HELIKAR PUEDE ESTAR LISTO EN DOCE MESES

Un universitario reta a EEUU e Israel: "Teruel verá el primer coche volador"

El modelo del español Carlos Matilla, de 25 años, está en disposición de superar tecnológicamente a sus rivales. Se probará por primera vez en Teruel

Foto: Imagen virtual del prototipo HeliKar
Imagen virtual del prototipo HeliKar

El garaje donde el estudiante de ingeniería aeronáutica Carlos Matilla (Madrid, 1988) guarda los planos de HeliKar se parece a la cueva de Batman. Un código de seguridad blinda el habitáculo donde se ha fraguado una obra de ingeniería que se ha convertido en protagonista de una nueva carrera tecnológica. ¿Quién será el primero en probar con éxito un aeromóvil?

Mantilla y su socio en la startup FuVex, el ingeniero veterano José Joaquín Vila, quien propuso la idea al joven al observar su talento después de colaborar en la versión drone del autogiro de Juan de la Cierva, están convencidos de que pueden hacerlo. El lugar donde despegará el prototipo también está decidido: Teruel. "Parece que vamos a Siberia, pero allí todo el mundo tiene interés en hacer cosas innovadoras", cuenta a Teknautas Carlos Matilla.

Nadie ha conseguido hacer volar un coche. Los israelíes han hecho un vuelo cautivo, con guías, a unos metros de suelo, pero nosotros vamos a despegar a 200 metrosEn la actualidad, varias empresas de Estados Unidos e Israel están en la parrilla de salida. Sobre todo tres: la israelí Urban Aeronautics y las estadounidenses Moller InternacionalTerrafugia. Esta misma semana se ha difundido un hecho relevante sobre la última: han iniciado una campaña crowdfunding -igual que hizo Moller en mayo- para financiar la fabricación de sus modelos. La noticia merece una aclaración.

"Han conseguido hacerlo volar, pero su primer modelo es un híbrido coche-avión. Necesita una pista para despegar. El concepto de aeromóvil implica que puedas despegarlo desde el garaje, para ir de un punto A a un punto B. A día de hoy, todas las empresas se mantienen en ideas. Nadie ha conseguido hacer volar un coche. Los israelíes han hecho un vuelo cautivo, con guías, a unos metros de suelo, pero nosotros vamos a despegar a 200 metros".

El talón de Aquiles: la inestabilidad

Por una cuestión de confidencialidad, Matilla no puede concretar sus fortalezas. "La dificultad de la tecnología consiste en que necesitas una potencia muy fuerte para iniciar el despegue vertical. Y el vuelo horizontal es un problema serio. Llevar a cabo esa transición es muy complejo. Ha costado mucho solucionar ese problema. Desde los 60 estaba encima de la mesa, y no se resolvió hasta hace unos años, en parte gracias a la guerra del Golfo".

Diseño virtual del aeromóvil HeliKar
Diseño virtual del aeromóvil HeliKar

Los españoles creen que han dado con la clave para superar el talón de Aquiles de sus competidores: la inestabilidad. "Si un helicóptero ya es inestable, con grandes vibraciones, con un aeromóvil aún es peor, y puedes tener muchos problemas. Nosotros hemos resuelto esta parte". ¿Cómo? "Con electrónica de control, que ha evolucionado mucho. Por ejemplo, los drones existen desde los 50, pero no han podido desarrollarse hasta hace relativamente poco".

Los españoles creen que han dado con la clave para superar el talón de Aquiles de sus competidores: la inestabilidadLa empresa israelí Urban Aeronautics, con modelos para uso militar, ya se ha estrellado contra el muro de la inestabilidad. "A lo mejor lo consiguen, pero creemos que son esclavos de sus propias ideas. A un general francés una vez le preguntaron por qué había organizado la batalla con trincheras, y el respondió: 'nadie muerde las ideas que le dan de comer'".

Un modelo Chupa Chups

Desde el punto de vista financiero, los españoles son más débiles que sus competidores. En la actualidad, están buscando apoyos. Necesitan un millón y medio de euros, y en México han hallado la primera vía de inversión. Por eso en sus planes está viajar al país latinoamericano, donde ya se encuentra José Joaquín Vila.

HeliKar tendrá capacidad para dos pasajeros y 40 kilos de equipaje. La primera versión pesará 700 kilos y podrá alcanzar una velocidad de 430 Km/h"Durante cinco meses trabajaremos en México los planos y la simulación de fluidos. Después, volveremos a Teruel para llevar a cabo la fabricación en un plazo de siete meses. Es factible". Su objetivo es contar con un modelo a escala 1:1 dentro de un año, y a partir de entonces trabajar en un modelo semifuncional de cara al evento más relevante del sector, el París Air Show de 2015.

HeliKar tendrá capacidad para dos pasajeros y 40 kilos de equipaje. La primera versión pesará 700 kilos y podrá alcanzar una velocidad de 430 Km/h. Pero los españoles no fabricarán los componentes del vehículo ad hoc. "No vamos a inventar un nuevo concepto, usaremos la tecnología que ya existe en el mercado. Es lo que llamamos un modelo Chupa Chups. Tienes un caramelo y tienes un palo, pero al unirlos aparece algo nuevo. Cuando acumulemos músculo como empresa, evolucionaremos hacia nuestro propio vehículo".

Matilla ya cuenta en su curriculum con dos hitos relevantes, desarrollados por amor al arte. El primero, el robot submarino Isaac Peral y Caballero, que en la edición de 2012 de RoboSub, una competición auspiciada por la marina estadounidense, quedó semifinalista. Y el último, el UAV Juan de la Cierva, premiado este año en la competición SUAS (Student Unmanned Aerial Systems), recibiendo felicitaciones del personal militar de EEUU.

Su autogiro le costó a Carlos los exámenes de septiembre. "No pude presentarme". A cambio, encontró al socio con el que pretende, como decía Steve Jobs, hacer una muesca en el universo. "No tenemos recursos ni un equipo potente, pero creemos en nuestra idea. El primero que logre hacer volar un coche dará la campanada, y queremos ser nosotros".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios