Hallan restos de sangre en el barco del padre desaparecido con sus hijas en Tenerife
  1. Sucesos
Las cámaras revelan que zarpó solo

Hallan restos de sangre en el barco del padre desaparecido con sus hijas en Tenerife

En paralelo, el juzgado que instruye la causa ha enviado un requerimiento a varios bancos para que comprueben si Tomás Antonio G.C. pudo realizar algún movimiento de dinero

placeholder Foto: La Policía Científica analiza la embarcación que pertenecería al padre. (EFE)
La Policía Científica analiza la embarcación que pertenecería al padre. (EFE)

La Guardia Civil ha hallado restos de sangre en el barco de Tomás Antonio Gimeno, en el que fue visto por última vez antes de desaparecer sin que estuviera acompañado en ese momento por sus dos hijas, de 1 y 6 años, también en paradero desconocido. Esos restos están siendo analizados para determinar a quién pertenecen, informaron fuentes de la investigación. En paralelo, el juzgado que instruye la causa ha enviado un requerimiento a varios bancos para que comprueben si el padre pudo realizar algún movimiento antes de que se les perdiera el rastro. Además, agentes de la unidad central operativa (UCO), especializados en los casos más complicados como el de Diana Quer o Gabriel Cruz, se han trasladado este viernes a la zona para participar en la búsqueda, que se ha ampliado hacia el sureste de Tenerife.

La última pista que se tiene de Gimeno, de 37 años, y de sus dos hijas, son unas imágenes captadas por las cámaras de seguridad del puerto deportivo Marina Tenerife en las que se aprecia que el padre zarpó solo a bordo de su barco pasada la medianoche del martes. La embarcación apareció ayer vacía y a la deriva frente al Puertito de Güímar. Llevan ya tres días desaparecidos cuando él tendría que haber entregado las niñas a las 21:00 horas a su expareja, la cual le ha denunciado por amenazarla: "No volverás a ver a las niñas ni a mí tampoco". Ayer jueves, el dispositivo encontraba una silla infantil flotando en el mar que, según ha confirmado la Guardia Civil, pertenece a la familia desaparecida.

El pasado 27 de abril, Gimeno se llevó a las niñas a las 17:00 horas del pasado martes y tendría que haberlas devuelto ese mismo día a las 21:00, como dicta el acuerdo de custodia compartida, pero no lo hizo. En ese momento, la madre, Beatriz Z., intentó localizar a su exmarido sin éxito y el día el 28 recibió una llamada en la que le decía: "No vas a volver a ver a las niñas jamás. Ni a ellas ni a mí". Fue entonces cuando denunció la desaparición.

Ahora, las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del puerto deportivo Marina Tenerife han revelado que Gimeno zarpó pasada la medianoche a bordo de su barco. En declaraciones a Radio Club Tenerife, el capitán del puerto de Santa Cruz de Tenerife, Enrique Alonso, ha confirmado que el padre de las niñas salió hasta en tres ocasiones del puerto deportivo, para salir finalmente en su barco sobre las 00.30 horas.

Según pudieron captar las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30 horas, lo aparcó frente a su pantalán y en él descargó una serie de bolsos; sin embargo, el guardián que hacía el turno de noche, que lo vio de frente, en ningún momento localiza a las niñas, ni las cámaras revelan si estaban con él.

Según las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30, lo aparcó frente a su pantalán y en él descargó una serie de bolsos

Tal y como relata Enrique Alonso, el padre de las pequeñas dio tres viajes de bolsos, maletas y ropa hacia su barco y sobre las 21.50 horas vuelve a salir del puerto deportivo y regresa sobre las 23.30 horas. Al parecer, necesitó comprar un cargador y salió a una gasolinera cercana, volviendo a entrar al muelle.

A las 00.30 horas, Tomás Gimeno sale finalmente con su barco, de unos seis metros de eslora, el cual solo cuenta con un pequeño camarote. En estos momentos, efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil se encuentran inspeccionado el barco y la vivienda de Gimeno en busca de cualquier pista.

El caso se ha catalogado, desde que se tuvo conocimiento, como una desaparición de alto riesgo y, en este momento, se investiga como un potencial secuestro parental por parte del padre biológico o como homicidio de las menores y posterior suicidio del padre. El juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar ha incoado diligencias previas y el Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha informado de que la investigación se ha declarado secreta.

La mujer ya se había quejado en diciembre ante la Guardia Civil de que su expareja le había amenazado verbalmente, pero no quiso presentar denuncia. No obstante, los agentes realizaron un seguimiento de oficio y, en marzo, volvieron a preguntarla. Beatriz aseguró entonces que el episodio de las amenazas no se había repetido.

Según la descripción aportada por la asociación SOS Desaparecidos, el padre de las niñas tiene 37 años, mide 1,85 metros de estatura, es de complexión normal, tiene el pelo castaño y los ojos marrones. En cuanto a las menores, Anna, una bebé de un año, es rubia, de ojos azules y con el pelo ondulado. Mide unos 70 centímetros. Olivia, de seis años, tiene el pelo castaño, largo, y los ojos marrones. Mide 1,10 metros. Llevaba puesto un pantalón de chándal gris, suéter azul y tenis negros.

Desde la asociación piden a todas aquellas personas que puedan aportar cualquier información se dirijan al teléfono 116000 de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), así como a los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957 y al 'e-mail' sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es. También se puede llamar al 062, 091 o 112.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Canarias
El redactor recomienda