Segundo 'coitus interruptus' en Nueva York

No es nada fácil complacer a los serieadictos. Ni giros de guión, ni fichajes espectaculares, ni efectos especiales, ni lujos. A veces nada vale para conseguir