Nada que celebrar, por J. Gibert Arce

Nada que celebrar, por J. Gibert Arce

Urge un plan de formación de nuestros políticos para que se parezcan a los del resto de Europa, pero, sobre todo, urge un plan de formación de los ciudadanos