podría estar disponible eN 2014

Amazon prepara un 'ereader'... ¡para competir con las tabletas!

¿Merece la pena comprarse un lector de libros electrónicos? La pregunta tiene su miga. Tienen sus ventajas, pero las 'tablets' son una dura competencia

Foto: Amazon prepara un 'ereader'... ¡para competir con las tabletas!

¿Merece la pena comprarse un lector de libros electrónicos? La pregunta tiene su miga. Si nos hubieran formulado hace unos pocos años hubiéramos asentido sin titubear. Las ventajas de un lector de ebooks son evidentes: la lectura es descansada y la tinta electrónica ofrece una sensación de estar enteramente ante un libro convencional. Por otro lado, en un lector de libros electrónicos uno puede llevar más libros de los que seguramente podrá leer en toda su vida.

Los que lo prueban es difícil que vuelvan al papel y se trata de uno de los productos con mayor índice de satisfacción para los usuarios, que ven además cómo las tiendas de ebooks están ampliando el catálogo de títulos hasta niveles hace poco inimaginables. Sin embargo, este tipo de producto se resiste a dejarse llevar por la tendencia que manda en la tecnología: los que lo compran, difícilmente se plantean cambiar de dispositivo cada poco tiempo. Pero Amazon podría romper esta filosofía en breve.

Cada vez son más los usuarios que leen desde sus 'tablets', y cuando los fabricantes de lectores de 'ebooks' habían comenzado a lamerse las heridas, otro inesperado dispositivo ha comenzado también a erosionar su menguante 'share': los 'phablets'La venta de Kindles, pese a mantenerse a buen ritmo, se ha visto resentida por la brutal explosión del mercado de los tablets. Es un daño colateral que no sólo afecta a Amazon, sino que es coyuntural y el asunto, lejos de tender a cambiar, tiene visos de empeorar para los fabricantes de lectores de libros electrónicos. Un tablet ofrece por un poco más de dinero una funcionalidad muy similar a la de los lectores de libros, pero ofreciendo además todas las prestaciones propias de este producto, como la gestión de correos electrónicos, navegar por la web, juegos…

Cada vez son más los usuarios que leen desde sus tablets, y cuando los fabricantes de lectores de ebooks habían comenzado a lamerse las heridas, otro inesperado dispositivo ha comenzado también a erosionar su menguante share: los phablets. Estos smartphones de grandes dimensiones son todavía más cómodos que los tablets para la lectura de libros, y los fabricantes ya no disimulan: Nokia ha explicado abiertamente las ventajas de leer libros electrónicos en sus mega móviles frente a los lectores dedicados. Otro enemigo para este producto, y este sí que mete miedo.

Un ‘súper Kindle’

Amazon se juega muchísimo en este mercado, pero se ha cubierto sabiamente las espaldas: los de Jeff Bezos han entrado con fuerza también en el mercado de los tablets, y a través de ellos siguen dando cuerda a la venta de servicios, su gran vaca sagrada. Pero tampoco parecen dispuestos a resignarse a observar el constante declive de la venta de los lectores de libros electrónicos. Este tipo de producto no tiene visos de llegar a desaparecer del todo en un futuro, pero sí de convertirse en un menguado dispositivo de nicho.

Kindle Paperwhite y Kindle 3, modelos anteriores de Amazon
Kindle Paperwhite y Kindle 3, modelos anteriores de Amazon
Una porción de la tarta que Bezos se niega a saborear. ¿Cómo puede Amazon conseguir que las ventas de los lectores de libros electrónicos repunten? Pues parece que han dado con una solución interesante, o al menos con posibilidades: conseguir seducir a los potenciales clientes con avances tecnológicos en un dispositivo que parece condenado a aguantar en el hogar del usuario hasta que se estropee.

En un giro similar al llevado a cabo por Apple con el iPad Air, Amazon habría exprimido al máximo las neuronas de sus ingenieros para salir al mercado con un dispositivo realmente diferente, en el que la experiencia de la lectura no tuviera parangón en el mercado, incluyendo los 'tablets'TechCrunch se ha hecho con la sorprendente exclusiva: Amazon está trabajando en un revolucionario Kindle que veremos previsiblemente a mediados del año que viene. Según este medio, la firma habría bautizado en clave a este misterioso equipo como Ice Wine, y no estaríamos ante un lector de libros convencional.

En un giro similar al llevado a cabo por Apple con el iPad Air, Amazon habría exprimido al máximo las neuronas de sus ingenieros para salir al mercado con un dispositivo realmente diferente, en el que la experiencia de la lectura no tuviera parangón en el mercado, incluyendo los tablets. Este presunto equipo sería una evolución del exitoso Paperwhite (el Kindle con pantalla táctil y luz), pero del que apenas rescataría algunas funciones y parte del diseño. ¿Cuáles son las claves de este nuevo lector con las que pretende devolver la emoción al mercado?

Pantalla más amplia, dispositivo más ligero

Amazon no quiere presentar un lector más para repescar a los usuarios de las primeras generaciones del Kindle, sino que quiere presentar un lector de ebooks con salsa suficiente como para lograr que el comprador de la última generación de Paperwhite se lo piense. Dicho de otra manera, lograr entrar en el rentable ciclo de renovar de equipo con una cadencia inferior al año, tal y como hacemos en términos generales con los móviles.

Amazon se ha negado a confirmar o desmentir este rumor, pero el alcance de los detalles del mismo nos sugiere que se puede tratar de una filtración interesada, un aviso a navegantes de por dónde van a ir los tirosIce Wine cambiaría el plástico de la pantalla por una superficie acristalada pero pese a lo cual, el nuevo equipo sería todavía más ligero que su predecesor. La pantalla sería más amplia y los bordes de la misma se habrían reducido para proporcionar más superficie de lectura al usuario. Pero realmente las grandes novedades llegarían en la experiencia de uso: el nuevo lector contaría con controles hápticos en los bordes, de forma que notemos una vibración cada vez que pasemos de página, y que este proceso sea mucho más sencillo.

Pero también llegará con un sensor de luz incorporado, de forma que el dispositivo ilumine la pantalla únicamente cuando sea necesario y en la cantidad de luz requerida en cada circunstancia. La sofisticación de esta función llegaría al extremo de haber estudiado previamente la apertura de la retina del usuario medio a medida que avanzan las horas, combinando este dato con la luz ambiental. Esto nos da una idea del ambicioso giro del gigante norteamericano en este terreno, en el que quiere ampliar distancias con sus rivales.

Esta obsesión por ofrecer una lectura óptima, habría llevado a la firma a desarrollar una nueva fuente tipográfica que ofrezca una experiencia superior, y no parece que se haya escatimado en gastos para todas estas mejoras. Amazon se ha negado a confirmar o desmentir este rumor, pero el alcance de los detalles del mismo nos sugiere que se puede tratar de una filtración interesada, un aviso a navegantes de por dónde van a ir los tiros. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios