Ian Willmut entra en el debate

¿Clonación de mamuts? El 'padre' de Dolly apuesta por las células madre

La oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta, murió hace más de una década, el día de San Valentín del año

Foto: ¿Clonación de mamuts? El 'padre' de Dolly apuesta por las células madre

La oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta, murió hace más de una década, el día de San Valentín del año 2003. Sus restos disecados están expuestos en el Museo Real de Escocia, lo que da una idea del hito científico que supuso su creación.

Ahora, Ian Wilmut, profesor emérito del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo y jefe del equipo que clonó a Dolly –motivo por el que se le conoce como su padre- ha entrado de lleno en el debate, iniciado hace tiempo, sobre si la clonación sería la técnica adecuada para revivir a otro mamífero muy distinto: el mamut.

A finales del mes de mayo conocíamos que un equipo de científicos de la Universidad del Estado de Yatutsk, en Rusia, había encontrado en el Archipiélago de Nueva Siberia los restos bien conservados de un mamut completo. No es la primera vez que se hace un descubrimiento de este tipo, pero en esta ocasión, las bajas temperaturas habían ayudado a preservar muchos tejidos del animal, incluidas muestras de sangre, lo que supone una oportunidad única para aprender más sobre estos lanudos paquidermos.

Equipos científicos de Rusia y de Japón han anunciado su intención de trabajar en la recuperación de estos animalesAhora, Wilmut se pregunta, en un artículo publicado en The Conversation, qué posibilidades habría de utilizar esos restos para devolver a la vida a un mamut, una especie que se extinguió hace 3.700 años. Wilmut no es el primero en plantear esta posibilidad. De hecho, ha entrado en un debate que lleva tiempo produciéndose. Científicos rusos y japoneses ya han anunciado en distintos momentos su intención de trabajar en este objetivo.

Consideraciones éticas aparte, ¿cuál sería el procedimiento para dar vida a un mamut? Según Wilmut, hay dos procesos, ambos llenos de obstáculos difíciles de salvar que podrían, en teoría, ponerse en marcha para conseguirlo. Ninguno de los dos puede asegurar un buen resultado, ya que estas técnicas son de por sí muy complejas, a lo que hay que añadir que el tiempo pasado desde la desaparición de estos animales, algo que lo haría aún más difícil.

Óvulos de elefanta

El primero de ellos, la clonación, es básicamente el mismo proceso con el que se trabajó para obtener a Dolly: extraer el ADN nuclear del animal, transferirlo a un óvulo viable de una especie lo suficientemente cercana y, una vez obtenido el embrión, introducirlo en el útero de una hembra de esa especie para que se desarrolle el embarazo.

Si los investigadores consiguiesen extraer el ADN celular de los mamuts y obtener con ello embriones viables a partir de células reproductoras de elefantas, aún quedaría la difícil transferencia a un útero adecuadoEn el caso de los mamuts, habría que recurrir a sus primos pequeños: los elefantes. La información genética sería extraída de las células encontradas en Siberia, e introducida en un óvulo de elefanta, para tratar de conseguir un embrión viable. En realidad, para conseguir un embrión podrían hacer falta varios miles de intentos. “La clonación es un procedimiento muy poco eficaz”, explica Wilmut, “Dolly fue el único de 277 embriones que logró desarrollarse”.

A esto hay que añadir que el ADN de los mamuts, aunque conservado en el hielo, ha ido estropeándose con el tiempo, y que se deteriorará aún más en cuanto suba la temperatura a la que se encuentra. Lo ideal sería realizar la extracción del material genético directamente a temperaturas bajo cero, en vez de esperar a que el hielo se derrita.

Si los científicos consiguiesen extraer el ADN nuclear de los mamuts en el mejor estado posible y obtener embriones viables, a partir de células reproductoras de elefantas, aún quedaría la difícil transferencia al útero de una elefanta. Esta técnica solo se realiza de forma habitual en algunas especies, y su éxito depende de la receptividad del útero de la hembra. En el caso de los elefantes, debido a su riesgo de extinción, este aspecto se estudia en varios zoos de todo el mundo para facilitar su procreación.

Trabajar con células madre de mamut

La clonación por tanto es un proceso complejo y lleno de incertidumbres cuyas posibilidades de éxito serían, en el mejor de los casos, limitadas. ¿Cuál es la otra opción? Wilmut apuesta por obtener células adultas de mamut y trabajar con ellas para obtener células madre embrionarias, algo que ya se ha demostrado posible en algunas especies.

Las células madre embrionarias pueden cultivarse en el laboratorio y tienen el potencial de convertirse en cualquier tejido del organismo. Esto de por sí ya daría a los científicos la oportunidad de conocer más sobre los mamuts: su metabolismo, su resistencia a las temperaturas extremas, qué les diferenciaba de los elefantes…

El desarrollo de criaturas a partir del mamut, o de algún tipo de híbrido, podría ser una realidad a largo plazoPero además, estas células podrían, en teoría, ser manipuladas para convertirse en gametos o células sexuales: óvulos, en caso de que el animal del que se extrajeron fuese una hembra, y espermatozoides, en caso de ser un macho. Esto supondría una nueva fuente de posibilidades para traer de nuevo a la vida a los mamuts, o para intentar cruzarlos con otras especies.

Wilmut opina que, aunque no a corto plazo, “el desarrollo de criaturas a partir del mamut, o de algún tipo de híbrido, podría ser una realidad a largo plazo”, y la investigación en este campo podría dar lugar a grandes avances y descubrimientos.

“Puede que la investigación para obtener células madre de mamut sea la elección más acertada, y que compense más, científicamente hablando, si resulta posible conseguir células de mamut viables”, explica. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios