Adele y los ocho pelotazos de sangría

Adele y los ocho pelotazos de sangría

La cantante, inexplicable versión cool y dicharachera de Céline Dion, exhibió poderío vocal y regaló anécdotas salvajes en un Palau Sant Jordi dominado por el público británico