Es noticia
Menú
Fin de la búsqueda de Pablo Sierra, desaparecido en Badajoz: claves de la investigación
  1. Sucesos
el joven desaparecido en badajoz

Fin de la búsqueda de Pablo Sierra, desaparecido en Badajoz: claves de la investigación

Tras varias semanas de búsqueda intensiva, las autoridades han encontrado el cuerpo de Pablo Sierra, el joven estudiante de Matemáticas desaparecido en Badajoz, en el río Guadiana

Foto: Pablo Sierra, el joven que desapareció en Badajoz. Fuente: Atlas
Pablo Sierra, el joven que desapareció en Badajoz. Fuente: Atlas

Tres semanas después de la desaparición de Pablo Sierra en el centro de Badajoz, las autoridades han confirmado el hallazgo de su cuerpo, aunque permanecen a la espera de la autopsia para determinar ni fue o no una muerte violenta. Desde que su familia denunció su desaparición, efectivos de la Policía Nacional, Cruz Roja y Protección Civil se han estado volcando en su búsqueda. Su familia siempre sostuvo que la desaparición voluntaria no era una opción posible en este caso.

Pablo Sierra, de 21 años y estudiante de Matemáticas, desapareció el pasado jueves, 2 de diciembre, en la calle Zurbarán de Badajoz cuando cogió un autobús en dirección a la residencia de estudiantes Rucab en la que convive con su hermano mellizo. Según informaron desde el Centro Nacional de Desaparecidos, perteneciente al Ministerio de Interior, Sierra medía 1,75 metros de altura y cuando fue visto por última vez llevaba una camisa azul, pantalón vaquero, chaqueta azul y zapatillas blancas. El estudiante había quedado ese día para salir con unos amigos por una discoteca del centro de la ciudad.

Fuente: Atlas

Siguen la pista del móvil

El primer fin de semana los investigadores centraron su búsqueda en el centro de la capital extremeña, entre ellas los alrededores de la Residencia Universitaria de la Fundación CB (RUCAB). Así lo confirmaron a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno en Extremadura, tras precisar que terminó sin éxito las tareas de búsqueda en el entorno del río Guadiana, en la zona de El Pico, que se centraron allí al encontrarse su teléfono móvil en Las Crispitas.

El lunes siguiente, las labores de rastreo se focalizaron en la zona de los depósitos de agua en La Luneta, y estaba previsto peinar el descampado hasta el vertedero, como recogía Europa Press. Una vez finalizado el trabajo en esta zona, el dispositivo se trasladó al Fuerte de San Cristóbal, siguiendo las pistas del teléfono móvil del joven que apareció en el entorno del río Guadiana. La Policía Nacional decidió paralizar el operativo mientras los agentes analizaban todos los datos, informaciones y enseres que han podido recabar en estos días de investigación para afinar la búsqueda.

La primera pista clave sobre la desaparición de Sierra fue que el móvil encontrado tenía restos de sangre, por lo que los investigadores comenzaron a hilar la teoría de que hubiera podido ser víctima de una agresión. El pasado martes, 13 de noviembre, efectivos de los GEO retomaron las labores de búsqueda del joven en el río Guadiana con la ayuda de una unidad canina. Este ha sido el punto en el que las autoridades han encontrado el cuerpo del joven matemático, cerca de donde un exmilitar halló su dispositivo. Su familia ya ha sido informada y los investigadores permanecen a la espera de conocer los resultados de la autopsia, que determinarán las causas de la muerte.

Un 'encontronazo' a la salida del bar

La familia del joven negó desde el principio que se trate de una desaparición voluntaria y unos días atrás, Joaquín Amills, el portavoz de los Sierra, relató en declaraciones a Antena 3, recogidas por Europa Press, que tropezó con otro chico a la salida del bar Botanica —donde permaneció hasta las 23:45 horas— y a este se le cayó el móvil. "Inmediatamente, Pablo dijo que no se preocupara, que perdonara, que se hacía cargo de la reparación, de cambiar la pantalla o de un dispositivo nuevo", ha explicado Amills, asegurando que entre ambos hubo un trato "coloquial".

Tras este pequeño tropiezo, Sierra emprendió su camino de vuelta a la residencia junto con un amigo que lo acompañó hasta la mitad del camino, cuando el matemático le dijo que iba a coger un taxi. Es ahí donde se le pierde la pista.

Tres semanas después de la desaparición de Pablo Sierra en el centro de Badajoz, las autoridades han confirmado el hallazgo de su cuerpo, aunque permanecen a la espera de la autopsia para determinar ni fue o no una muerte violenta. Desde que su familia denunció su desaparición, efectivos de la Policía Nacional, Cruz Roja y Protección Civil se han estado volcando en su búsqueda. Su familia siempre sostuvo que la desaparición voluntaria no era una opción posible en este caso.

Sucesos
El redactor recomienda