El 42% cree que no consumirá igual

El nuevo consumidor poscovid: así están cambiando los hábitos

La relación calidad-precio, la sostenibilidad, la salud y, por encima de todo, la digitalización son factores que cobran mayor importancia durante el proceso de decisión del cliente

Foto:

La segunda ola de la pandemia se estabiliza, y a medida que volvamos a la nueva normalidad lo más probable es que los consumidores recuperen poco a poco la confianza. Pero eso no significa que vuelvan a comprar como lo hacían hasta ahora. De hecho, el 'Future Consumer Index' de EY señala que el 42% afirma que sus hábitos de consumo no serán los mismos y los expertos indican que estos nuevos comportamientos serán la palanca de cambio del comercio del futuro.

Aunque el coronavirus ha creado un entorno en el que los próximos seis meses son tan inciertos como los próximos seis años, muchas marcas ya se preguntan cuáles serán las motivaciones de los consumidores poscovid con el objetivo de adaptar sus estrategias y conectar con las aspiraciones de sus clientes. Para dar respuesta a esta pregunta, el Blog de Bankia recopila algunas de las tendencias más extendidas:

  • Con poder de decisión: En uno de los últimos análisis elaborados por LLYC señalan que al igual que las autoridades exigen a la ciudadanía ejemplaridad para superar la situación, “esa misma ciudadanía se la exigirá de vuelta, no solo a las instituciones, sino también a las marcas con las que se relacionan”. En este sentido, los expertos de la consultora afirman que los clientes están más informados, tienen mayor criterio y están limitados financieramente, y eso los hace “más conscientes, demandantes y críticos”.

El ocio virtual, el acceso al ‘delivery’, la compra de productos 'online' y el uso de plataformas para el teletrabajo van a reeducar nuestros hábitos

  • Digital: Antes de la pandemia el 30% de los consumidores españoles compraba ‘online’ regularmente, ahora —según KPMG— lo hace un 46%. El confinamiento y el miedo a un posible contagio están cambiando los canales a los que recurren los consumidores para obtener información sobre productos o servicios, y a futuro “el ocio virtual, el acceso al ‘delivery’, la compra de productos 'online' y el uso de plataformas para el teletrabajo van a reeducar nuestros hábitos y a provocar un cambio más acelerado del esperado en áreas como la digitalización”, señalan desde LLYC.
  • Foco en la salud: En enero, cuando el coronavirus aún no estaba tan presente, en el informe ‘Tendencias Consumer 2020’ ya se hacía referencia al término ‘Foodemic’; un movimiento impulsado por una preocupación generalizada por los hábitos alimentarios saludables que estaba empezando a crear comunidades como la de los amantes de la comida orgánica, la de los flexitarianos o la de los veganos, entre otras. La pandemia ha aumentado este interés por la salud, lo natural, lo cercano y lo sostenible y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) considera que seguirá creciendo el interés por el bienestar holístico. Además de su dieta, los clientes cuidarán cada vez más su salud mental y física.

Seguirá creciendo el interés por el bienestar holístico y, además de su dieta, los clientes cuidarán cada vez más su salud mental y física

  • Solidario: Un reciente estudio de la consultora Kártica señala que el nuevo consumidor es más consciente y solidario con las comunidades en las que vive y trabaja. Muchos buscan “ayudar” en el acto de comprar para apoyar a las marcas y a los establecimientos que, a su vez, ayudaron durante la pandemia. Aunque un análisis elaborado por el grupo de investigación FHOM de la Universidad Rovira i Virgili apunta que, aunque parece que le dan importancia a un consumo más ético, durante la crisis también se han detectado actitudes negativas como el descenso del reciclaje. Además, advierte de que, a corto plazo, el descenso del poder adquisitivo de muchas familias podría acabar provocando un nuevo cambio de prioridades, con compras centradas en el precio.
  • Consume en casa: El proceso de desescalada animó a la gente a volver a consumir y a comprar fuera de casa, pero la segunda oleada del virus, el miedo a posibles rebrotes, el ‘boom’ del comercio electrónico y el teletrabajo han tenido un impacto significativo en los hábitos de consumo de los españoles, que han limitado sus desplazamientos físicos. Una tendencia que confirma Kantar, que estima que las visitas a restaurantes han descendido alrededor de un 32%, mientras que las comidas entre semana en el domicilio crecen y el delivery aumenta un 31,5%.

En definitiva, el nuevo consumidor que trae el covid a corto plazo tendrá la vista puesta en la relación calidad-precio, la sostenibilidad, los productos saludables y, por encima de todo, será más digital y selectivo en su gasto. Aunque los expertos recuerdan que los hábitos de comportamiento han ido evolucionando durante las diferentes etapas de la pandemia y que es muy difícil predecir qué cambios quedarán arraigados y cuáles desaparecerán tras la crisis.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios