El mendigo que aprendió código y creó una 'app' revolucionaria en 109 días
  1. Tecnología
'trees for cars' está arrasando en la red

El mendigo que aprendió código y creó una 'app' revolucionaria en 109 días

Un día, Leo Grand se topó con un joven ingeniero que le ofreció elegir entre 100 dólares o clases de programación gratis. 109 días después creó una 'app'

Foto: El mendigo que aprendió código y creó una 'app' revolucionaria en 109 días
El mendigo que aprendió código y creó una 'app' revolucionaria en 109 días

Todo empezó con un vídeoque en pocos minutos se volvió viral en internet. En él se podía ver a un joven ingeniero ofreciendo a un mendigo de Nueva Yorkelegir entre 100 dólares o clases de programación gratis. Entonces, sucedieron dos hechos extraordinarios: Leo Grand(que así se llama el indigente), decidió contra todo pronóstico aprender código y 109 días después creó una app que tiene como fin construir un mundo mejor. Y lo mejor de todo es que está siendo todo un éxito.

Pero remontémonos un poco en el tiempo. El 21 de agosto de 2013 Patrick McConlogueiba camino a su trabajo, como todos los días, cuando se topó con Leo Grand, un mendigo que acostumbraba a encontrarse por las abarrotadas calles de Nueva York. Aquella mañana, este joveningeniero de sistemas de 23 años decidió que no sería una más y ofreció al indigente un billete de 100 dólares o 16 clases de programación gratis de una hora cada una con el fin de conseguirle una salida laboral.

Tras pensarlodurante unos instantes, Grand tomó la que probablemente fuera la decisión más importante de su vida: no aceptóel billete pero sí las clases. Y todocambió.

Apartir de entonces, cada día, antes de llegar al trabajo McConlogue hacía una parada técnica en medio de una plaza y le daba clases. Pero había un problema, ¿cómo podía Grand aprender a desarrollar si no tenía ni un ordenador? Así que tambiénle regaló un Chromebook reparado y tres libros que tuvoque estudiar a conciencia. Y subió su aventuraa la red.

Lo que no sabíaes que su historia se convertiría en un viral en internet y que miles de usuarios comenzarían a interesarse por sus progresos. Después llegó el salto a las grandes cabeceras tecnológicas de EEUU: CNN,USA Today, TechCrunchoMashable, por citar unos pocos.

Aunque Grand no lo tenía fácil. Debía aprenderJavaScript y familiarizarse con complejos códigos. Pero tenía, esta vez sí, todo lo necesario al alcance de sus manos: un profesor particular, el material de estudio y hasta un portátil viejo, pero en perfectas condiciones.

Una 'app' para un mundo menos contaminado

Sile pareció que aprender código era difícil más lo fue desarrollar una aplicación. El examen final de este particularcurso a la carta consistía en crear nada más y nada menos queuna app. Y no una cualquiera. Estamos hablando de una herramienta capaz deayudar a hacer el mundo un lugar un poco menos contaminado.

Pero Grand llevaba desde 2011 sin un hogar, tras perder su trabajo en MetLife. Y no estaba dispuesto a darse por vencido.

Con la ayuda de su inseparable compañero y los nuevos conocimientos que había adquirido creóTrees for cars, una aplicación queconecta a conductores y pasajeros que tienen rutas similares con el fin de ahorrar combustible a sus usuarios y reducir la emisión de dióxido de carbono.

El usuario solo tiene que descargarla y darse de alta. Cuando se conecta, la herramienta le pregunta si quiere dar un paseo y tras mostrar la ruta conecta con los conductores más cercanos.Incluye un contador que indica la cantidad de combustible que se ahorray lo que es más importante:cuánto dióxido de carbono se evita. Su precio es de0,99 euros tanto en Google Playcomoen App Store.

En el video, McConlogue asegura que el proceso de traer una aplicación al mundo junto con Grand ha sido extremadamente difícil y lleno de retos que no anticipó"pero es, de lejos, la experiencia más gratificante de mi vida".

"Trees for Cars es una formade construir relaciones yfortalecer las comunidades, todo ello bajo el paraguas de salvar el medio ambiente. Hay mucha gente que puede hacer grandes cosas. El problema, es quea veces ese potencial se puede perder", concluye.

No se crean que este joven programador se ha dado por satisfecho. Tras su experiencia acaba de crear un sitio llamado Journeyman donde promete ayudar a otros indigentes a programar. Tan solo le hace falta dar con nuevas ideas de aplicaciones revolucionarias.

App Nueva York Internet
El redactor recomienda