¿Qué pasaría si cada uno de los 3,06 millones de autónomos pudiese contratar a una persona en paro?
  1. Tecnología
EL PARO BAJARÍA HASTA EL 11,16%

¿Qué pasaría si cada uno de los 3,06 millones de autónomos pudiese contratar a una persona en paro?

En una época en la que el dinero público es más bien poco y su reparto está más que cuestionado, todos los ciudadanos jugamos a expertos

Foto: ¿Qué pasaría si cada uno de los 3,06 millones de autónomos pudiese contratar a una persona en paro?
¿Qué pasaría si cada uno de los 3,06 millones de autónomos pudiese contratar a una persona en paro?

En una época en la que el dinero público es más bien poco y su reparto está más que cuestionado, todos los ciudadanos jugamos a expertos en economía y debatimos sobre a qué manos deberían ir a parar los casi inexistentes fondos públicos para reactivar el empleo privado en nuestro país.

¿Eurovegas? ¿Los bancos? ¿Las grandes empresas? ¿Las pymes? Es evidente que estos elementos no son excluyentes entre sí y que se podría compatibilizar varios de ellos, pero el debate está servido a la hora de opinar sobre quién debería tener ayudas del Gobierno (ya sea en forma de dinero contante o en forma de incentivos) y qué función asumiría cada cual en la creación de trabajo.

¿Un empleado por cada autónomo?

En pleno fomento del emprendimiento -aunque sea a pequeña escala-, cabría hacerse una pregunta: ¿qué pasaría si cada uno de los 3,06 millones de autónomos que hay en España pudiese contratar a una persona en paro?

Comencemos por el principio: según los datos de mayo, España cuenta con 3.064.494 cotizantes en el Régimen General de Trabajadores Autónomos (RETA), una cifra quizá por encima de los datos objetivos (ya que los actuales son estacionales), pero bastante cercana a la media de autónomos que suele tener nuestro país.

Una tasa de paro del 11,16%

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el número de parados en el primer trimestre de 2012 llegó a 5.639.500, con lo que la tasa de paro se situó en un 24,44% respecto a los 23.074.877 ciudadanos que forman parte de la población activa de nuestro país. Así pues, si cada autónomo pudiese contratar a una persona sin empleo, el número de parados bajaría hasta los 2.575.006. Esto dejaría un índice de paro del 11,16%, menos de la mitad del actual.

Esta tasa del 11,16% de paro, además, nos devolvería a las estadísticas de 2002 (11,15%) y se convertiría en la novena tasa de paro más baja de nuestra historia reciente, después de la de 2002 (11,15%), 2008 (11,13%), 2003 (11,13%), 2004 (11%), 2001 (10,6%), 2005 (9,2%), 2006 (8,5%) y 2007 (8,3%).

¿Podrían crear esos empleos las empresas grandes?

Pero, ¿por qué optamos por los autónomos y pymes a la hora de elucubrar? ¿No sería más fácil que un aumento así del empleo corriese a cargo de las grandes empresas? Lo cierto es que no. Para calcular si las grandes empresas podrían asumir ese intento de creación de empleo tenemos que acudir al Directorio Centras de Empresas (Dirce), cuyo último estudio aseguraba que, a 1 de enero de 2011, España contaba con 3.801 empresas de más de 250 empleados.

En ese caso, para crear 3.064.494 puestos de trabajo, cada una de estas empresas debería contratar a 860,2 empleados. Parece lógico pensar que el número de grandes empresas habrá descendido desde el 1 de enero de 2011 hasta hoy, con lo que este promedio de contrataciones podría incluso aumentar.

¿Qué tipo de empresas son las que crean empleo?

La ventaja de autónomos y pymes para crear empleo frente a las grandes empresas viene respaldada por más datos. El Estudio sobre las pymes con forma societaria, coordinado por Juan Maroto, ofrece en su última edición datos bastante claros: en España, "el 99’9% de las unidades empresariales son de pequeña o mediana dimensión (aún sin incluir las microempresas sin asalariados)" y son responsables "del 68,4% del valor añadido de la economía española y del 79,1% de su empleo total".

En este sentido, las pymes poseen el peso de la creación de empleo en España, situándose incluso por encima de los valores existentes de la UE: "en 2005 las pymes eran responsables del 57,6% del valor añadido de las economías de la UE y del 67,1% de su empleo total".

Las empresas jóvenes crean empleo; las viejas, lo destruyen

Incluso en los países con predominio de empresas grandes y tradicionales, no son éstas las que más empleo crean: la Kauffman Foundation publicó hace algunos años un estudio en el que analizaba la evolución laboral en Estados Unidos entre 1997 y 2005. Los datos también eran reveladores: en ese periodo, las empresas con menos de cinco años de vida crearon más de 3 millones de empleos al año, mientras que las grandes multinacionales destruyeron 1 millón de puestos de trabajo.

Autónomos