33 años de cárcel por matar a su vecina septuagenaria y agredirla sexualmente con una percha
  1. Sucesos
el acusado tiene un retraso mental moderado

33 años de cárcel por matar a su vecina septuagenaria y agredirla sexualmente con una percha

El condenado accedió a la casa de la víctima, de 75 años, y la golpeó varias veces con la percha de madera antes de introducirle el mismo objeto en sus genitales y asfixiarla

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un hombre a 33 años de prisión y ha decretado su internamiento en un centro psiquiátrico por asesinar y agredir sexualmente a una mujer de 75 años en la localidad de Xàtiva. El tribunal ha aplicado la eximente incompleta por alteración psíquica y deberá pagar una indemnización de 180.000 euros a los familiares de la víctima.

Según recoge la sentencia, el acusado acudió al domicilio de la víctima, su vecina, el 10 de febrero de 2017 y comenzó a llamar insistentemente a la puerta. Como ambos se conocían previamente, la mujer le dejó entrar. Cuando los dos se encontraron en el cuarto de la víctima, el acusado — "con la intención de satisfacer sus deseos
sexuales" — procedió a golpear a la mujer en la cabeza con una varilla de una percha de madera, dejándola tirada en el suelo y aturdida.

Después, el ahora condenado se puso encima de la mujer y, pese a la resistencia de la misma (hallaron ADN del procesado en seis de sus uñas), continuó golpeándola con la percha por todo el cuerpo — concretamente en el cuello, tórax, rostro, pecho, piernas y brazos —, introduciéndole un trozo de este objeto por la vagina y el ano.

De acuerdo con el escrito, el acusado, actuando con la intención de acabar con la vida de su vecina aun sabiendo que estaba inconsciente, cogió de nuevo la percha y se la introdujo en la boca, tapándole después la nariz y la boca para así asfixiarla y provocarle la muerte. La víctima finalmente falleció como consecuencia de las lesiones producidas en la boca y por el taponamiento de las vías respiratorias

La sentencia también considera probado que el condenado padecía un retraso mental moderado en el momento de los hechos y que llevaba sufriendo desde hacía años. Por su parte, uno de los testigos declaró que el día del crimen escuchó gritos procedentes de la vivienda de la víctima, después una vos masculina diciendo "te voy a matar" y, por última, solo silencio.

Agresión sexual Asesinatos
El redactor recomienda