Los ex ministros, a cuerpo de rey

No  juran, prometen, pero cuando les llega esta oportunidad, literalmente, Dios les viene a ver. Ser ex ministro en España es sinónimo de ser un privilegiado.