Homenaje a la familia Raventó: la empresa familiar más antigua de España

Me quejo muchas veces que en los medios se tiende a destacar siempre noticias de connotación negativa en el entorno de familias empresarias. Tan pronto salta

Foto: Homenaje a la familia Raventó: la empresa familiar más antigua de España
Homenaje a la familia Raventó: la empresa familiar más antigua de España

Me quejo muchas veces que en los medios se tiende a destacar siempre noticias de connotación negativa en el entorno de familias empresarias. Tan pronto salta a la luz pública un conflicto de una familia empresaria relevante y ya tenemos ríos de tinta comentando el asunto. Ciertamente prefiero que se resalte lo positivo, se ponga en valor el quehacer de tantas y tantas sagas de emprendedores familiares pues es la forma de estimular el nacimiento de más familias empresarias de las que tan necesitados estamos.

Precisamente hace escasos días una noticia me impactó especialmente. Leía con agrado el siguiente titular en Expansión: “El grupo Codorníu ha organizado un acto en Sant Sadurní d’Anoia que ha reunido a los 525 integrantes de las cinco ramas de la saga Raventós, elaboradora de vinos desde 1551”. El pasado sábado 2 de Octubre las cavas de Codorníu acogieron una celebración singular y emocionante cual es  reunir a todos los integrantes de la familia Raventós. Se trata de la empresa familiar más antigua de España (fundada en 1551) y la decimoséptima más longeva del mundo. El evento congregó a 525 personas, pertenecientes a cuatro generaciones distintas de la compañía de las cuales  208 son accionistas, y el resto, familiares y descendientes de la saga vinícola que inició el negocio del cava en España.

Los Raventós se estructuran en torno a cinco ramas familiares, que cuentan, cada una de ellas, con dos puestos en el consejo de administración del grupo. Sin embargo, sólo cuatro miembros de la extensa familia catalana están involucrados en la gestión de la empresa: Mar Raventós (presidenta), Xavier Pagès (director general), Xavier Farré (viticultura) y Ricard Raventós (calidad).

 

Basta conocer o leer algo de esta admirable familia empresaria para descubrir algunas de las claves que han posibilitado dar continuidad por siglos a su negocio, lo cual es el sueño de cualquier fundador de un negocio de familia, más allá de cuestiones como el desarrollo de habilidades interpersonales o la apuesta por la profesionalización en la gestión de la empresa.

Un compromiso y un estrecho vínculo con su comarca y sus gentes. Tengo dicho muchas veces que las empresas familiares han desarrollado desde hace décadas eso que ahora damos en llamar la responsabilidad corporativa, y sin un ánimo de obtener ventajas en términos de marketing, sino porque es lo que han trasladado de padres a hijos.

Un espíritu de innovación constante para lanzar nuevos productos al mercado, adaptarlos a la medida de las evoluciones de los mismos, crecer internacionalmente, desarrollar modernas técnicas de gestión a todos los niveles, invertir en tecnologías punteras…Siempre desde el respeto a la tradición pero entendiendo que estamos en un mundo que cambia permanentemente y obliga a estar en vanguardia para competir en estos mercados globales y complejos.

Una cultura del esfuerzo que les ha permitido siempre vencer las adversidades y mira que éstas forman parte del día a día de la actividad empresarial. Siempre hay “es que” en la actividad empresarial, como en la vida misma, pero los grandes, en quienes debemos fijarnos, conjugan más veces la expresión “hay que”. En definitiva, estamos hablando de incorporar al código genético de la empresa familiar principios y valores que, sin ambages, van a permitir el sentido de continuidad al negocio y la familia. Eso es lo que distingue y hace fuerte a la empresa familiar.

Por todo ello sirvan estas palabras de homenaje a esta gran familia empresaria y que su ejemplo marque a los millones de familias empresarias que cada día luchan por sacar adelante sus negocios. No nos equivoquemos, esa es la mejor forma de contribuir a la creación de empleo, progreso y bienestar para las modernas sociedades.

 

Manuel Bermejo es director de programas para la alta dirección y empresa familiar del IE Business School.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios