Naturaleza, cultura, gastronomía... Siete planes turísticos que ofrece Huesca
  1. Sociedad
disponibles en eselmomentohuesca.com

Naturaleza, cultura, gastronomía... Siete planes turísticos que ofrece Huesca

Quienes visiten la provincia pueden hacer ascenso de picos y escalada, paracaidismo, cicloturismo, espeleología o parapente, además de degustar una gastronomía autóctona y de cercanía

placeholder Foto: Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

La pandemia ha hecho que los convencidos del turismo nacional lo sean aún más, pero los que solían irse al extranjero ahora también empiezan a visitar muchos de los parajes y destinos de nuestro país que pueden competir con cualquier otro internacional. Estamos, por tanto, en una época de descubrimiento y redescubrimiento del patrimonio histórico, artístico y turístico español.

Huesca es una de las provincias que ofrece a los viajeros un amplio y variado abanico de posibilidades, todas ellas ligadas al entorno natural y acordes a una forma de convivir con el medioambiente de forma sostenible. Es por eso que quienes visiten la provincia pueden hacer ascenso de picos y escalada, paracaidismo, BTT y cicloturismo, descenso de barrancos, espeleología, parapente, pesca o 'rafting', entre otras muchas cosas, además de aderezar sus visitas con una cultura arquitectónica e histórica y una gastronomía basada en productos autóctonos y de cercanía.

Este año, la Diputación Provincial de Huesca, en colaboración con la Confederación Empresarial de la Provincia de Huesca (CEOS-Cepyme), ha impulsado un programa de bonos con descuentos de hasta el 40%, disponibles en eselmomentohuesca.com, a través de las agencias oscenses adheridas al programa. Los bonos se aplicarán para las estancias del 1 de septiembre al 20 de diciembre de dos noches y desayuno en los establecimientos hoteleros incluidos en este programa. Si quieres visitar la provincia, aquí van siete planes de los que puedes disfrutar.

1.- Piérdete en el Montsec

placeholder Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

En la parte oriental de la provincia se encuentra el Montsec, una zona que gustará especialmente a quienes quieran disfrutar 'perdiéndose' en sitios inhóspitos y desconocidos. Desde la ermita de Nuestra Señora del Congost, la perspectiva de las aguas del embalse de Canelles sobre el río Noguera Ribagorzana, así como el congosto de Mont-rebei, permiten al visitante apreciar un entorno donde la mayor parte del año predomina un patrimonio natural en el que se descubre también arte, historia y etnografía.

2.- Descubre la cultura del Monasterio de Alaón

placeholder Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

Viajar implica tomarse unos días de descanso, pero en absoluto está reñido con conocer la cultura del lugar. El municipio de Sopeira tiene diversos atractivos, pero quizá uno de los más destacados sea el Monasterio de Alaón, un monasterio de la Orden de San Benito. La fecha de su estructura original se desconoce, pero las estimaciones al siglo VI. En la época cluniacense fue reedificado, con lo que su arquitectura actual data de finales del siglo XI. El monasterio se considera una de las joyas del románico y en su cripta cuenta con frescos de los siglos XIV y XV. Alrededor de todo su entorno, el Montsec de Aragón, también podrás visitar otras joyas históricas como la ermita de Santa Quiteria (Montfalcó)

3.- Ordesa: el Pirineo desde otro punto de vista

placeholder Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

Si te has quedado con ganas de acercarte al Pirineo aragonés desde otro punto de vista, tu mejor opción es Ordesa. Concretamente, el Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido, que te permite acercarte a la parte central de la montaña desde la comarca del Sobrarbe. Catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, puedes disfrutar de la naturaleza observándola desde la Cascada de la Cueva, la Cola de Caballo (eso sí, a cuatro horas a pie desde la Pradera de Ordesa), el Refugio de Góriz, el Cañón de Añisclo o los miradores de Revilla, desde los que puedes ver la Garganta de Escuaín. Cuando hayas hecho hambre, puedes acercarte a los restaurantes tradicionales de Revilla y pedirte una cazuela de judías, unas migas aragonesas, una carne del valle a la brasa o un cordero al horno.

4.- Pinturas de Bayeu en el corazón de los Monegros

placeholder Foto: Diputación de Huesca.
Foto: Diputación de Huesca.

El visitante puede descubrir, en pleno corazón de Los Monegros, el Monasterio de Nuestra Señora de las Fuentes y adentrarse en él para ver los vestigios que el paso de la historia ha dejado en sus techos y paredes desde que fuera creado a principios del siglo XVI. Su importancia no radica solo en su antigüedad, sino también en las pinturas murales realizadas por fray Manuel Bayeu, que decoran más de 2.000 metros cuadrados en su interior. El que fuera hermano del pintor de cámara del rey y cuñado de Francisco de Goya pintó durante casi toda su vida en las paredes, techos, bóvedas y capillas del complejo monacal. La Diputación Provincial de Huesca trabaja desde 2016 en la recuperación y rehabilitación de toda esta Cartuja.

5.- De ruta por Alquézar

placeholder Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

Alquézar, con una población que no llega a los 300 habitantes, es un ejemplo de recuperación de su patrimonio arquitectónico y entorno natural para ofrecer una oferta turística durante todo el año. El municipio ofrece, sobre todo, una amplia lista de rutas. Una de las más famosas es la de las pasarelas que atraviesan el último tramo del cañón del río Vero, pero no es la única opción: también puedes dar largos paseos por el barranco de Chimiachas, conocer la iglesia de Santa Columba (del siglo XIX), atravesar los puentes de Villacantal y Fuentebaños o ver los buitres leonados, los alimoches y el quebrantahuesos de Basacol. Además, podrás conocer la historia de la zona mediante las visitas culturales en el Parque Cultural Río Vero o el museo del municipio. Para reponer fuerzas puede ser una buena opción probar las chiretas, uno de los platos más típicos de la zona.

6.- Con la bici en el barranco de la Escarihuela

placeholder Foto: TuHuesca.
Foto: TuHuesca.

Si te gusta ir con tu bici y eres de esos a quienes cualquier ruta les parece demasiado sencilla, tienes que conocer Liria y, más concretamente, el barranco de la Escarihuela. Con un desnivel cercano a los 350 metros, la ruta ofrece a sus visitantes las vistas de las montañas cercanas y una flora que, en función de la época del año, muestra olivos, cipreses, pinos e incluso almendros en flor. Durante el camino, además, se puede observar vestigios de la zona como la Bodega de las Cerveras o la masía de Abanillas. Esta zona puede ser especialmente interesante para los ciclistas que hagan gravel, ya que el suelo de gran parte de la ruta está formado por una mezcla de grava y roca. SI te vas a llevar un bocadillo, pruébalo con paté campaña con muxardona, que es artesanal y típico del entorno cercano.

7.- Conoce los Pirineos de los Valles Occidentales

placeholder Foto: Sergio Padura.
Foto: Sergio Padura.

Para los aficionados a la montaña, una de las mejores alternativas son los Pirineos y, en concreto, los Valles Occidentales por la variedad de rutas para todos los niveles que ofrecen. Ansó y Valle de Hecho son los dos municipios referentes en esta zona, además de otras localidades un poco más pequeñas de población pero que ofrecen cascos urbanos con edificaciones propias de montaña, establecimientos hoteleros y de restauración con elementos y productos autóctonos, sin olvidar la arquitectura y patrimonio cultura, como el Monasterio de San Pedro de Siresa.

Aragón Naturaleza Gastronomía ECBrands