Nuestro gran activo: gestionar la atención

Nuestro gran activo: gestionar la atención

Resulta comprensible que mucha gente quiera apropiarse de nuestra atención, porque eso les permite influir en nuestra realidad y en nuestra conducta