Es noticia
Menú
Un joven emprendedor llamado Bill Clinton
  1. Tecnología
"ACCIÓN Y PACIENCIA ES EL ÚNICO CAMINO A SEGUIR"

Un joven emprendedor llamado Bill Clinton

En una gigantesca sala de conferencias del ExCeL de Londres, ante 4.000 personas, el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, ha reaparecido después de su

Foto: Un joven emprendedor llamado Bill Clinton
Un joven emprendedor llamado Bill Clinton

En una gigantesca sala de conferencias del ExCeL de Londres, ante 4.000 personas, el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, ha reaparecido después de su intensa actividad en la campaña de reelección de Barack Obama. La intervención de Clinton se encuadra dentro del ciclo de cuatro días conferencias y debates sobre el mundo empresarial y sobre el rol del emprendedor, Entrepreneur 2012, “el evento más nutrido de Europa en este ámbito”, según la organización.

Precedido por una gran puesta en escena, donde un vídeo relataba los hitos de su fundación, el ex presidente americano se ha dirigido a una audiencia fundamentalmente compuesta por emprendedores y personas del ámbito de la empresa con el objetivo de motivar su actividad en un momento de profunda incerteza económica. En este sentido, el anterior inquilino de la Casa Blanca aseguró que vivimos un tiempo muy duro, pero igualmente repleto de oportunidades para las mentes más creativas y arriesgadas, “cuando las cosas pintan mal, lo mejor es moverse, buscar dónde aportar y entender que en los grandes desafíos se encuentran las grandes oportunidades”.

Atento al detalle, Bill Clinton, que ofreció su hora cronometrada de charla con voz tomada, aseguró que el hecho de que alrededor del 80% de la audiencia estuviera tomando una fotografía con su móvil y colgando algún post en Internet era uno de los mayores símbolos del profundo cambio de nuestra sociedad, “hace treinta años este tipo de conferencia estaría siendo presenciada por personas de mi edad, con un traje como el mío, con canas parecidas a las mías y respetuosamente sentados en sus asientos; sin embargo, ahora la mayoría de vosotros sois treinta años más jóvenes y estáis contando en tiempo real lo que digo”.

Este propio ejemplo, basado en la propia retórica de la conferencia, llevó a Clinton a hilvanar un discurso sobre las nuevas oportunidades que se abren en un mundo cambiante donde el concepto crucial para el ex presidente es el de “redes creativas de cooperación”. Clinton cree que la potencia de la tecnología moderna está desplazando el concepto de competitividad en el mercado, para generar un nuevo caladero de recursos y oportunidades en las alianzas entre agentes económicos (sobre todo los pequeños emprendedores) que, a su juicio, no está siendo aprovechado en toda su potencialidad todavía.

El ejemplo de la lucha contra el ‘cambio climático’ fue uno de los que usó Clinton para referirse a cómo las nuevas problemáticas del mundo actual no son únicamente desafíos que la humanidad debe superar sí o sí, sino que también son industrias emergentes que deben concentrar la atención creativa de los nuevos emprendedores.

Desde que dejara la Casa Blanca en 2001, el que fuera el tercer presidente más joven de Estados Unidos, ha volcado sus esfuerzos en la fundación que lleva su nombre y que era uno de los sponsors de Enterpreneurs 2012. La actividad principal de la Fundación Clinton es recaudar fondos para luchar contra la pobreza en las zonas más castigadas del globo. Aunque tampoco pierde de vista su capacidad de influencia política. Llamativo es el encabezado del vídeo que presenta a Clinton antes de la conferencia donde la propia voz del ex presidente viene a decir que su fundación es una herramienta para hacer política donde no llega la capacidad de un presidente.

En su discurso se refirió a los temas que contraen actualmente la atención de la actualidad. Así, Clinton se mostró partidario de reducir moderadamente el gasto público para luchar contra la crisis de la deuda, pero no de hacerlo con brusquedad, ya que el mercado se acabará resintiendo aún más y las cosas irán todavía peor. “La impaciencia en el cobro de la deuda no le beneficia a los propios mercados que reclaman un cobro inmediato”, aseguró el ex presidente.

En este sentido, Bill Clinton ironizó sobre la capacidad de reacción de Estados Unidos ante los problemas, “somos expertos en solucionar los problemas de ayer, pero nos cuesta mucho más anticiparnos a los problemas que sucederán mañana”. Asimismo, se lamentó de que algunos emprendedores no tengan un apoyo de “10.000 dólares o 20.000 dólares” en un contexto donde la administración ha tenido que salir al frente del rescate de un gran número de entidades financieras.

