¿Dónde está Marta del Castillo? El caso, paso a paso, que ha dejado una herida abierta
  1. Sucesos
12 años y sin rastro de su cuerpo

¿Dónde está Marta del Castillo? El caso, paso a paso, que ha dejado una herida abierta

Han pasado 12 años desde que Marta salió de su casa para no volver. El caso ya tiene a dos condenados, Miguel Carcaño y El Cuco, pero sus padres aún siguen sin encontrar lo más importante: el cuerpo de su hija

placeholder Foto: 12 años sin Marta del Castillo. (EFE)
12 años sin Marta del Castillo. (EFE)

Marta del Castillo tenía 17 años cuando desapareció. Vivía con sus padres en el sevillano barrio de Tartessos y llevaba una vida nornal, como la de cualquier adolescente de su edad. Salía con sus amigas, usaba Tuenti (la red social de entonces) y tuvo una pareja, Miguel Carcaño, unos años mayor que ella de quien se separaró. Hace hoy 12 años, la joven salió de casa para encontrarse con su exnovio. Lo que ocurrió dentro de ese piso, en aquella tarde-noche, no se sabe con exactitud; son muchas las teorías que se han planteado sobre si realmente hubo una pelea entre los dos o si Marta fue una víctima desafortunada de una batalla entre hermanos. Tampoco se puede confirmar si en la vivienda estaban solos o hubo terceras personas; incluso ahora, después de dos juicios celebrados con sentencias firmes y una causa abierta el pasado año. Lo que sí se sabe es que Del Castillo fue una víctima.

La noche del 24 de enero de 2009 se cometió uno de los peores crímenes. Aunque esta sea una expresión muy utilizada en casi todos los sucesos que "han marcado la crónica negra de España" —como se suele decir—, lo cierto es que el caso de Marta del Castillo marcó realmente un antes y un después. La joven sevillana no fue la primera chica que primero desaparece y luego se descubre que fue asesinada; por desgracia, son muchos los casos así, como el caso de Diana Quer y otros muchos que no han hecho tanto ruido y quedan en el olvido. En este caso en particular, lo que ha resultado más pavoroso no es solo el crimen, sino lo que vino después. La frialdad con la que el asesino de Marta y su cómplice, El Cuco, han eludido las preguntas de las autoridades policiales y judiciales sobre dónde ocultaron el cuerpo de la joven ha sentado un precendente peligroso en otros responsables de crímenes similares que se amparan en el "no lo sé". ¿Les suena la joven Marta Calvo, desaparecida en Manuel?

Ha habido condenas y se ha identificado a los responsables, sí. Pero el caso Marta del Castillo podría seguir siendo un crimen sin resolver al faltar lo más esencial: su cuerpo. Más de una década después, su cuerpo continúa en paradero desconocido y ahora la cuestión primordial de la investigación no es quién la mató o cómo lo hizo, sino si alguna vez podremos llegar a decir que Marta del Castillo ha sido encontrada. Este es un repaso de la investigación completa hasta la actualidad:

Cronología del caso

  • 24 de enero de 2009. Marta del Castillo, de 19 años, salió por la tarde de la casa en la que vivía con sus padres en la zona de San Carlos-Tartessos, uno de los barrios del distrito de San Pablo-Santa Justa, al norte de Sevilla, para "ir a ver a unos amigos". Al día siguiente, sus padres trataron de dar con ella tras comprobar que no había vuelto a casa. La llamaron varias veces pero el móvil está apagado. No esperaron más y denunciaron la desaparición de su hija ese mismo día.
    Hasta ese momento, la Policía tenía como únicas pistas la versión de los padres y el testimonio de un vecino que aseguró haberla visto la pasada noche en su portal, esperando a alguien. Para entonces, el vecindario ya conocía la noticia gracias a la campaña levantada por los Del Castillo. En el mundo digital de aquel año también se volcó con la búsqueda de la joven y los usuarios de Tuenti compartían carteles con su foto.
placeholder Los padres de Marta del Castillo. Foto: Efe
Los padres de Marta del Castillo. Foto: Efe
  • 29 de enero. Decretaron el secreto de las actuaciones y la familia de Mari Luz Cortés —desaparecida ese mismo mes y que apareció muerta— visitaron a los padres de la damnificada para mostrarles su apoyo. El caso ya era de sobra conocido en todas partes del país y los sevillanos se unieron en una multitudinaria concentración en la ciudad bajo el lema "Todos somos Marta".
  • 14 de febrero. Tras las primeras investigaciones y una ronda de declaraciones, la Policía detuvo al primer sospechoso de la desaparición. Se trataba de Miguel Carcaño, de 20 años, antiguo novio de la joven. Junto a él, las autoridades se llevaron arrestado a un amigo suyo, Samuel Benítez. Tan solo unas horas después de ser esposados e interrogados por los agentes, Carcaño confesó haber matado a Marta. Así comenzó la primera de las ocho versiones que el principal acusado ha dado a lo largo de todo el proceso de investigación.
    Según él, la noche de la desaparición él quedó con Marta en su casa, ubicada en la calle León XIII, a pesar de que la relación entre ambos ya estaba rota. En un momento dado, durante una acalorada discusión, Carcaño golpeó a la joven en la cabeza con un cenicero. Después, trató de ocultar el cuerpo con ayuda de su amigo, el otro detenido, y ambos arrojaron el cuerpo a la altura del puente que comunica Sevilla con Camas en el río Guadalquivir. No hizo falta escuchar más para que la Policía enviara un equipo de búsqueda al lugar, sin encontrar nada. Tras conocer el arresto de S.B. la familia y amigos de la desaparecida se escandalizaron al recordar que, en las campañas y concentraciones a favor de Marta, él estuvo en primera línea.
    Ese mismo día, la Policía también detuvo a un menor como sospechoso, Francisco Javier García, alias El Cuco. Según informó el entonces ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, era un chico de 17 años y hermanastro de Carcaño: Francisco Javier D.M.
  • 17 de marzo. Después de otra de las versiones aportadas por Carcaño, las autoridades abandonan la búsqueda en el río Guadalquivir y, guiados por el testimonio del acusado, se centran en el vertedero de Alcalá de Guadaíra.
placeholder Los tres supuestos cómplices: el hermano de Carcaño y Samuel Benítez. EFE
Los tres supuestos cómplices: el hermano de Carcaño y Samuel Benítez. EFE
  • 20 de mayo. El juez deja en libertad a Francisco Javier, de 40 años y hermanastro de Miguel. Unos días antes, mandó arrestar a su novia, pero también fue liberada al poco tiempo. Carcaño y su amigo Samuel continúan en prisión provisional y el menor acusado se queda internado en un centro de menores.
  • 23 de febrero de 2010. La Audiencia Provincial de Sevilla ordenó volver a buscar el cuerpo de la joven en una zona cercana a la zanja de la localidad de Camas, donde ya se buscó anteriormente sin ningún resultado.
  • 16 de noviembre. El Cuco fue detenido por romper la orden de alejamiento que el juez impuso contra él al haber pasado con el coche a menos de 50 kilómetros de distancia de la casa de la familia Del Castillo.
  • 24 de enero de 2011. Arrancó el juicio en un tribunal de menores contra el mismo menor por la violación y asesinato de Marta del Castillo. Por entonces tenía 17 años y se enfrentaba a una petición de la Fiscalía de seis años de internamiento en un centro.
  • 24 de marzo. Exactamente tres meses después, el juez dio a conocer la sentencia: El Cuco queda absuelto de los delitos por los que le acusaban pero sí lo condenaron por encubrimiento debiendo estar tres años ingresado en un centro de menores.
  • 17 de octubre. Fue el turno de Miguel Carcaño para sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Sevilla y enfrentarse a los 52 años de prisión que pedía la Fiscalía por violación y asesinato y otro delito contra la integridad moral de los padres de Marta del Castillo.
  • 13 de enero de 2012. Se cerró el caso con la condena a Miguel Carcaño a 20 años de prisión por delito de asesinato, pero no por el de violación. Los cómplices quedaron libres de todo cargo.
  • 6 de febrero. El Tribunal Supremo revisó la sentencia contra el acusado y elevó la condena a 21 años y once meses de cárcel al considerar, esta vez sí, que era culpable de un delito contra la integridad moral de los padres de la víctima y ordenó dictar una nueva sentecia contra Benítez (que tiempo después fue absuelto de nuevo).
  • 5 de marzo de 2013. Uno de los condenados, El Cuco, cumplió su condena y quedó libre pero sujeto a 13 meses de libertad vigilada.
  • 14 de abril. Las autoridades retoman la búsqueda del cuerpo, esta vez en una finca del municipio de La Rinconada, tras una de las muchas versiones de Carcaño.

Búsqueda incesante del cuerpo

  • 6 de junio. La familia de Marta del Castillo continuó en su lucha por que que se hiciera justicia por el asesinato de su hija y presentaron una demanda al Tribunal Constitucional para que declarase nulas las sentencias de la Audiencia y del Supremo y así celebrar un nuevo juicio.
  • 18 de marzo de 2014. Las autoridades hallaron restos óseos en una escombrera, situada entre Camas y Sevilla, pero no pertenecían a la joven.
  • 25 de febrero de 2017. Cinco años después de ser condenado, el padre de la joven sevillana, Antonio del Castillo, se entrevistó con el asesino de su hija. En su encuentro en el centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), el hombre aseguró que el preso le indicó que el cuerpo de la menor estaba enterrado en una carretera secundaria cerca de La Algaba y que fue su hermano, Francisco Javier Delgado, quien lo ocultó allí. No encontraron nada.
  • 23 de mayo. La búsqueda de Marta no cesó y ese día la Policía volvió a la localidad de Camas en una zona cercana al tanatorio.
  • 19 de febrero de 2019. El Cuco y su madre fueron procesados por falso testimonio en el juicio a raíz de unas conversaciones publicadas por este medio en las que los padres admiten que mintieron en sus declaraciones.
placeholder Operativos de búsqueda para encontrar a Marta del Castillo. Fotos: Efe
Operativos de búsqueda para encontrar a Marta del Castillo. Fotos: Efe
  • 10 de febrero de 2020. El caso Marta del Castillo da un nuevo giro después de que los padres de la joven presentasen pruebas de que su hija fue asesinada para ocultar una estafa hipotecaria. Según la información recopilada por un periodista de El Confidencial, en 2009 los hermanos acusados debían hacer frente a la hipoteca de 49.000 euros por la casa que heredaron de su madre. Carcaño pidió un crédito al banco por valor de 108.000 euros para poder hacerse cargo de la casa y, de paso, pagar a su hermano a cambio de que este le vendiera su parte del inmueble. No obstante, su hermano sabía que no le concederían ese préstamo por la inestabilidad de Carcaño en el plano profesional, por lo que decidió falsear unas nóminas y su vida laboral y finalmente le concedieron la hipoteca. Esta situación y los problemas económicos que surgieron después entre los dos hermanos dieron lugar a una de las mil versiones con las que el asesino confeso trató de exculparse.
  • 14 de febrero. En el día de San Valentín, un juez reabre el caso Marta del Castillo y eso es lo último que se ha sabido hasta ahora.

Las ocho versiones de Miguel Carcaño

Fue el primer sospechoso de las autoridades y aunque es cierto que en un principio confesó ser el autor de la muerte de la joven, nunca, hasta día de hoy, ha revelado lo que realmente ocurrió aquella noche de enero. Desde que fue detenido, ha llegado a dar distintas versiones del crimen pero todas ellas con una única intención: no desvelar el lugar en el que ocultó el cuerpo. Si bien la primera vez indicó a la Policía que arrojó su cuerpo al río, una vez lo ingresaron en prisión provisional confesó que no lo había ocultado allí sino que lo dejó en un contenedor; para después volver a cambiar de opinión y asegurar que él no hizo nada y que quien mató a Marta fue El Cuco.

placeholder Miguel Carcaño, custodiado por la Policía para someterse al 'test de la verdad'. Foto: Efe
Miguel Carcaño, custodiado por la Policía para someterse al 'test de la verdad'. Foto: Efe

Poco después, en unas conversaciones intervenidas que mantuvo con su abogada —la cual acabó dimitiendo— y recogidas por RTVE, Carcaño aseguró estar "preocupado" cuando se enteró de que en el vertedero no encontraron el cuerpo de la víctima y entonces continuó con el reparto de culpas: si el cuerpo de Marta no estaba ahí fue porque sus compañeros lo cambiaron de sitio. En estas mismas conversaciones llegó a decir a su abogada que él hizo la primera confesión por presión policial: "Ellos me iban poniendo miguitas".

Cuando cumplió un mes de prisión preventiva, Carcaño admitió que sí violó a Del Castillo y alegó que lo confesó entonces porque, según las transcripciones, "había un momento en que no podía con esta carga". En ese mismo mes, el preso trató de suicidarse en su propia celda de la prisión de Morón de la Frontera (Sevilla), pero otros reos llegaron a tiempo. Pero, de nuevo, cambió esta versión también y, solo cuando la acusación particular pidió condenarlo por asesinato y violación, volvió al primer testimonio y aseguró que no, que no la había agredido sexualmente y que murió tras golpearla con un cenicero.

Primero confesó la violación, pero el juez no lo condenó por ese delito por falta de pruebas

Sin embargo, en este caso, las palabras no se las llevó el viento. El acusado hizo una declaración que los investigadores no pudieron obviar; y en abril de 2010, el juez instructor del caso le imputó dos delitos de violación, uno de ellos como cooperador necesario, y uno de asesinato. En un auto de 50 folios, el magistrado dejó reflejado lo que, de acuerdo con los resultados de la investigación, ocurrió el 24 de enero. Según lo relatado en el escrito, aquella noche se encontraron Marta, Carcaño y El Cuco en casa del principal acusado y los chicos bebieron alcohol y consumieron hachís. En un momento dado, Del Castillo rechazó un beso de Carcaño y este se puso muy agresivo, hasta el punto de agredir de un puñetazo a su expareja.

Después, tanto Carcaño como el menor llevaron a la víctima al dormitorio y allí la desnudaron, le introdujeron a la fuerza un calcetín en la boca para que no gritase y fue violada primero por Carcaño y después por El Cuco, siendo amenazada por este con una navaja. A continuación, amordazaron a la joven con cinta aislante y la estrangularon con un cable. Para comprobar que finalmente estaba muerte usaron un tensiómetro. De acuerdo con el escrito, transportaron el cuerpo de la víctima en el coche de la madre del menor sobre las 2:00 horas de la madrugada con la colaboración de su amigo, el otro investigado, Samuel Benítez.

A ojos del juez, este no fue el único cómplice, ya que también pidieron ayuda al hermano del principal acusado para envolver el cuerpo de Del Castillo y lo sacaron en una silla de ruedas —unos vecinos afirmaron haberlos visto— para después limpiar la casa y así eliminar cualquier prueba. Con todo, los policías que registraron en su momento el domicilio del imputado declararon en el juicio que en su casa encontraron restos biológicos de la víctima en varias zonas de la casa.

Durante el juicio que se celebró en la Audiencia de Sevilla, Carcaño no sorprendió al volver a negar que violara a su exnovia y aseguró ante el juez que fueron El Cuco y su amigo Samuel quienes escondieron el cuerpo y que él no sabía dónde estaba; aunque sí admitió que fue él quien la mató, accidentalmente, con un cenicero tras una pelea originada, según él, porque Marta quería vovler con él. Después —de acuerdo con el relato del acusado— llegaron sus dos amigos imputados y se deshicieron del cuerpo mientras él limpiaba las pruebas de su casa. Una versión que ha seguido manteniendo hasta ahora. "Si supiera de verdad dónde está el cuerpo lo diría", concluyó el acusado en la última sesión, antes de pedir perdón a la familia Del Castillo.

Por su parte, el otro inculpado y acusado de cómplice, Samuel Benítez, en un principio sí admitió haber ayudado a su amigo a deshacerse del cuerpo, aunque luego en el juicio desechó esta idea y aseguró que ni estuvo en esa casa ni le llamaron para que acudiera porque pasó toda la noche en la barriada de Montequinto de Dos Hermanas. Asimismo, El Cuco, que pese a haber sido absuelto de estos delitos declaró como testigo en el juicio, negó que tuviera algo que ver con el crimen y sostuvo la versión que meses antes defendió en su propio juicio.

Foto: Miguel Carcaño, asesino confeso de Marta del Castillo (Efe)

Finalmente, Carcaño, hasta ahora único culpable del crimen contra Marta del Castillo, fue condenado a 20 años de cárcel solo por asesinato al no quedar probado que la víctima fuera agredida sexualmente. Según la sentencia, aquel día, sobre las 20:40 horas de la tarde, Marta se encontraba en el piso de su exnovio y, en un momento dado, ambos discutieron por la relación sentimental que mantuvieron. Entonces, Carcaño cogió un cenicero de cristal y la golpeó con él en la zona izquierda de la sien, lo que provocó que la menor cayera al suelo, justo debajo del escritorio de su dormitorio. Murió en el momento. Pero pasa asegurarse, el condenado usó el tensiómetro y, tras comprobar que ya no respiraba, tiró el cenicero a la cama. En ese contexto, llegó a su casa El Cuco, con quien había quedado antes, y ambos decidieron qué hacer; por lo que colocaron el cuerpo de la joven en la silla de ruedas y de ahí la trasladaron al coche de la madre del menor sobre las 22:15 horas.

¿Qué hizo después el asesino? Según el tribunal, tras limpiar su casa y deshacerse del cuerpo de su expareja, este fue a casa de su entonces novia para "aparentar normalidad" y luego, sobre las 1:00 horas de la madrugada, regresó a su casa. No fue hasta 2013 cuando el condenado volvió a dar un bandazo en sus declaraciones y señaló a su hermano, aunque finalmente estas acusaciones cayeron en saco roto después de que el juez de instrucción 4 de Sevilla archivara la causa contra él.

¿Nuevas pistas de Marta del Castillo? Los padres piden reabrir el caso

Ese testimonio que dio entonces el acusado hacía referencia a la delicada situación económica en la que se encontraban los dos hermanos. En esta versión, Carcaño relató que aquel 24 de enero, cuando Marta y él llegaron a su casa, Franciso Javier se encontraba allí y los dos jóvenes se pusieron a discutir por la irresponsabilidad del más joven al haber gastado, supuestamente, gran parte del dinero que les quedaba. La trifulca se volvió violenta y cuando Delgado comenzó a golpearle, según sus declaraciones, y Marta se interpuso entre ambos para poner fin a la pelea, su hermano acabó con su vida.

Tiempo después, se demostró que él decía la verdad con respecto a su situación económica, el resto de la historia aún no ha sido corroborado. A día de hoy, Miguel Carcaño, único asesino confeso de Marta del Castillo, sigue cumpliendo condena en el Centro Penitenciario Sevilla II, en Morón de la Frontera.

El Cuco: un fiel encubridor

Su verdadero nombre es Francisco Javier García, pero en su círculo social era conocido como El Cuco. Su implicación en el asesinato de la joven es casi tan notable como la del principal condenado. Sin embargo, cuando ocurrió todo e incluso cuando en 2011 se celebró el juicio contra él, este sospechoso contaba con una baza a su favor, ya que por entonces era menor de edad y no podía ser juzgado como el resto de acusados, ni tampoco ingresar en prisión. Las investigaciones preliminares lo señalaban como uno de los cómplices de quien siempre se sospechó que fue el autor del crimen, Carcaño.

Las grabaciones a la madre de El Cuco, la última esperanza judicial

Tal y como relató el juez de instrucción del caso, El Cuco ayudó a su amigo a deshacerse del cuerpo de la adolescente y lo trasladaron en el coche de la madre del primero. Además, de acuerdo con una de las primeras versiones de Carcaño, el menor fue quien realmente mató a Marta y quien trató de abusar sexualmente de ella, unas acusaciones que él negó rotundamente en el juicio, asegurando que él ni siquiera estuvo en esa casa la noche del crimen. No obstante, uno de los peritos que comparecieron en el juicio testificó que encontraron su ADN y de la víctima en la casa de su amigo.

Aun con todo, finalmente quedó libre de los delitos de violación y asesinato de Marta del Castillo, aunque sí tuvo que cumplir la condena por un delito de encubrimiento. Lo más llamativo del juicio fue que, una vez dictada la sentencia, el propio magistrado aseguró — en declaraciones recogidas por Efe — estar "plenamente convencido" de que el menor sabía dónde estaba el cuerpo de la joven.

placeholder 'El Cuco' en una imagen de 2016. Foto:Efe
'El Cuco' en una imagen de 2016. Foto:Efe

Por esto y otras muchas razones, parte de la opinión pública, así como los padres de la víctima, siempre ha pensado que aquel menor tuvo algo que ver con el asesinato de la joven y que callaba más de lo que decía. Pero la fama del penado, que por entonces cumplía su condena, no hizo más que empeorar a partir del 29 de octubre de 2011, cuando su madre, Rosalía García, apareció en el programa 'La Noria', de Telecinco, para ser entrevistada por Jordi González y hablar de la "inocencia" de su hijo. Además de por lo polémico de su participación, los espectadores hicieron boictot a la cadena al convocar a través de las redes sociales un apagón en Telecinco y que nadie regalara ni el más mínimo porcentaje de audiencia al canal de Mediaset. Durante su intervención, García no mostró su rostro a la cámara en ningún momento para evitar ser reconocida; pero lo peor llegó cuando se hizo público que por esa apartición estelar se embolsó 10.000 euros. Unos meses después, Telecinco suspendió la emisión de 'La Noria' tras la avalancha de críticas.

En relación con las últimas pistas que se han desvelado sobre el crimen de Marta del Castilo, y que podrían esclarecer (o acercarse a) lo que realmente ocurrió, El Cuco admitió que le cuadraba que, en aquel tiempo, los hermanos hubiesen discutido por dinero. En unas declaraciones al programa 'Epejo Público' hechas el pasado mes de febrero, el expreso apuntó que "una discusión la puede tener cualquiera y un mal porrazo se le puede dar a cualquiera".

Caso Marta del Castillo Sucesos
El redactor recomienda