Dos jóvenes escapan del derrumbe del techo de su casa y la inmobiliaria se mofa de ellas
  1. Sucesos
EN SANTIAGO DE COMPOSTELA

Dos jóvenes escapan del derrumbe del techo de su casa y la inmobiliaria se mofa de ellas

La inmobiliaria que alquiló el piso a las jóvenes estudiantes gallegas se jacta diciendo que “como mucho” el techo que cedió les hubiera hecho “un chichón”

Foto: Local en alquiler (EFE)
Local en alquiler (EFE)

Tremendo susto se pegaron Paula López y Andrea Blanco, dos jóvenes universitarias gallegas, el pasado domingo cuando se les cayó el techo de su piso de alquiler en Santiago de Compostela (A Coruña), según informa el periódico La Voz de Galicia.

Las estudiantes, nacidas en el municipio de Muros, vivían desde hacía tres años en un piso de alquiler de la calle Montero Ríos de la capital gallega por el que estaban pagando 555 euros al mes. Un piso que ya contaba con varias grietas en el salón a las que no dieron mucha importancia hasta este fin de semana.

El sábado, una de las jóvenes, Andrea, comenzó a escuchar “unos ruidos muy raros”. Cuando su compañera, Paula, regresó del pueblo el domingo le comentó lo sucedido pero pensaron que al tratarse de un edificio antiguo los ruidos provendrían de alguien caminando por el piso superior o del crujir de la madera del techo.

"Un chichón"

No obstante, y siendo previsoras, retiraron los muebles de debajo “por si acaso” y sacaron fotos de la grieta para mostrársela a los responsables de la inmobiliaria que les alquiló el piso. Pero esa misma noche, mientras las dos estaban en el sofá, el techo cedió. Por suerte, las jóvenes reaccionaron rápido, antes de que el techo cayera sobre sus cabezas. Como ellas mismas reconocen, se libraron “por milésimas de segundo”.

Después del susto, llamaron a sus madres, que las recomendaron no dormir en la casa aquella noche. Pero lo más sorprendente del asunto fue la respuesta que recibieron por parte de la inmobiliaria tras ver las fotos y los vídeos que las jóvenes les mostraron. Ni corto, ni perezoso uno de los empleados les espetó que “esto solo es un cacho de escayola y como mucho os haría un chichón en la cabeza”.

Las jóvenes reaccionaron rápido y se libraron de que el techo les cayera encima "por milésimas"

Ante su incredulidad, Paula y Andrea adujeron que no era una situación para tomársela a broma, ya que ellas están pagando por el alquiler de una casa en la que ya no están cómodas, ni tranquilas. Finalmente, unos operarios retiraron los escombros, pero las chicas aún no saben si la inmobiliaria terminará arreglando el problema ocasionado.

Santiago de Compostela Sucesos
El redactor recomienda