Obama, el bienaventurado, en La Habana

Obama, el bienaventurado, en La Habana

En La Habana se respira una tranquilidad que no permite suponer la importancia de los acontecimientos que transcurren, los cuales determinarán el futuro del país.