una 'startup' española de seguros a cazadores

"Queríamos emprender, y el perfil alto de la caza es una oportunidad de negocio"

Más de un millón de personas tienen licencia de caza en España, un deporte minoritario pero toda una oportunidad para empezar una aventura empresarial

Foto: Queríamos emprender, y el perfil alto de la caza es una oportunidad de negocio

Más de un millón de personas en nuestro país tienen licencia para practicar la caza, según la Real Federación Española de Caza (FECAZA). No es una cifra despreciable, pero lo es menos aún si tenemos en cuenta que la caza es una actividad practicada en muchos casos por personas de alto poder adquisitivo.

Aunque los precios varían de unas a otras, las cuotas de las federaciones cuestan en torno a 22 euros al año, pero una cuota de socio en un club puede alcanzar los 500, el precio de un arma de calidad parte de los 1.000 euros hacia arriba, cartuchos, balas, perros de caza... "La inversión económica varía mucho, claro, pero desde luego cazar no es como jugar al fútbol en ese aspecto", reconocen desde FECAZA.

En una situación económica como la que vivimos, semejante target es un mercado muy apetecible a la hora de hacer negocio. La cuestión, como en cualquier otro sector, es encontrar un servicio o producto adecuado: una buena idea, tan sencillo (y a la vez tan difícil) como eso.

Una aseguradora para cazadores creada por cazadores

Gonzalo Esteban es un joven madrileño que junto con cuatro amigos estuvo mucho tiempo dándole vueltas a la idea de emprender una aventura empresarial propia: "Nosotros trabajábamos en grandes multinacionales, pero con la crisis nos hemos dado cuenta de que los empleos por cuenta ajerna no son algo seguro", explica. Con ese pensamiento en mente, buscaron opciones para dar en el blanco.

Se hace mucho hincapié en que tomes precauciones, pero cuando sales de caza llevas el equivalente a un seguro de coche a terceros. Nada que te cubra a tiAficionados todos ellos a la caza, conocían el sector como la palma de su mano, lo que tiene y lo que le falta. Conociendo el perfil alto que de media tienen los que la practican, sabían que ahí había una buena oportunidad para emprender.

El enfoque, sin embargo, no lo tenían tan claro. "Pensamos en una red social de cazadores, o en una especie de club. Se plantearon varias posibilidades". Sin embargo, a raíz de varios accidentes de caza sufridos por gente cercana, la aseguradora apareció como la mejor opción.

"Comentábamos el tema de la seguridad. Se calcula que cada año se producen 20 muertes en accidentes de caza. Se hace mucho hincapié en que tomes precauciones: al salir al campo debes ir siempre de naranja para que se te vea bien, descargar siempre las armas... Pero al final sales con un seguro (el obligatorio) equivalente a un seguro de coche a terceros. Nada que te cubra a ti", comenta Esteban. Así que lo vieron claro y decidieron crear CazaSeguro, una aseguradora hecha por cazadores y para cazadores.

Sus conocimientos en la materia les sirvieron para diseñar un producto que pudiese atraer a su target: responsabilidad civil, asistencia sanitaria, defensa jurídica, cobertura del perro de caza por si le ocurre algo, daños del arma. "También hemos buscado servicios extra que valoren los cazadores, como puestas a punto del arma, descuentos en armerías y en taxidermias, etc". 

Un producto más caro, pero más completo

Todo no necesario, en definitiva, para dar forma al producto perfecto que convenza a sus potenciales clientes de que merece la pena pagar un poco más por él: los seguros básicos obligatorios que ofrecen a los cazadores las grandes aseguradoras tienen un precio entre 20 y 30 euros (aquí, aquí y aquí). El suyo cuesta 89

Pero el producto perfecto no lo es todo. Necesitaban un respaldo que les hiciese dignos de confianza. Así que se reunieron con varias empresas grandes que estaban interesadas en apoyarles. "Finalmente empezamos a trabajar con Caser. Son los que más facilidades nos dieron para desarrollar el proyecto como nosotros queríamos". Con ese acuerdo cogieron impulso y echaron a rodar hace casi un mes.

El sector de la caza no es prioritario para las aseguradoras. Creemos que una empresa pequeña que haga las cosas bien puede hacerse un hueco poco a pocoEn un escenario económico como el actual, el futuro es incierto, pero Esteban se siente optimista y comenta que de momento han tenido un arranque prometedor. A mediados de octubre se abre la veda general en España (de nuevo varía por comunidades), mucha gente renovará su seguro y esperan convertirse en una elección cada vez más importante.

Su primer objetivo es acanzar las 5.000 pólizas en un año e ir creciendo desde ahí. "El sector de la caza no es prioritario para las aseguradoras. Creemos que una empresa pequeña que haga las cosas bien puede hacerse un hueco poco a poco", defiende Esteban.

De hecho, la idea no es quedarse en una aseguradora, sino que aspiran a crear una comunidad de cazadores que recurra a ellos cuando necesite cualquier tipo de asesoramiento legal o logístico, así como crear a partir de aquí nuevos servicios, siempre orientados a la caza y sus aficionados. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios