La jueza que nunca dejó de ser política

La jueza que nunca dejó de ser política

La número dos de Sánchez se siente cómoda en puestos de responsabilidad. Su autonomía le ha granjeado amigos y enemigos en sectores conservadores, pero también entre los progresistas