Twitter, bitcoins, FourSquare... el taxista del futuro es Rixar García
  1. Tecnología
EL OVETENSE ES EL "TAXISTA MÁS FELIZ DEL MUNDO"

Twitter, bitcoins, FourSquare... el taxista del futuro es Rixar García

Rixar García era vigilante de seguridad, pero el taxi le cambió la vida. A cambio, ha convertido su coche en el 'think tank' tecnológico más avanzado del mundo

placeholder Foto: Rixard García, de 40 años, es conductor de taxi desde 2002, en Oviedo
Rixard García, de 40 años, es conductor de taxi desde 2002, en Oviedo

No es su nombre real;Rixar es el superegotaxista de Ricardo García, pero el ovetensepensó que llamándose así seguir el rastro de su marca comercial en internet sería como encontrar una aguja en un pajar. En cambio, ahorale resulta sencillo monitorizar las menciones en la red, una misión que forma parte de su estrategia de marketing onlinepara convertir su servicio de taxi en el más avanzado del mundo. En Twitter le siguen directivos de empresas de Ibex 35. "Pero no puedo dar sus nombres, les perdería", cuenta a Teknautas el taxista de 40 años.

Antes de que Ricardo se convirtiese en Rixar, en 2002, el asturianoera un vigilante de seguridad que un día decidió matricularse en Filosofía, aunque no tardó demasiado en dejar la universidad oficial -"me aburría", dice- para fundar la suya propia, sobre ruedas, un taxi donde en los últimos años ha sido pionero en la incorporación de avances tecnológicos de toda clase.

Mientras sus compañeros se encojían de hombros cuando los clientes preguntaban si podían pagar con tarjeta, el taxi de Rixar ya tenía un lector a bordo.El asturiano fue uno de los primeros taxistas del mundo en aceptar PayPal -"pero son la madre que los parió, te cobran un 4% de comsisión", protesta-, sobre todo para contrataciones desde el extranjero.

Creo que soy el primero en el mundo en aceptar Bitcoins; hace poco apareció la noticia de un taxi en Kenya, pero era un montaje. De momento no he tenido ningún cliente, pero si alguien quiere pagar con Bitcoins tendrá que contactar conmigo

También fue pionero en la contratación de carreras vía Twitter, y desde hace unos meses también acepta pagos en bitcoins. "Creo que soy el primero en el mundo; hace poco apareció la noticia de un taxi en Kenya, pero era un montaje. De momento no he tenido ningún cliente, pero si alguien quiere pagar con bitcoins tendrá que contactar conmigo".

Mac, impresora y wifi a bordo

Rixar no sólo está en la vanguardia en cuanto a pasarelas de pago, tambiénse preocupapor ofrecer a sus clientes la mayor cantidad poisble de servicios.

Además de incorporar herramientas de valor añadido comosillas infantiles, cinturón deembarazadas oanclajes para mascotas,el ovetense les presta un Mac y una impresora para que puedan imprimir, por ejemplo, su tarjeta de embarque cuando llegan tarde al aeropuerto de Ranón, en Avilés, su principal destino profesional.

También les cede una red wifi gratuita, que por supuesto se llama Rixar seguido de su número de teléfono, "para que se quede gabado en su smartphone", bromea."En Asturias somos los últimos, pero si trabajase en Madrid podría ofrecer 4G gratuito a mis clientes, y los que tuviesen un chip NFC en su teléfono no tendrían que escribir el usuario y la contraseña".

La aventura FourSquare

Tienemás de treinta perfiles abiertos en internet, pero entre todas las plataformas sociales en las que está presente se queda con una, FourSquare, por la relación personal que le une a la startup adquirida por Facebook en 2011 y en la que están interesadas Microsoft y American Express.

En 2010, le nombraron desde Nueva Yorkembajador oficial en España, permitiéndole incluir en el taxi una oferta especialvinculada a la red social, una acción que se convirtió en viral con más de 300.000 impresiones en Twitter, siendo retuiteadaen su momento por el cofundador de FourSquareNaveen Selvadurai.

Sólo fue el principio.En 2011, Rixar financió vía crowdfunding un viaje de 15.900 kilómetros por Estados Unidoscuyo objetivoera desbloquear el mayor número posible de puntos FourSquare desperdigados por el país. Obtuvo 20.000 euros de financiación, pero el mejor premio para el taxista fue ser recibido en las oficinas de la startup.

Durante el viaje, también le invitaron a conocer las instalaciones de Zappos, la empresa adquirida por Amazon en 2009 cuyo CEO,Tony Hsieh, es una de las personalidades más influyentes del mundo en cuestión de negocios online. "En 2011 me nombraron el taxista más feliz del mundoen el marco de su programaDelivery Happiness Movement. Ellos han creado un modelo de negocio basado en la felicidad del cliente, y así venden más".

El taxi del futuro

Mientras muchos de sus compañeros se pelean en la calle, Rixar saca los codos en internet. Utiliza su blog para reforzar el SEO de sus servicios y ha traducido sus contenidos a varios idiomas. "También al cirílico, así no se me escapan los clientes rusos". Desde 2005, usa Adwords para mejorar su posicionamiento en Google y utiliza el servicio Small Business, de Twitter.

Pero Twitter es el reino de Rixar García. Fue allí donde presionó a Seat para que le compensase por los fallos en su modelo Altea, y también se sirvió de la red de microblogging para encontrar a dos jóvenes que el año pasado se marcharon sin pagar una carrera de 38 euros

Desde hace años, ha aprendido a reconocer keywordspara filtrar a losclientes que van y vienen desde el aeropuerto de Asturias, y también obtienerendimiento económico desu taxi incluyendo publicidad en formato QR en la carrocería. "Tuve una oferta de una página web porno, pero el Ayuntamiento de Oviedo la superó".

Además, ha integrado varios chips NFC en el taxi.Uno para conectarse al la red wifi, otro para añadir su contacto en la agenda telefónica y el últimopara hacer check-in en FourSquare, un servicio que hace unos meses utilizó Enrique Dans durante una carrera en el taxi del ovetense.

Pero Twitter es el reino de Rixar García. Fue allí donde presionó a Seat para que le compensasepor los fallos en su modelo Altea, y también se sirvió de la red de microblogging para encontrar a dos jóvenes que el año pasado se marcharon sin pagar una carrera de 38 euros.

"Monitoricé en Twitter las palabras 'simpa taxi' y les encontré, con sus fotos reales. Un taxista de Langreo que dijo que les conocía ysabía donde vivían.Les hice un seguimiento y le presioné. Si fuese otro, hubiese ido a buscarlos con un palo.A las 9 de la noche me llamaron, pidiéndome por favor que querían pagarme". Con Rixar no se juega.

Tecnología
El redactor recomienda