Wikileaks airea los trapos sucios
  1. Tecnología

Wikileaks airea los trapos sucios

"¡Jaja! ¡Les he dado!", así de rotundo y ufano se mostraba un soldado a bordo de un helicóptero Apache que acababa de abrir fuego sobre un

Foto: Wikileaks airea los trapos sucios
Wikileaks airea los trapos sucios

"¡Jaja! ¡Les he dado!", así de rotundo y ufano se mostraba un soldado a bordo de un helicóptero Apache que acababa de abrir fuego sobre un grupo de civiles en Bagdad. El suceso tuvo lugar el pasado 12 de julio de 2007, pero no se ha hecho público hasta hace tan solo unos días. En este luctuoso suceso perecieron cerca de una docena de ciudadanos que paseaban por las calles del barrio Nuevo Bagdad de la capital iraquí.

Ante la prensa, el incidente fue presentado como una victoria más de las tropas norteamericanas frente un grupo de "insurgentes". En el vídeo puede verse claramente a un grupo de personas entre edificios que portan lo que parece que son armas y así es entendido por los soldados. Sin embargo, se trataba de un equipo de periodistas de la agencia Reuters y las presuntas armas no eran sino cámaras de fotos y vídeo. Esta noticia hubiera pasado completamente desapercibida ante los ojos de una hastiada sociedad, de no ser por Wikileaks, una web que ha filtrado este y otros muchos incidentes de la trastienda más oscura de los gobiernos. El sobrecogedor vídeo, entre tanto, ha corrido como un reguero de pólvora por la red, y acumula cerca de dos millones de visitas en YouTube.

Esta ONG de la web nace con el compromiso de publicar todos aquellos vídeos clasificados o censurados por los gobiernos, garantizando el anonimato del informador. El sitio vio la luz en el año 2006 y poco se sabe de sus creadores. Se dice que fue fundada por un compendio entre disidentes chinos, periodistas y un grupo de expertos en tecnología que daba soporte a todo el material, todos ellos capitaneados por el periodista australiano Julian Assange.

El éxito llegó pronto y el volumen, y sobre todo, la complejidad de los vídeos que poco a poco fueron acumulando en sus servidores cobró tal calibre, que sus responsables se vieron obligados a lanzar un S.O.S. a través de su Twitter con el siguiente mensaje: "contamos con vídeos cifrados con imágenes de bombardeos sobre civiles y necesitamos un súper ordenador para procesarlo". La ayuda no se hizo esperar y el misterioso sitio obtuvo fondos o recursos para procesar el citado vídeo.

Intentos fallidos de cierre

No hay temas tabú ni información a evitar. Wikileaks hace públicos desde bombardeos indiscriminados hasta los famosos correos electrónicos de Sarah Palin en plena campaña electoral estadounidense. Es precisamente este afán por divulgar material 'comprometedor' el que convierte al sitio en un posible objetivo de cara a gobiernos censores.

Los responsables del sitio lo han previsto y cuentan con servidores en diferentes puntos del planeta para evitar su cierre. Aunque las presiones no se han hecho esperar, y el propio ejército norteamericano ha calificado a Wikileaks como "una amenaza" para sus operaciones. Pero posiblemente la vía judicial sea la que con más frecuencia haya sido recurrida por las autoridades: en el Reino Unido, la web de Assange ha tenido que esquivar no pocas demandas por vulnerar la privacidad de la gente que aparecía en los vídeos, aunque fue en el año 2008, cuando un juez californiano ordenó el cierre fulminante de la web al publicar documentos confidenciales de un banco del entorno de una entidad suiza. El propio juez reconocería más tarde que resultaba imposible llevar a efecto el cierre al contar la web con tantos servidores repartidos por el mundo.

Sorteando todas las tentativas de cierre, Wikileaks sigue activo y se nutre de donaciones anónimas, así como el trabajo voluntario de miles de informáticos que al parecer procesan la información que va a llegando a los servidores de esta peculiar web. El sitio, pese a todo, ha sufrido importantes problemas financieros que le han obligado a echar el cierre durante algunos meses y el propio Assange ha reconocido que ha sido víctima de seguimientos, por parte de -según afirma- servicios secretos con agentes que "hablaban inglés". Frente a toda adversidad, Wikileaks sale siempre a flote y amenaza al poder fáctico con nuevos vídeos de los cerca de un millón que aseguran obra en su poder ¿cuál será la siguiente víctima?

Wikileaks Julian Assange