TECNOLOGÍA PARA GENERAR TEJIDOS HUMANOS

La bioimpresión 3D llega a España de la mano de una empresa asturiana

Es una tecnología emergente, pero está llamada a revolucionar la medicina. España acaba de subirse a la carrera de innovación a través del centro Prodintec

Foto: El objetivo de la bioimpresión es fabricar tejidos y órganos artificiales a partir de células vivas
El objetivo de la bioimpresión es fabricar tejidos y órganos artificiales a partir de células vivas

Los responsables del centro tecnológico Prodintec metieron la cabeza en el sector de la fabricación aditiva, la madre de  la impresión 3D, según muchos expertos llamada a ser la chispa de la tercera revolución industrial, hace siete años, cuando la tecnología era una completa desconocida.

En la actualidad, han logrado posicionarse en España como la firma líder del sector desde el punto de vista de la capacidad de producción. Ahora, han decidido dar un paso más, adentrándose en una tecnología emergente, la bioimpresión, "un proyecto de alto riesgo", sostienen, cuyo objetivo es llegar a fabricar, con las misma técnicas de la fabricación aditiva, tejidos y órganos humanos. En España, no existen proyectos integrales de este tipo, que al mismo tiempo combinen ingeniería y ciencia.

En los últimos años, la impresión 3D se ha hecho famosa, llegando al cliente medio, gracias a ganchos de la actualidad como la primera pistola o el primer coche impresos en 3D e infinidad de bienes de consumo cuyos diseños circulan por la red o los puede generar uno mismo, para después imprimirlos mediante los dispositivos del mercado, cada vez disponibles a precios más asequibles.

El objetivo es llegar a fabricar, con las misma técnicas de la fabricación aditiva, tejidos y órganos humanos. En España, no existen proyectos integrales, que al mismo tiempo combinen ingeniería y ciencia básicaDesde el punto de vista de la ingenería, de las máquinas que hacen posible la fabricación aditiva, la carrera tecnológica está muy avanzada. No sólo existen múltiples de modelos de impresoras, sino que sectores como la aeronáutica o la automoción han recurrido con el paso del tiempo a esta tecnología para mejorar sus cadenas de producción, haciendo más eficiente y barato el proceso de fabricación de muchos componentes.

El sector médico

El interés del sector médico por la fabricación aditiva es relativamente reciente, pero el centro tecnológico asturiano no ha querido perder la oportunidad de subirse al tren de un sector que, según los expertos, explotará a lo grande en un plazo de cinco años. De momento, aunque en España existen líneas de investigación en el campo de la bioimpresión desde un punto de vista experimental, por ejemplo en el sistema sanitario andaluz, no existe ningún proyecto integral, desde el punto de vista de la integración de ciencia básica e ingeniería, donde Prodintec destaca a nivel nacional y europeo.

"Los primeros interesados en el bioprinting fueron los científicos del centro enorteamercano Organovo. Ellos empezaron haciendo bioimpresión, tomando la iniciativa a la hora de construir máquinas capaces de imprimir tejidos, a partir de células. Es una tecnología reciente, pero ya existe un experimento, del científico Robert Langer, en el que se logró imprimir una oreja artifical para un ratón", cuenta a Teknautas David González, responsable de fabricación aditiva en Prodintec.

"La filosofía de la bioimpresión parte del siguiente planteamiento. ¿En lugar de depositar un material en las máquinas de impresión 3D, por qué que no podemos construir cartílago o un tejido vivo, combinando las células de tal forma que podamos obtener la forma de un órgano, como puede ser un ojo?", apunta.

En ese sentido, los investigadores asturianos no pueden ser, de momento, tan ambiciosos como para crear un tejido vivo a acorto plazo. Por eso comenzarán investigando la fabricación de cartílagos artificiales, con la intención de entrar en el sector de la oftalmología lo antes posible, aunque no esperan obtener resultados antes de un plazo de cinco años. Se trata de una tecnología compleja: no es lo mismo trabajar con capas de materiales como el plástico que con células.

Un equipo multidisciplinar

De momento, han creado un equipo multidisciplinar, entre los que se encuentra una de las clínicas oftalmológicas más prestigiosas de España, el Instituto Oftalmológico Fernández Vega, para dar los primeros pasos. "Es necesario combinar muchos campos de investigación: bioquímica, biología, química, además de ingeniería".

Esta última es, precisamente, el punto fuerte de Prodintec. Su tecnología Light Rolls, consagrada a imprimir componentes electrónicos flexibles como si se tratase de periódicos en una rotativa clásica, ya ha sido valorado como uno de los proyectos más innovadores de Europa. El reto ahora es mayor.

En el caso de los trasplantes, sería muy importante porque no habría que esperar a la muerte de alguien para llevarlo a cabo"Para imprimir tejidos necesitas, primero, crear una especie de molde, de andamiaje, para que las células se depositen allí donde es pertinente, generando una forma concreta. Además, necesitas generar una atmósfera controlada, porque las células tienen que vivir. Desde el punto de vista de la ingeniería, necesitamos un reactor, de tal forma que los sensores te vayan indicando cómo cómo es la producción", informa González.

"El objetivo final es construir una máquina en la que puedas introducir la forma de una córnea, por ejemplo, y el sistema sea capaz de imprimirla con capas de biotintas. En el caso de los trasplantes, sería muy importante porque no habría que esperar a la muerte de alguien para llevarlo a cabo. Empezaremos con cartílagos porque es lo más factible, aunque aún necesitamos una gran cantidad de ensayos clínicos y certificaciones. Con el paso del tiempo, estoy seguro de que el ser humano podrá reproducir un pulmón o un corazón", concluye el experto en impresión 3D.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios