En mi reino mando yo

En mi reino mando yo

La víctima pasa desapercibida bajo la montaña de titulares y desaires que estos días han estado al borde de tirar abajo la mole granítica del Teatro