SERVÍA PARA IMPULSAR EL USO DEL DOCUMENTO

Incluir la tarjeta sanitaria en el DNIe habría ahorrado hasta 500 millones

La tarjeta sanitaria, de ver la luz en las condiciones que se ha propuesto, supondría un gasto adicional -y evitable- para las maltrechas arcas de España

Foto: Incluir la tarjeta sanitaria en el DNIe habría ahorrado hasta 500 millones

Entre 50 y 500 millones, como mínimo, ahorraría el contribuyente de haberse incluido la sanidad pública como una oferta más del DNI electrónico. Lo abultado de la horquilla se justifica por el dispar precio de las tarjetas que actualmente circulan. Si Sanidad optase por una tarjeta sanitaria de banda magnética, algo desfasada y con un precio para grandes volúmenes por debajo de los 10 céntimos, el Estado pagaría en torno a 50 millones de euros sólo por poner en marcha el nuevo soporte.

Ahora bien, si se optase por el modelo criptográfico (conocido como "tarjeta con chip"), que es el que han adoptado los bancos y el DNI electrónico, la maniobra se situaría alrededor de los 500 millones de euros, que es la resulta de multiplicar 47 millones de españoles por los 10 euros de coste que tiene este dispositivo. Las diferencias entre ambos modelos estriban en la durabilidad y la seguridad: en ambos casos, el modelo con chip se impone por notable diferencia.

Si la tarjeta sanitaria es de banda magnética, el costo ascenderá a 50 millones de euros; si, por contra, es criptográfica, se dispara el gasto diez veces másSea como fuere, la inclusión de los servicios sanitarios en el DNIe no sólo habría repercutido en un ahorro para el contribuyente en lo más crudo de la crisis, sino que, además, habría potenciado el uso del dispositivo de identificación, del que ya se encuentran instaladas 46 millones de unidades. El ministerio de Sanidad lleva años dándole vueltas a la creación de la tarjeta sanitaria única, y al menos durante los últimos dos contempló la posibilidad de incorporarla en el DNI electrónico. "Era un proyecto sencillo: nosotros no queríamos incluir más información en el chip del DNI, sólo que este sirviera como 'llave' a la Seguridad Social. Al fin y al cabo, todos estamos obligados a tenerlo y es un documento de máxima seguridad", explican fuentes del Ministerio del Interior.

Otra de las ventajas de su inclusión en el DNIe es el uso de la plataforma de validación @firma, contra la que trabaja la mayor parte de la Administración Pública y que funciona con la firma electrónica del DNI. No habría sido necesario tocar prácticamente nada en términos de desarrollo.

Nadie tiene una explicación

Ninguno de los actores implicados que ha consultado Teknautas tiene una respuesta clara a la pregunta ¿por qué no se integra la tarjeta sanitaria en el DNIe? Desde Sanidad indican que, al tener su ministerio casi todas las competencias transferidas, la decisión final se tomó con los presidentes regionales. En Interior y las instituciones señalan los dos motivos que el ministerio de Mato argumentó en contra durante las conversaciones: que los menores de 14 años y los extranjeros no tienen DNI. "Son objeciones que hemos rebatido una y mil veces. Es mejor hacer tarjetas específicas para estos dos sectores que para todo el país", señalan desde Interior.

Otras versiones sostienen que, lo que en realidad quería Sanidad, es "una tarjeta sanitaria con el escudo de España" (en efecto, es una de las características obligatorias del documento, que deja libertad en el resto de especificaciones). Sin embargo, ¿acaso el DNI no cuenta con un distintivo idéntico?

La neblina que envuelve la decisión de Sanidad produce monstruos: "Las conversaciones han existido hasta poco antes del verano, y la postura de Sanidad era favorable a la inclusión. Todos nos quedamos helados cuando se anunció la tarjeta sanitaria en los términos en que se hizo. Y claro, hay quienes piensan que el único motivo es el negociete que alguno tenga montado en torno a la fabricación de tarjetas", relatan fuentes conocedoras de la negociación.

Futuro oscuro para la tarjeta sanitaria

Al menos dos comunidades, Madrid y Andalucía, expresaron su deseo de unificar los documentos. El Ejecutivo de Ignacio González incluso llegó a dibujar un libro de ruta con la creación de un piloto a corto plazo. Andalucía, por su parte, es su más ferviente defensora. Inmediatamente después del Consejo de Ministros del 20 de septiembre emitió una nota por la que lamentaba los cambios que la tarjeta sanitaria conllevaría en sus sistemas informáticos, cuantificados en 12 millones de euros.

También incluye este párrafo: "La decisión tomada hoy en el Consejo de Ministros se contradice en gran medida con la aprobada el pasado febrero en este mismo seno en relación a la ‘Agenda Digital’, donde se proponía el DNI electrónico como único elemento de identificación polivalente para todos los españoles, y que sería también la vía de acceso a los sistemas sanitarios en sustitución de las tarjetas sanitarias".

En el Ministerio de Interior no dan todo por perdido: "Estamos en un momento económico que hay que mirar cada euro que gastamos, así que seguiremos intentándolo con Sanidad hasta el último momento".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios