previsto a partir de septiembre

Las botellas de Lanjarón serán de plástico 100% reciclado en 2021

A esta iniciativa se suma un cambio de tapón, también de material 100% reciclable y unido a la botella, con el propósito de hacer más efectivo el proceso de reciclaje

Foto: El agua de Lanjarón procede de las cumbres del Parque Natural de Sierra Nevada, reserva de la Biosfera. (Pixabay)
El agua de Lanjarón procede de las cumbres del Parque Natural de Sierra Nevada, reserva de la Biosfera. (Pixabay)

Una bolsa de plástico tarda 150 años en degradarse; 400 años, los cubiertos y una botella de este material puede tardar hasta 1.000 años en desaparecer, según la Fundación Aquae. Cada año acaban en los océanos ocho millones de toneladas de desechos plásticos. La ONU prevé que en 2050 serán 12.000 millones de toneladas si no se toman medidas. La esperanza para revertir la situación a tiempo es la economía circular, que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes cuantas veces sea posible para llegar al residuo cero. En este proceso de economía circular las marcas se convierten en actores fundamentales.

Una de las últimas iniciativas la ha puesto en marcha Lanjarón; de modo que todas las botellas de la marca estarán hechas con el plástico de otras (100% rPet o Pet reciclado) a partir de septiembre. "La circularidad es nuestro objetivo de negocio desde que integramos rPet por primera vez hace más de 10 años y estamos orgullosos de poder anunciar que es una meta ya real", explica François-Xavier Lacroix, director general de Aguas Danone en España.

Este nuevo formato estará disponible en las botellas de 1,25 litros rPet 100% y, progresivamente, se irá incorporando al resto de la gama. Con esta iniciativa, la marca se adelanta a la fecha marcada en el Pacto Europeo de los Plásticos, sobre el tratamiento de los envases de dicho material, que deben ser reciclables en 2025.

Un tapón unido a la botella

Unido a esta innovación, las botellas también experimentarán un cambio en su tapón. En este proyecto ('El tapón que se queda') dicho elemento se encuentra unido a la botella. De este modo, se logra un proceso de reciclaje más efectivo para el consumidor, que tiene un único elemento para desechar. Este tapón, formado por plástico 100% reciclable, permite asegurar que todo el envase llegue al contenedor de reciclaje amarillo.

En 2021 el tapón de las botellas de Lanjarón estará pegado a la botella, haciendo más efectivo el proceso de reciclaje para el consumidor. (Cortesía)
En 2021 el tapón de las botellas de Lanjarón estará pegado a la botella, haciendo más efectivo el proceso de reciclaje para el consumidor. (Cortesía)

Además del reciclaje de residuos, hay otro gran frente contra el cambio climático: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2). "El envase tiene un gran protagonismo en términos de cambio climático, pero no podemos obviar el resto de la cadena de valor. Las operaciones y la logística tienen un gran impacto en el medioambiente y estamos trabajando en ellos para que Lanjarón neutralice al 100 % sus emisiones en 2025 hasta las cero emisiones netas", afirma Irene de la Torre, responsable de Compras y Medioambiente de Aguas Danone en España.

En palabras de Lacroix, "está en nuestras manos ofrecer nuestros productos de la manera más sostenible". Un mantra que Lanjarón trata de aplicar en todo momento. Hace 10 años que la marca introdujo por primera vez el plástico de origen vegetal y en 2018 lanzó su primera botella 100% con plástico reciclado, dedicando sus beneficios a la financiación de diferentes acciones de lucha contra el abandono de residuos y en pro de la economía circular.

Sociedad