Literatura, literatura, literatura

Literatura, literatura, literatura

Uno pensaría ya desde la primera página, si fuera ladino, y dada la pelea entre Vila-Matas y su antigua casa que le ha empujado a un