A prisión el conductor de ambulancias por el crimen del hospital de Alcalá y espiar a su pareja
  1. Sucesos
los celos, presunto detonante

A prisión el conductor de ambulancias por el crimen del hospital de Alcalá y espiar a su pareja

El empleado está acusado de asesinato u homicidio doloso contra el enfermero por supuestos celos y por revelación de secretos por espiar a su pareja con una 'app' del móvil

placeholder Foto: Momento de la detención del acusado. Foto: Atlas
Momento de la detención del acusado. Foto: Atlas

El juez de Instrucción número 2 de Alcalá de Henares ha ordenado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el conductor de ambulancias que asesinó el pasado sábado a un enfermero del Hospital Príncipe de Asturias, han informado fuentes jurídicas. Se le acusa de un delito de asesinato u homicidio doloso y revelación de secretos. La investigación por la relevación de secretos se corresponde a la sospecha de que estuviera espiando a su pareja con una aplicación del teléfono móvil.

Esta calificación penal es inicial y podría modificarse según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial. Al término de la declaración, el abogado del investigado ha solicitado que un médico forense comprobase el estado de su cliente al entender que no se encontraba en condiciones para su ingreso en prisión, extremo que ha negado el facultativo, quién ha entendido que no hay motivo alguno que justifique su no reclusión.

El investigado, que se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar durante su comparecencia judicial, será conducido al recinto penitenciario de Madrid II (Alcalá - Meco). La víctima es Sergio Luis G., español de 41 años, delegado sindical del Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS), que estaba divorciado y tenía dos hijos con otra trabajadora del hospital.

El atacante creía que había iniciado una relación con una compañera de turno, quien fue durante cuatro años su novia. Otras fuentes aseguran que ya habían cortado y pensaban que la culpa de la ruptura era el enfermero, algo que el primero "no podía soportar". El detenido es conductor de ambulancias de la empresa Ferrovial que se encarga desde hace una década del traslado de enfermos a este hospital. Pero el pasado sábado no trabajaba, estaba de vacaciones o de baja.

No obstante, sobre las 14:15 horas se vistió con su uniforme de trabajo en una sala del hospital y se fue en busca del enfermero, que localizó comiendo en la sala de descanso de Urgencia. Esperó a que estuviera solo para sacar un cuchillo y degollarle. Se lo clavó también en el ojo y le rajó los testículos, además de producirle otras heridas contusas en el abdomen, con posible evisceración, algo compatible con un comportamiento criminal provocado por profundos y reiterados celos. Esto se une al hecho de era el día del cumpleaños de la víctima.

Minutos después de los hechos, otro sanitario entró en el lugar y se encontró con la escena del crimen. Dio la voz de alarma y hasta el lugar acudieron dos policías nacionales que se encontraban en urgencias custodiando a un detenido. El presunto asesino trató de atrincherarse en otra sala del centro, pero fue finalmente detenido por los agentes. El arrestado se llama Gonzalo, tiene 39 años y no contaba con antecedentes ni problemas psiquiátricos, según han indicado a Europa Press fuentes policiales. Conocía a Sergio y había mantenido algún encontronazo por celos. Ahora se encuentra en dependencias policiales.

Homicidios Sucesos
El redactor recomienda