La fiebre de la cerveza casera contagia a los emprendedores españoles
  1. Tecnología
LAS MICROCERVECERÍAS SE MULTIPLICAN

La fiebre de la cerveza casera contagia a los emprendedores españoles

Los datos sobre el consumo de cerveza en España tienen una doble lectura. En la línea más inmediata del análisis, en los últimos años -coincidiendo con

placeholder Foto: La fiebre de la cerveza casera contagia a los emprendedores españoles
La fiebre de la cerveza casera contagia a los emprendedores españoles

Los datos sobre el consumo de cerveza en España tienen una doble lectura. En la línea más inmediata del análisis, en los últimos años -coincidiendo con el hachazo general de la crisis al consumo- la venta de cerveza se ha desplomado en bares y restaurantes ejercicio tras ejercicio, a pesar de los triunfos futbolísticos. En 2012, los españoles bebieron un 4,5% menos que el año anterior, acumulando una caída del 21% en un lustro. Según la otra lectura, más optimista, el consumo de cerveza ha aumentado en los hogares: en total, un 3,5%. A los españoles les sigue gustando la cerveza, pero ahora la beben en su casa.

En ese sentido, los españoles no son alemanes, y salvo en lo que se refiere al consumo de cerveza sin alcohol, donde España sigue siendo el máximo productor y consumidor de la Unión Europea, en el caso de la cerveza tradicional los españoles sólo alcanzan a ocupar un puesto en el top ten europeo, con 47,5 litros per cápita, una cifra que países como Alemania o la República Checa llegan a doblar.

Al calor de estos datos, en los últimos años en España ha surgido un nuevo fenómeno emprendedor, por otra parte ya conocido en países con una mayor tradición cervecera. Se trata de la proliferación de decenas de nuevos negocios dedicados a la fabricación artesanal y a la venta de cerveza casera. Son las nuevas microcervecerías

No es casualidad que el nuevo sector haya despuntado en plena crisis, aunque las primeras microcervecerías made in Spain surgieron en Cataluña y el Levante español antes del crack, de la mano de marcas como Rosita, Guineu, Montseny o Tyris. "Aunque los pioneros son Domus, en Toledo, y luego nos fuimos sumando poco a poco, hasta el día de hoy, cuando cada semana aparece una nueva marca", explica a Teknautas Carlos García (29 años), uno de los fundadores de Sagra, también toledana, una marca fundada en 2011 que forma parte de la segunda generación de cervezas artesanales surgidas en España, en la misma línea que la madrileña Cibeles, lanzada en 2010.

De la misma opinión es Pedro Gutiérrez (35 años), de la marca jienense Tierra de la frontera, que lanzó con su mujer en 2009, aunque aún lo compaginan con otros trabajos. "Me consta que mucha gente se toma el desempleo como algo que será para siempre, y por eso se embarcan en proyectos de este tipo. Pero no creo que las personas que se lanzan a montar una microcervecería lo hagan porque sea un negocio muy rentable. Nosotros vamos tirando, pero no mucho más, y creo que es una situación que se parece a muchos otros casos. No hay seguridad de un éxito comercial, pero ninguna fábrica de cerveza artesanal está cerrando, y eso es una buena señal", piensa el emprendedor.

Emprendedores Cerveza