¿SON SEGURAS LAS BATERÍAS DE ión-LITIO?

Tesla S: oleada de autocombustiones en el coche más seguro del mundo

Cada hora se incendian en EEUU 17 coches, pero en las previsiones de la 'startup' del momento no estaba que pudiese ocurrir con su modelo Tesla Model S

Foto: Tesla Motors lanzó su coche Model S en junio de 2012
Tesla Motors lanzó su coche Model S en junio de 2012

Según las estadísticas, en Estados Unidos se incendian diecisiete coches cada hora. No se trata de un fenómeno extraño, y puede ser la consecuencia natural de muchos accidentes, pero la actualidad informativa se ha cebado en el último mes con una de las startups del momento, Tesla Motors, la empresa dedicada a la fabricación de coches eléctricos de lujo fundada por Elon Musk, también cofundador de Paypal. 

Si no fuese una firma tan mediática, desde su nacimiento llamada a convertirse, aún más que en una compañía de éxito, en la principal protagonista de una transición tecnológica esencial en el devenir de los próximos años -la implantación masiva del coche eléctrico- seguramente habrían pasado inadvertidos los incendios que está protagonizando su producto estrella: el Tesla Model S, recientemente elegido el coche más seguro del mundo en accidentes por impacto, según la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA).

En las últimas seis semanas han ardido tres, sembrando en la opinión pública dudas sobre la seguridad de las baterías de ión-litio -el mismo tipo que utilizan los teléfonos móviles, por ejemplo- que incorpora el vehículo. 

El primer incendio se produjo a principios de octubre, cerca de Washington, tras colisionar el coche con un objeto metálico. Poco después, se produjo otro incidente similar en México, esta vez al chocar el Model S contra un muro de hormigón. El último se ha registrado esta misma semana en una carretera en Tennesse.

"Podría dañar seriamente nuestro negocio"

La reacción de Tesla Motors ha sido rápida. Tras el primer incidente, emitieron un comunicado descartando que el fuego se hubiese producido de forma espontánea. Se trataba de una consecuencia de la colisión, y en ese sentido todos los sistemas de seguridad habían funcionado, aislando el interior del coche de las llamas. La compañía no quiso dar ninguna oportunidad a las especulaciones sobre un coche del que dependen sus cuentas de resultados.

Para los consumidores preocupados por el riesgo de incendio, no debe haber absolutamente ninguna duda de que es más seguro alimentar un coche con una batería que con un gran tanque de líquido altamente inflamableEl propio Munsk escribió una entrada en el blog de la firma, expresándose con firmeza."Para los consumidores preocupados por el riesgo de incendio, no debe haber absolutamente ninguna duda de que es más seguro alimentar un coche con una batería que con un gran tanque de líquido altamente inflamable".

No obstante, en un informe público remitido por la firma a las autoridades bursátiles, con fecha de 31 de marzo de este año, antes de la oleada de incendios, Tesla Motors hace una serie de referencias a las batería de ión-litio. "En raras ocasiones, las células pueden liberar rápidamente la energía pudiendo llegar a inflamarse los materiales cercanos [...] Incidentes altamente publicitados con ordenadores y teléfonos móviles que estallan han centrado la atención de los consumidores sobre la seguridad de estas células", señalan.

"No estamos al tanto de ningún incidente de este tipo en los vehículos de nuestros clientes. Sin embargo, hemos entregado sólo un número limitado, y nuestra experiencia de campo es corta, especialmente con el Modelo S. En consecuencia, no puede haber ninguna garantía", agregan.

En su discurso Tesla Motors se refiere también, de manera hipotética, a la posibilidad de que un accidente pueda derivar en una lesión de los pasajeros, "incluso la muerte", exponiendo a la compañía no solo a demandas judiciales, sino también a un costoso proceso para sustituir la tecnología de sus baterías, pudiendo incluso verse forzada la compañía a retirar sus coches del mercado. 

Afortunadamente, no ha ocurrido ninguna desgracia, y la oleada de incendios puede ser una simple casualidad, pero el debate sobre la seguridad de este tipo de baterías en el sector de la automoción está servidoAfortunadamente, no ha ocurrido ninguna desgracia, y la oleada de incendios puede ser una simple casualidad, pero el debate sobre la seguridad de este tipo de baterías en el sector de la automoción está servido. Y a Tesla Motors le preocupa. "Las percepciones negativas de la población respecto a la idoneidad de las células de ión-litio para aplicaciones de automoción, o cualquier incidente futuro con células de este tipo, incluso si tal incidente no nos involucra, podría dañar seriamente nuestro negocio", reza el mismo informe de Tesla Motors.

Caída en bolsa

De momento, sus acciones han notado el impacto mediático de los incendios. Después de haber protagonizado a lo largo de este año, hasta septiembre, una revalorización del 470% en su cotización, tras el primer incendio el fabricante ha caído hasta un 27%. No obstante, algunos analistas vinculan el desplome a claves de otro orden. Sus resultados del último trimestre no son tan favorables como se esperaba, a pesar de que mejoran las cifras del período anterior: Tesla vendió 5.500 coches de su Modelo S, pero los inversores están preocupados por el nivel de producción de la firma.

Después de haber protagonizado a lo largo de este año, hasta septiembre, una revalorización del 470% en su cotización, tras el primer incendio el fabricante ha caído hasta un 27%Aunque Tesla no ha podido desprendrese de la sospecha según la cual la compañía está sentando sus bases financieras sobre una burbuja bursátil, la trayectoria tecnológica de la compañía es impecable.

Con tan solo diez años de vida, ya es más grande que Peugeot o Fiat, y de seguir así está en disposición de superar el valor de Renault. Incluso General Motors ha creado un grupo de trabajo especial para analizar lo que hacen bien en Tesla Motors, que ha llegado a un acuerdo con Google -ha habido también rumores sobre una posible adquisición- para desarrollar un coche autónomo.

La firma es valorada en la actualidad como una compañía tecnológicamente ejemplar: su modelo de negocio es disruptivo. Esto es, ataca directamente al liderazgo del mercado.

En cuanto al flamante Tesla Model S -cuesta alrededor de 60.000 euros, y llegará a España el año que viene-, protagonista de los incendios, desde su lanzamiento en 2012 ha llegado a ser como el iPhone de los coches. Aunque acaba de superar con matrícula de honor el test de seguridad de la NHTSA, el organismo no ha hecho ninguna referencia al asunto de las baterías.

A día de hoy, las células de ión-litio son una base tecnológica imprescindible para la compañía. Aunque acaban de patentar un tipo de batería híbrida, especial para largas distancias, en la que se combinan las células clásicas de ión-litio con otro tipo de baterías de metal-aire, las primeras siguen siendo esenciales en todos sus modelos.

Tesla acaba de llegar a un acuerdo con Panasonic para que la japonesa, su principal proveedor de baterías, les proporcione dos mil millones de células de ión-litio hasta 2017De hecho, Tesla acaba de llegar a un acuerdo con Panasonic para que la japonesa, su principal proveedor de baterías, les proporcione dos mil millones de células de ión-litio hasta 2017, un movimiento que han aplaudido los inversores.

Mientras tanto, las expectativas de Elon Musk sobre el crecimiento de Tesla a corto plazo son altas. Mientras se propone doblar su producción en 2014 -en Palo Alto fabrican ahora mismo 500.000 unidades al año-, con la posibilidad de abrir fábricas en varios continentes; su nuevo coche, el Model X, un monovolumen eléctrico, comenzará a fabricarse en enero. También está previsto que Tesla Motors abra su primer concesionario en España el próximo año.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios