Es noticia
Menú
España lidera el proyecto para construir el mayor telescopio espacial del mundo
  1. Tecnología
Compite por ser la próxima gran misión de la ESA

España lidera el proyecto para construir el mayor telescopio espacial del mundo

La astrónoma Ana Gómez de Castro lidera la idea, que compite con otra teintena por la financiación de la Agencia Espacial Europea. Solo dos la conseguirán

Foto: Foto: Telescopio Hubble (NASA)
Foto: Telescopio Hubble (NASA)

A unos metros del Palacio de La Moncloa, en un edificio de ladrillo que estos días de verano está más solitario que nunca, se está planeando construir el mayor telescopio espacial de rayos ultravioletas del mundo. El lugar en el que se prepara, casi al resguardo de la residencia oficial del presidente del Gobierno, no es casual. “Este es uno de los lugares más seguros a nivel de comunicaciones del país”, explica Ana Gómez de Castro, una astrónoma de la Universidad Complutense de Madrid que lidera el proyecto EUVO, siglas en inglés de Observatorio Europeo Ultravioleta y Visible.

Gómez de Castro acaba de lanzar una propuesta a la Agencia Espacial Europea (ESA) para construir un enorme observatorio espacial que compite por una financiación de unos 1.000 millones de euros. Su plan está entre más de 30 propuestas candidatas que van a disputar el ser elegidas por la agencia europea como temas para sus dos próximas misiones de gran tamaño. De todas ellas, sólo dos serán elegidas.

Un sucesor para el Hubble

El principal objetivo de EUVO es que Europa y el resto del mundo no se queden ciegos porla luz ultravioleta. Este rango de radiación es imposible de observar en condiciones desde la Tierra, pues la atmósfera frena gran parte de los rayos que vienen desde el espacio. Este hecho es una bendición para todo ser vivo, ya que evita dosis de radiación letales, pero es algo problemático para los científicos, que para ver el universo en ultravioleta deben enviar al espacio costosos telescopios.

El equipo baraja que el telescopio tenga un espejo desplegable de hasta ocho metros de largo, mucho más de lo que cabe en un cohete Ariane 5 de la ESA. Por eso pretenden crear un espejo elíptico que pueda caber dispuesto a lo largo en el cohete

En estos momentos, el único instrumento en operación capaz de ver la luz ultravioleta es el telescopioHubble, que ya acumula muchas horas de vuelo y cuyos sistemas “podrían empezar a fallar en uno o dos años”, dice Gómez de Castro. El EUVO sería el sucesor del Hubble y lograría una resolución entre 50 y 100 veces superior en el rango ultravioleta, lo que permitiría aclarar importantes incógnitas, como, por ejemplo, si la vida puede surgir en el espacio antes de que se formen los planetas.

Construirlo será todo un reto de ingeniería. El equipo de EUVO baraja que el telescopio tenga un espejo desplegable de hasta ocho metros de largo, mucho más de lo que cabe en un cohete Ariane 5 de la ESA. Por eso se pretende crear un espejo elíptico que pueda caber dispuesto a lo largo en el cohete.

Estas dimensiones convertirían al EUVO en el telescopio espacial más grande del mundo en cuanto a espejo se refiere. Por comparación, eltelescopio espacial óptico más grande del mundo, el James Webb Space Telescope que se lanzará en 2018, tiene un espejo con un diámetro de 6,5 metros.

"Tenemos que conservar nuestra pujanza a pesar de la crisis"

Unos 40 investigadores de 10 países participan en el proyecto y otros 336 lo apoyan. “Somos el único proyecto cuyo investigador principal está en España y tenemos que conservar nuestra pujanza en la ciencia relativa a rayos ultravioletas a pesar de la crisis”, explica Gómez de Castro.

La investigadora conoce bien los efectos de la crisis en la ciencia. Otro de los proyectos en los que participa,el WSOu Observatorio Espacial Mundial-Ultravioleta en sus siglas inglesas, lleva un año esperando a que la Universidad Complutense le asigne sus instalaciones definitivas para seguir adelante. Este proyecto de 300 millones de euroses una colaboración entre Rusia y España y nuestro país contribuye el 10% del coste total, según Gómez de Castro.

La misión pondrá en órbita un telescopio espacial de ultravioleta con un espejo de 1,7 metros de diámetro. Uno de los dos centros de seguimiento y mando del telescopio se instalaría en el edificio Fisac, parte de la Escuela Universitaria de Estadística de la Complutense, donde ya trabaja el equipo de Gómez de Castro y a tiro de piedra de uno de los accesos al Palacio de la Moncloa.

Según Gómez de Castro, el proyecto está aún a la espera de que la Complutense, que está atravesando serios problemas de financiación, habilite el edificio definitivo para recibir el centro de control.

Descubrir si el ADN pudo generarse a partir de luz ultravioleta

El EUVO tendrá mucha más potencia que el WSO para responder una pregunta clave. Toda estrella genera a su alrededor un disco de materia que se va compactando hasta formar planetas. La estrella actúa como un imán y parte de la materia que tiene alrededor se precipita a su superficie, igual, dice Gómez de Castro, “que el agua de una presa cae por la fuerza de la gravedad”.

El efecto de la atracción gravitatoria y magnética que se produce en torno a una estrella funciona como un enorme motor (el fenómeno se denomina motor gravitacional) y genera un exceso de energía que se traduce en altos niveles de radiación ultravioleta que impactan en ese disco de materia circundante.

Los rayos ultravioletas desinfectan la comida y también aceleran los procesos de la química orgánica. Hay teorías que dicen que el ADN y los virus pudieron generarse así en el espacio, y queremos saber si pudo pasar

“Por ahora sabemos que los rayos ultravioletas son capaces de desinfectar la comida y también que acelera los procesos de la química orgánica”, explica la astrónoma. Los rayos ultravioletas impactarían en los elementos existentes en las nubes de polvo y gas y los remezclarían continuamente hasta que surgiesen los componentes básicos de la vida.

“Hay teorías que dicen que el ADN y los virus pudieron generarse así en el espacio y nosotros queremos saber si pudo pasar”, detalla Gómez de Castro. Es solo uno de muchos campos que podría explorar el telescopio, que también analizaría luz ultravioleta en lugares poco estudiados, como los límites de los agujeros negros.

Una dura compentencia y muchas pruebas

Pero antes de hacerse realidad, el EUVO tendrá que superar años de pruebas. A partir de septiembre, 32 de las misiones propuestas viajarán a París para presentar sus proyectos a la Agencia Espacial Europea. De la selección, se busca fijar dos ideas que se materializarían en las dos próximas misiones de tamaño grande de la agencia europea, conocidas como L2 y L3, y que se lanzarían en 2028 y 2034.

Gómez de Castro compite con otros conceptos de sumo interés. Uno de ellos, por ejemplo, planea construir el primer observatorio espacial para captar imágenes directas de exoplanetas rocosos como la Tierra, es decir, instantáneas de planetas hermanos al nuestro en los que podría haber vida. También hay otras propuestas, como traer a la Tierra muestras de Marte, visitar asteroides o viajar a otros planetas y lunas del sistema solar, desde Venus hasta Neptuno.

Los ultravioleta, pasados de moda

El principal problema de EUVO es que el rango ultravioleta no está de moda. Los telescopios de este tipo tuvieron un auge durante los años 90, pero ahora la mayoría de la comunidad científica en astronomíase ha desplazado hacia otros espectros, como el infrarrojo. Para algunos, volver al ultravioleta sería como volver a los 90.

Aún así, pocos niegan la potencialidad científica del ultravioleta, ya que, en ocasiones, el universo en este espectro contiene mucha más información que en el resto de longitudes de onda.

A unos metros del Palacio de La Moncloa, en un edificio de ladrillo que estos días de verano está más solitario que nunca, se está planeando construir el mayor telescopio espacial de rayos ultravioletas del mundo. El lugar en el que se prepara, casi al resguardo de la residencia oficial del presidente del Gobierno, no es casual. “Este es uno de los lugares más seguros a nivel de comunicaciones del país”, explica Ana Gómez de Castro, una astrónoma de la Universidad Complutense de Madrid que lidera el proyecto EUVO, siglas en inglés de Observatorio Europeo Ultravioleta y Visible.

París Moda
El redactor recomienda