La desigualdad, la inestabilidad y la insostenibilidad son –a juicio del ex presidente norteamericano- los grandes problemas a los que tiene que enfrentarse la nueva generación de líderes políticos y económicos. Y, con un tono mucho más solemne, repleto de silencios, aseguró que si extendemos los vínculos de cooperación la gran crisis que vivimos puede ser revertida, dando paso al periodo más feliz de la humanidad. Dicho así puede sonar naive, pero Clinton quiso ratificar su predicción con una confesión a modo de despedida: “cambiaría sin pensarlo haber sido presidente de Estados Unidos por poder vivir los próximos treinta años con veinticinco años de edad”.

Cuando estaba en la Casa Blanca, Bill Clinton solía decir que ser presidente de Estados Unidos es como ser el encargado de un cementerio, “tienes mucha gente por debajo de ti, pero ninguno te escucha”. Eso sería en su tiempo de mandato, porque desde de abandonar el Despacho Oval el ex presidente ha hecho un enorme negocio gracias a sus conferencias o, dicho de otra manera, gracias a la gente que quería escucharlo.

La revista Forbes coloca a Clinton en el puesto número 50 de las personas más influyentes del mundo y -con mucha diferencia- es el ex presidente de cualquier país que más se embolsa por conferencia. Su caché raramente baja de 150.000 euros por conferencia, aunque ha llegado a cobrar hasta más de 300.000 por evento, especialmente en Canadá, el destino que más dinero le ha retribuido en este tipo de actos.

En la reciente campaña en Estados Unidos, se da por sentado que la participación de Bill Clinton –su fervoroso apoyo a Obama - ha sido clave en la reelección del candidato demócrata. Visto en perspectiva está claro que sus opiniones tienen una gran influencia, además de haberse convertido en sí mismas en un importante activo económico.

En Londres, en el marco de Enterpreneur 2012, el ex presidente norteamericano se refirió al concepto de “emprendedor” dejando cinco ideas troncales encima de la mesa.

“El concepto clave es el de generar Redes Creativas de Cooperación”. En inglés Creative Networks of Cooperation, este concepto explica que la incesante expansión de la red, generando una globalización de facto muy palpable, hace que los proveedores dentro de un mismo nicho de mercado tiendan más a buscar alianzas que a competir entre ellos. El mercado global ofrece un caladero mayor de consumidores, por lo que las estrategias creativas, basadas en una red de cooperación entre empresas y emprendedores, generan mayor capacidad de negocio.

“Los tres problemas básicos a los que se enfrenta un emprendedor son los tres problemas básicos a los que se enfrenta el mundo en general: la desigualdad, la inestabilidad y sostenibilidad”. Esta frase viene a decir que en el complicado paradigma de crisis global que vivimos, el nuevo concepto de emprendedor tiene que estar íntimamente ligado al de “emprendedor social”, es decir, un nuevo agente económico que expande su visión de negocio más allá del mero beneficio económico para aportar así soluciones de mejora integrales dentro de sus sociedad.

“Las nuevas industrias tienen que concentrarse en solucionar los retos de la humanidad tiene por delante. El cambio climático es el mejor ejemplo”. Las nuevas fuentes de ingresos provendrán principalmente de la resolución de los grandes problemas que tiene que superar la humanidad. En este caso, parece que ninguno de ellos es tan inminente como el de encontrar nuevas fuentes de generación de energía que tenga menor impacto en la naturaleza. En este sentido, la “innovación” se convierte en la palabra clave.

“La acción y la paciencia es el único camino a seguir”. El movimiento se genera andando, claro está, pero en un mundo de profundas incertezas como es el nuestro, la paciencia y la aceptación del error se convierten en atributos igual de importantes que le hecho mismo de la creación de proyectos.

“La implicación de las administraciones en la creación y potenciación de emprendedores es fundamental para el desarrollo”. En este momento histórico donde la austeridad parece ser el maná, el hecho de que las administraciones públicas se vuelquen en la motivación y en el financiamiento de los nuevos emprendedores parece fundamental para que la difícil situación de crisis económica y social comience a mitigar y acabe cediendo. 

En una gigantesca sala de conferencias del ExCeL de Londres, ante 4.000 personas, el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, ha reaparecido después de su intensa actividad en la campaña de reelección de Barack Obama. La intervención de Clinton se encuadra dentro del ciclo de cuatro días conferencias y debates sobre el mundo empresarial y sobre el rol del emprendedor, Entrepreneur 2012, “el evento más nutrido de Europa en este ámbito”, según la organización.