CASI UN MILLÓN DE EMPRESAS NO TIENEN ACTIVIDAD

'The Working Dead': el 40% de los emprendedores son 'zombies'

Aunque existe un trasfondo macroeconómico mayor, con el ejemplo de las empresas que no tienen actividad mercantil porque son simplemente tapaderas, desde una perspectiva intrahistórica, en

Foto: 'The Working Dead': el 40% de los emprendedores son 'zombies'
'The Working Dead': el 40% de los emprendedores son 'zombies'
Aunque existe un trasfondo macroeconómico mayor, con el ejemplo de las empresas que no tienen actividad mercantil porque son simplemente tapaderas, desde una perspectiva intrahistórica, en el ecosistema emprendedor comienza a identificarse a las startups zombies atendiendo a criterios psicológicos. 

Indicios de corte espiritual, como cuando el CEO de una compañía permanece encerrado en su despacho la jornada laboral, sin ejercer el mando o dirigiéndose apenas a sus empleados; o cuando a los propios fundadores son incapaces de afrontar la realidad de un modelo de negocio estancado durante, al menos, el último ejercicio, mientras la revolucionaria idea de los inicios se desinfla.

A pequeña escala, en el ámbito de las pymes este tipo de fenómenos suelen derivar a medio plazo en el cierre, movimiento que exige la ley al empresario cuando identifica la inviabilidad económica del negocio, obligándole a la liquidación -si no existen deudas- o a iniciar un proceso concursal de forma voluntaria, si no hay una denuncia anterior. Sin embargo, la realidad es diferente.
Misión imposible
A riesgo de los problemas que esa decisión pueda ocasionar en el futuro, muchos emprendedores siguen optando por un clásico a la hora de cerrar: bajar la persiana. En las delegaciones de la seguridad social no es extraño encontrarse administradores todavía vigentes que después de varios años no han cesado actividades en Hacienda.


No sólo la dejadez explica el fenómeno zombie. Sobre todo existen causas económicas. Cerrar una empresa no es gratis, y muchos empresarios no pueden hacer frente a los gastos que implica el proceso. No sólo a la liquidación de los empleados, cuya opción -si la empresa posee algún tipo de bien propio- es cobrar mediante la gestión del administrador concursal; o esperar a hacerlo a largo plazo, de forma parcial, a través del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), si la compañía carece de recursos.

Más allá de estos costes, existen otros de tipo logístico que muchas pymes en apuros tampoco pueden permitirse, desde la contratación de abogados capaces de conducir de un modo eficiente el cierre de la empresa -su tarifa es proporcional al pasivo-, pasando por el pago a un procurador, hasta otros gastos burocráticos.
952.000 empresas 'zombies'
Ante este panorama, si en 2010 el informe emitido periódicamente por la firma Iberinform, filial del grupo Crédito y Caución, hablaba de 550.000 empresas españolas sin actividad mercantil, en 2013 el número de empresas zombies ha ascendido hasta 952.000, cifra que según el informe representa el 40% de las empresas españolas que el Registro Mercantil considera aún vivas.
 
Aunque sería necesario un exhaustivo trabajo de campo para certificar que las empresas están muertas, en muchos casos esta circunstancia está motivada por la ignorancia de las obligaciones propias de la empresa o un mal asesoramiento, el principal criterio del estudio para identificar a las compañías zombies es que no han presentado en lo últimos años sus cuentas anuales en el registro, ni tampoco consta ninguna variación en la estructura o las señas de la empresa en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

En ese sentido, las sanciones económicas de la administración por este tipo de negligencias ascienden a multas entre 1.200 a 60.000 euros en el caso de las pequeñas empresas, castigos que en el caso de facturaciones por encima de los 6 millones de euros pueden llegar hasta los 300.000 euros.
Más compañías inactivas en el sur
En cuanto a su origen geográfico, Canarias, Ceuta, Melilla, Andalucía, Madrid y la Comunidad Valencia son, por este orden, las regiones que acumulan un mayor número de empresas sin actividad, por encima de la media española. En el extremo contrario, La Rioja, Aragón, Castilla y León, Extremadura y Galicia son las comunidades con un porcentaje menor de zombies.
 
En lo que se refiere a la forma jurídica de las empresas, según el informe el 42% de las sociedades limitadas (SL) españolas se encuentran inactivas a día de hoy, porcentaje que desciende en el caso de las sociedades anónimas (SA) hasta un 31%.

Paralelamente al fenómeno de la nueva eclosión emprendedora, que ha generado una corriente de pequeñas empresas, sobre todo de corte tecnológico y mayoritariamente constituidas por jóvenes, la tendencia creciente de las empresas zombies lastra el tejido empresarial, en un escenario donde se representa al mismo tiempo la decadencia y la renovación del mercado.
Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios