100% de acierto en 91 operaciones realizadas

Un bisturí inteligente detecta células cancerosas en tiempo real

El iKnife es aplicable a una gran variedad de intervenciones y permite a los cirujanos tomar decisiones más rápidas durante las operaciones

Foto: El iKnife es un electrobisturí conectado a un espectómetro de masas
El iKnife es un electrobisturí conectado a un espectómetro de masas

La tecnología en que se basa esta nueva herramienta es antigua, la electrocirugía, pero los avances aplicados por el grupo de científicos del Imperial College de Londres han permitido el desarrollo de una herramienta llamada a ocupar un lugar imprescindible en los quirófanos. Lo han bautizado como iKnife, y se trata de un bisturí inteligente capaz de detectar, en el mismo transcurso de las operaciones, tan solo en tres segundos, si el tejido que está siendo objeto de una intervención es, o no, canceroso. Ese mismo diagnóstico puede extenderse hasta media hora en las pruebas convencionales de laboratorio.

De momento, el electrobisturí evolucionado se ha testado en operaciones reales de 91 pacientes, obteniendo el cien por cien de efectividad en las mismas, tal como han avanzado los científicos en la revista Science Translational Medicine, donde han publicado las primeras conclusiones derivadas de su experiencia

Proporciona un resultado casi inmediato, permitiendo a los cirujanos realizar su cirugía con un nivel de exactitud que antes no hubiera sido posible“Los resultados proporcionan información convincente de que el iKnife puede aplicarse en un amplio rango de procedimientos de cirugía en cáncer”, explica Zoltan Takats, el científico que ha impulsado el desarrollo de esta nueva herramienta quirúrgica. “Proporciona un resultado casi inmediato, permitiendo a los cirujanos realizar su cirugía con un nivel de exactitud que antes no hubiera sido posible. Creemos que tiene el potencial de reducir los promedios de recurrencia de tumores", añade el investigador.

La información del humo

La electrocirugía es un procedimiento que consiste en el calentamiento del tejido a través de una corriente eléctrica, minimizando la pérdida de sangre en el transcurso de una operación.

Además, como consecuencia de ese proceso se genera humo: y precisamente es en este elemento, aparentemente residual, donde los científicos han hallado el camino para desarrollar el bisturí inteligente a través de una técnica conocida como REIMS (Rapid evaporative ionization mass spectrometry).

Los científicos crearon una biblioteca de muestras a partir de 302 pacientes
Los científicos crearon una biblioteca de muestras a partir de 302 pacientes
El doctor Zoltan Takats pensó que a través de este humo podría obtenerse información biológica relevante. Decidió conectar el electrobisturí a un espectómetro de masas, un instrumento que permite analizar con gran precisión la composición de distintos elementos químicos, con el objetivo de identificar la composición de las muestras, información obtenida a partir de los miles de metabolitos generados por las células.

Una biblioteca de muestras

El siguiente paso para dotar de efectividad práctica al bisturí inteligente consistió en la creación de una biblioteca de muestras tanto sanas como cancerosas, obtenidas en este caso a partir de tejidos de cerebro, pulmón, pecho, estómago, colon e hígado de un total de 302 pacientes.

Comprando sus lecturas con la información recopilada en la biblioteca de muestras, iKnife es capaz de diagnosticar las características del tejido.

Teniendo en cuenta que resulta imposible detectar a simple vista si las células que están siendo objeto de una operación son cancerosas, la nueva herramienta, pendiente de nuevos ensayos para mejorar los procesos de información en tiempo real, promete ser un avance tecnológico muy significativo, con repercusiones directas en la salud del ser humano.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios