Afganistán no es país para cobardes

Afganistán no es país para cobardes

Las potencias occidentales, con sus miles de millones invertidos, sus armas y trajeados diplomáticos, nunca fueron competencia para una banda de iluminados fundamentalistas que al menos creía en lo que hacía