La conciliación no existe. Son los padres

La conciliación no existe. Son los padres

Mentira: no son los padres. Las más sometidas al dedo acusador de la sociedad siguen siendo ellas, que ahora soportan críticas por dedicar “demasiado tiempo” a su trabajo