Lo importante es el camino, no la meta

Lo importante es el camino, no la meta

José Manuel Roás Triviño completó el domingo los 42.195 metros de la prueba del Maratón de Sevilla empujando el carrito de su hijo Pablo, enfermo de West