Es noticia
Menú
Patent Box: las empresas innovadoras en España sí tienen incentivos
  1. Tecnología

Patent Box: las empresas innovadoras en España sí tienen incentivos

Sólo un número muy reducido de empresas españolas, no más de un 20% del total, hacen un uso eficiente de los incentivos de I+D+i, que están

Foto: Patent Box: las empresas innovadoras en España sí tienen incentivos
Patent Box: las empresas innovadoras en España sí tienen incentivos

Sólo un número muy reducido de empresas españolas, no más de un 20% del total, hacen un uso eficiente de los incentivos de I+D+i, que están a su disposición, por lo que los efectos de las medidas que pretenden favorecer la innovación son poco significativos. Ahora que la crisis ha supuesto una disminución de las ayudas públicas directas, una medida de estímulo a la innovación como el Patent Box adquiere un enorme protagonismo.

Patent Box es un incentivo a la explotación de determinados activos intangibles, que tiene su origen en la directiva europea 2003/49/EC y que en la actualidad se encuentra en vigor en Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Suiza, Irlanda, Francia, China y en España desde 2008. El objetivo del Patent Box es fomentar la creación, protección y explotación de aquellos activos intangibles con potencial de comercialización para la empresa, es decir cualquier innovación aplicada por una empresa, desde un diseño, una forma de producir o comercializar y por supuesto, un producto o servicio.

Patent Box contempla una desgravación de hasta un 50% de la base imponible de los ingresos brutos derivados de la explotación de esa innovación, incluyendo patente, modelos, diseños, formulas, planos o 'know how'. El límite de la desgravación no es temporal, sino de cantidad, ya que dejará de aplicarse en el período impositivo siguiente a aquel en el que los ingresos obtenidos superen el coste de generación del activo multiplicado por 6.

La mayor dificultad en la aplicación de este incentivo radica en la adecuada identificación de los activos intangibles evidenciables, la correcta documentación de los costes asociados a los mismos, su valoración teniendo en cuenta la normativa de precios de transferencia y la especificación contractual de la licencia de uso, dependiendo de todo ello la posibilidad de beneficiarse o no de Patent Box.

Se trata de una barrera generalizada, pues la adecuada gestión, valoración y explotación de los activos intangibles todavía no está lo suficientemente implantada entre las  PYMEs españolas. De ahí,  la infrautilización de este incentivo, para evitar que un error interpretativo pueda conllevar una reclamación posterior de la Agencia Tributaria.

Ante la incertidumbre existente, se han llevado a cabo dos iniciativas que tratan de aportar seguridad jurídica en la aplicación de este incentivo económico. Una de ellas, es la Norma UNE 166008 de transferencia de tecnología, recientemente presentada por AENOR y cuyo objetivo es contribuir a definir, estructurar y sistematizar los distintos procesos que conlleva la transmisión de conocimiento innovador.

Desde la empresa en la que trabajo, y en colaboración con consultora especializada en I+D+i, hemos tenido oportunidad de colaborar con AENOR, en un proyecto piloto, para poner a prueba y evaluar la efectividad de esta norma a la hora de verificar si las empresas realizan la identificación de sus activos intangibles innovadores, los protegen adecuadamente, los valoran de forma objetiva y son capaces de explotarlos ya sea mediante transmisión de sus derechos o licencia.

Sin lugar a dudas, y tras la experiencia obtenida, consideramos que esta iniciativa de normalización de la transferencia de tecnología, será de utilidad para lograr que el proceso de explotación e internacionalización en las empresas, sea más estructurado y al mismo tiempo se convertirá  un referente en la aplicación del Patent Box.

Asimismo, mi empresa también forma parte  del equipo de trabajo que se ha organizado en el Ministerio de Economía y Competitividad, para evaluar la conveniencia de la adopción de un sistema de informes motivados que contribuyan a una mejora interpretativa en la aplicación del incentivo,  y por lo tanto, facilite su implantación

En este escenario actual, y siendo conscientes de que  una aplicación sólida y segura de este incentivo al ahorro, requiere de un equipo multidisciplinar que brinde un asesoramiento integral (técnico, económico, jurídico-fiscal y mercantil), colaboramos con expertos fiscalistas y consultores de I+D+i para prestar un servicio dirigido a las empresas innovadoras, (y todas las empresas cuentan con algún tipo de innovación) que se atreven a cambiar su forma de trabajar para proteger,  valorar,  y explotar su innovación,  obteniendo rentabilidades muy superiores a la inversión realizada.

Hoy más que nunca, se impone un cambio cultural en las empresas, que han de conocer y aplicar los incentivos que le permitan  atenuar el impacto económico de la inversión en Innovación. El esfuerzo por implantar Patent Box conllevará grandes beneficios, no sólo fiscales, sino de adecuada gestión de la explotación del intangible innovador, factor clave para la internacionalización.

* Mª del Rosario Echevarría es directora de la asesoría jurídica de Clarke, Modet & Co.

Sólo un número muy reducido de empresas españolas, no más de un 20% del total, hacen un uso eficiente de los incentivos de I+D+i, que están a su disposición, por lo que los efectos de las medidas que pretenden favorecer la innovación son poco significativos. Ahora que la crisis ha supuesto una disminución de las ayudas públicas directas, una medida de estímulo a la innovación como el Patent Box adquiere un enorme protagonismo.