QUINTUPLICA LOS PLAZOS MARCADOS POR LA LEY

La pesadilla de Montoro: España tampoco podrá cumplir la Ley de Morosidad en 2013

Es uno de los mayores quebraderos de cabeza del ministro de Hacienda, y todo apunta a que tardará mucho en dejar de serlo.El pasado viernes, Cristóbal

Foto: La pesadilla de Montoro: España tampoco podrá cumplir la Ley de Morosidad en 2013
La pesadilla de Montoro: España tampoco podrá cumplir la Ley de Morosidad en 2013
Es uno de los mayores quebraderos de cabeza del ministro de Hacienda, y todo apunta a que tardará mucho en dejar de serlo.

El pasado viernes, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, defendía con ahínco el proceso de saneamiento de la economía española y, en especial, de las arcas públicas. Como muestra de ello, y a preguntas de la prensa, el ministro era tajante: "Este año estamos pagando a nuestros proveedores a 30 días".

Sin embargo, repetir algo de manera frecuente no lo convierte en verdad. Algo parecido le ocurrió a Rajoy en el Debate sobre el Estado de la Nación, donde anunciaba que "las Administraciones Públicas tendrán que pagar las facturas a sus proveedores en un plazo máximo de 30 días". Una novedad legal que, en realidad, no era tal.
España nunca ha cumplido la Ley de MorosidadA Montoro, por su parte, le pasó algo parecido el pasado viernes: el ministro aludió a un plazo de días en el pago a proveedores que sería el deseable, sí, pero que dista mucho de ser el real. Y es que, aunque la Ley de Morosidad aprobada el 7 de julio de 2010 establece que las Administraciones Públicas deberán pagar sus facturas en un plazo máximo de 30 días en 2013, lo cierto es que España viene incumpliendo de forma sistemática esta directiva europea.

De hecho, si comparamos los plazos marcados por la Unión Europea con el tiempo que las Administraciones Públicas españolas han tardado en pagar a sus proveedores, observaremos un abismo entre ambos plazos, como podemos ver en el siguiente gráfico:
 

Como vemos en la infografía, nuestro país nunca ha estado mínimamente cerca de los plazos legales marcados por la ley. Desde 2010, el tiempo medio de pago a proveedores en España ha manejado cifras similares, pero el problema es que el tiempo se acaba y el plazo legal se acorta cada año. En 2012, de hecho, las administraciones públicas tardaban en pagar más del triple de tiempo de lo establecido por la ley.
En 2013 se quintuplica el plazoPese a las palabras de Montoro, España tampoco se está poniendo las pilas en 2013. De hecho, si nos fijamos en los tiempos de pago empleados en lo que llevamos de año, veremos que nuestras Administraciones Públicas casi han quintuplicado el plazo permitido por la ley.

Parece ciencia ficción, por tanto, hablar de que, en lo que queda de año, nuestro país pueda bajar de los 148 días y abonar sus facturas en un plazo no superior a los 30 días legales.
Pendientes del plan de pago a proveedoresPara hacer frente a estos datos, Montoro anunció a comienzos de abril el establecimiento de un nuevo Plan de Pago a Proveedores, aunque no especificó qué cantidad presupuestaria se va a destinar a este fin.

No obstante, los anteriores planes de pago no tuvieron demasiado éxito a la hora de intentar reducir los plazos. En 2012, el Gobierno estableció un Plan de Pago a Proveedores dotado de 27.000 millones de euros, al que poco después se añadió otros 2.684 millones. Una inyección que, sin duda, ayudó a rebajar el endeudamiento de las Administraciones Públicas y a que sus plazos de pago no se disparasen, pero siguieron estando muy por encima de lo deseado.

Habrá que esperar, por tanto, a conocer la cuantía de este nuevo plan de pago para seguir reduciendo la deuda. Mientras tanto, la Ley de Morosidad seguirá muy lejos en el horizonte.
Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios