Peek llega a España

Se trata de un dispositivo que sólo lee el correo electrónico, y lo hace a un precio muy competitivo. Especialización al máximo o exceso de simpleza.

Foto: Peek llega a España
Peek llega a España
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min
    Se trata de un dispositivo que sólo lee el correo electrónico, y lo hace a un precio muy competitivo. Especialización al máximo o exceso de simpleza. En cualquier caso, Peek ha llegado por fin a España, y no crean que se trata de un dispositivo cualquiera: llega a nuestro país con el galardón en la solapa de haber sido elegido como el mejor gadget del año en 2008 por la revista Time. El éxito del dispositivo radica en su sencillez: ¿Para qué volverse loco con smartphones y, peor aún, con sus tarifas? Peek ofrece un todo-en-uno centrado exclusivamente en el correo electrónico. No hace mucho, pero lo que hace, lo desempeña sin mayores complicaciones. El dispositivo llega a nuestro país de la mano del fundador de Jazztel, Martín Varsavsky aunque será comercializado por Spotnik, operador de telefonía del que el empresario es inversor.

    Parece que Peek va a jugar la baza de la sencillez frente al calvario de tarifas, altas y contratos de permanencia por el que el sufrido usuario se ve obligado a pasar cada vez que quiere dar de alta una línea móvil. Peek se compra a través de Internet por 99 euros y con una tarifa mensual que arranca por poco más de los 13 euros, sin contratos de permanencia ni mayores complicaciones. Por ese precio, el usuario recibirá un dispositivo muy similar a una BlackBerry, que únicamente permite leer y escribir correos electrónicos. Lo interesante del terminal es que su cuota mensual incluye el roaming en Europa, con lo que uno se ahorrará notables disgustos a fin de mes si viaja habitualmente por el Viejo Continente.

    El Peek cuenta con varias bazas a su favor, más allá de la innegable simplicidad en todo el proceso. Para empezar, dispone de una batería que si la comparamos con los smartphones de última generación, se le va a antojar interminable. En los tiempos que vivimos, no tener que cargar el móvil a diario puede parecer un lujo, pero el Peek le aguantará, sobre el papel, entre 4 y 5 días sin acercarse al enchufe. Este pequeño dispositivo abre sin problemas los archivos adjuntos más habituales que llegan a nuestros buzones y se maneja de forma muy intuitiva mediante una rueda en el lateral, que los usuarios más veteranos de las crackberry recordarán bien de los modelos anteriores.

    Pero no todo son ventajas en este peculiar gadget. La conexión es por GPRS, que, aunque será más que suficiente para leer la mayoría de los correos, puede resultar desesperante cuando se trabaja con archivos adjuntos, en especial los de gran tamaño. Su sencillez, por otra parte, puede resultar una rémora para los usuarios que tengan más ambiciones y máxime, ahora que las redes sociales son un must en la mayoría de móviles. El Peek sólo lee y escribe correos. Por otro lado, disponer de un Peek nos obligará ineludiblemente a cargar con dos dispositivos en los bolsillos: el móvil y el propio Peek, algo que parece que va contracorriente frente a las tendencias convergentes actuales que convierten los móviles actuales en plataformas que hacen de todo. La cuota mensual, pese a lo que pueda pensar, tampoco es una bicoca: las tarifas de datos que actualmente podrá encontrar en el mercado son muy similares, y le permiten además, llamar por teléfono. Eso sí, con contratos de permanencia. En cualquier caso, Peek encontrará su nicho de mercado en aquellos usuarios que empleen con frecuencia el correo electrónico y no se quieran complicar la vida en exceso.
    Tecnología
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios