¿Cómo se llama? Sí, esa, la de las tetas

¿Cómo se llama? Sí, esa, la de las tetas"

Obligada a llevar trajes cortos y ajustados y a soportar alusiones continuas a su escote, una 'millenial' ha subrayado la perniciosa tendencia imperante en el mundo laboral, sobre todo para la mujer

La conciliación no existe. Son los padres

La conciliación no existe. Son los padres

Mentira: no son los padres. Las más sometidas al dedo acusador de la sociedad siguen siendo ellas, que ahora soportan críticas por dedicar “demasiado tiempo” a su trabajo