de despedida no habíamos una dimisión tan sonora como esta.

Guapos, vanidosos y extrovertidos, pero sobre todo los Holderness han sido hábiles: la secuencia de poco más de tres minutos se acerca ya al millón de visitas en el momento en el que escribimos estas líneas, y es ya portada en las principales cabeceras de la redY no faltaban los ingredientes para el éxito. ¿Vergüenza por salir bailando en pijama y contar los secretos de uno? Penn llevaba ya tiempo llevando una vida transparente para Internet a través de Pennternet, un blog personal, demasiado personal tal vez, en el que el musculado ejecutivo contaba en rabioso directo los detalles más personales de su día a día. Un carácter desenfadado o un ego desmedido, o posiblemente una combinación explosiva de ambos.

Kim mantiene un perfil más discreto al lado de la elocuencia de su pareja, pero también es personaje público y dirige un programa de debates en una televisión local perteneciente a un hospital de la zona. No hay una sola tacha en su expediente y el éxito les rodea, sin duda uno de los ganchos del vídeo convertido en anuncio, para una sociedad hambrienta de ídolos.

Guapos, vanidosos y extrovertidos, pero sobre todo los Holderness han sido hábiles: la secuencia de poco más de tres minutos se acerca ya al millón de visitas en el momento en el que escribimos estas líneas, y es ya portada en las principales cabeceras de la red. Suponemos que las visitas de GreenRoom se habrán disparado y con ellas los clientes potenciales que estarán ansiosos por conocer a estos ídolos de carne y hueso.

Que alguien les hable de coste por impacto. Después de ver el vídeo no parece que muchos de ellos necesiten referencias con semejante tarjeta de visita... 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios