circuitos diferenciados

Así es la vuelta a la normalidad de los hospitales españoles tras el covid-19

Los centros sanitarios empiezan a estar preparados para reanudar sus servicios habituales, siempre y cuando sigan las recomendaciones de Sanidad y las distintas consejerías

Foto:

Ahora que la desescalada es ya una realidad, paulatinamente estamos volviendo a retomar las actividades fuera de casa. Tras dos meses y medio confinados, ha llegado por fin el momento de iniciar el camino hacia la 'nueva normalidad'.

Los centros sanitarios fueron los primeros en acusar un cambio drástico en su rutina. Ante la avalancha de contagios, tuvieron que adaptarse a un ritmo vertiginoso. Aumentaron su capacidad ampliando las zonas de UCI, incrementando el número de camas y contratando nuevo personal. Además, la atención primaria presencial no urgente se suspendió y muchos profesionales sanitarios de otras especialidades tuvieron que reconvertirse hacia labores hospitalarias. También fue vital la adaptación tecnológica para atender a pacientes desde casa o acercar a las personas ingresadas el cariño de sus seres queridos con videollamadas y otras herramientas.

El Ministerio de Sanidad recomienda la separación de circuitos diferenciados entre pacientes con covid-19 y sin él para la desescalada hospitalaria

Y aunque la crisis del covid-19 va a marcar un antes y un después en la sanidad, hospitales y centros de salud necesitan retomar sus servicios habituales e ir devolviendo a los pacientes la confianza de acudir al médico sin temor al contagio. Eso sí, cumpliendo los requisitos de seguridad e higiene que el Ministerio de Sanidad recomienda a cada comunidad autónoma y que están enfocados en cuatro áreas de actuación: asistencia sanitaria, vigilancia epidemiológica, identificación y contención precoz de fuentes de contagio y medidas de protección colectiva.

En lo que respecta a los hospitales, entre las medidas establecidas por la cartera que dirige Salvador Illa se encuentran, por ejemplo, la implantación de medidas de prevención y control de la infección en todas las áreas, la disponibilidad suficiente de EPI, la separación de circuitos para pacientes con covid-19 y sin él o el 'cribado universal', a través de PCR, de pacientes antes del ingreso.

Atención sanitaria poscovid-19

Un ejemplo de cómo será la atención sanitaria en la era poscovid-19 lo podemos encontrar en los hospitales del Grupo Vithas. Estos, que ya se encuentran preparados para reanudar sus actividades ordinarias, pueden servir como guía para otros centros sanitarios. De este modo, han diseñado protocolos en función de la tipología de paciente: aquellos con covid-19 o sospecha de padecerlo y el resto de pacientes con otras patologías. En todas las áreas de sus hospitales, desde urgencias, consultas externas, quirófanos hasta plantas de hospitalización, salas de espera y admisiones, se aplicarán las medidas en función del tipo de paciente.

Este punto es importante, puesto que otro efecto más del coronavirus es el temor de acudir a los centros sanitarios por miedo a una infección. “Estamos atendiendo estas patologías más tarde de lo que lo hacemos habitualmente porque el paciente espera en casa hasta que no puede más. Sin embargo, existen toda una serie de motivos de consulta en urgencias que no deberíamos demorar por su potencial riesgo. El confinamiento, los mensajes de no salir de casa y el miedo a acudir a los hospitales nos pueden pasar factura si no alertamos de esta situación”, explica el doctor David Baulenas, director corporativo asistencial y de investigación de Vithas.

El retraso en acudir a urgencias también se ha observado en las visitas al especialista. Desde Vithas, aseguran que la atención a pacientes con angioplastias y en concreto aquellos con infarto agudo ha disminuido un 40%, y un 30% en el caso de los ictus. En lo que respecta a dolores abdominales como una apendicitis aguda, “sabemos que entre un 16-40% de los casos se perforan, y en tiempos de covid-19 esta cifra casi se ha multiplicado por dos en los pacientes que finalmente acuden a los hospitales”, explica el doctor Baulenas. También preocupa el descenso en atención oncológica, oftalmológica y diabetes, que puede derivar en hipoglucemias o hiperglucemias, entre otras. “Demorar estas consultas empeora su evolución y pronóstico”, afirma el especialista.

Circuitos diferenciados

Para evitar ese miedo, en urgencias, por ejemplo, los pacientes se han dividido entre los que presentan una infección respiratoria, incluidos los posibles covid-19, y pacientes con otras sintomatologías. Así, si el paciente acude a urgencias por un motivo distinto a la infección respiratoria, no coincidirá con los pacientes sospechosos de coronavirus, evitando un riesgo de contagio.

En el área quirúrgica, por su parte, la mayoría de las instalaciones estarán dedicadas a los pacientes de otras patologías, aunque se reservará una parte de los quirófanos, equipos profesionales y materiales para pacientes con covid-19. La decisión sobre la necesidad de realizar una intervención será determinada por el cirujano en función de la situación del paciente, siempre con el debido cumplimiento de las recomendaciones establecidas por la Asociación Española de Cirujanos. Entre ellas, figuran realizar previamente test PCR a los pacientes de riesgo e incluso una ‘cuarentena preparatoria’ antes de la operación.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Finalmente, en el espacio de consultas, solo se atenderá a personas sin sospecha de coronavirus. Con el propósito de mantener las advertidas distancias de seguridad, no solo se han señalizado los asientos sino que también se espaciará el horario de las citas para evitar aglomeraciones en las salas de espera. Asimismo, los mostradores de admisión están protegidos con mamparas, con su respectiva señalización entre las filas. Por otra parte, se ha enfatizado en el uso de sábanas desechables, además del aumento de dispensadores de gel hidroalcohólico. También se ha procedido a retirar folletos, revistas y cualquier material que pudiera resultar transmisor del virus.

El doctor David Baulenas señala que “los estrictos procedimientos que hemos implementado siguen todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias y las sociedades científicas, y nos permiten proporcionar espacios seguros en todos los servicios e instalaciones, así como medios de protección personal para pacientes y profesionales”. En sus 48 centros sanitarios, el grupo ha dotado con las medidas de autoprotección necesarias a sus profesionales, como los equipos EPI para aquellos que traten pacientes del grupo de riesgo, además de haber realizado test masivos de detección del virus en todo el personal. Del mismo modo, está asegurado el suministro de mascarillas y gel hidroalcohólico para todos los que acudan a sus centros.

El equipo que dirige el doctor y el refuerzo general de la limpieza y desinfección, así como de la señalización de las medidas de seguridad y protección personal, son los responsables de la reapertura hacia la 'nueva normalidad' hospitalaria. “Los 20 hospitales Vithas son espacios seguros y estamos preparados para volver a cuidar la salud de las personas que, a causa de la epidemia y ya sea por temor o por la obligada desprogramación de la actividad no urgente, han demorado la visita al médico”, reconoce el director corporativo asistencial y de investigación.

Por su parte, el Dr. Pedro Rico, CEO de Vithas, subraya el esfuerzo que está realizando la sanidad privada por adaptarse a la nueva situación: "Al inicio de la pandemia, reconvertimos nuestras estructuras hospitalarias para afrontar con éxito lo que se avecinaba. Ahora, hemos vuelto a hacerlo para que nuestros pacientes y profesionales puedan recuperar una relación interrumpida durante largas semanas. El cuidado de la salud no puede demorarse ni un día más, y por eso hemos realizado un importante esfuerzo para que visitar cualquiera de nuestros 20 hospitales y 28 centros médicos Vithas Salud sea más seguro incluso que muchas otras actividades que realizamos cotidianamente".

El Grupo Vithas está compuesto por 20 hospitales y 28 centros médicos distribuidos por todo el territorio nacional y cuenta además con la red de laboratorios Vithas Lab, con más de 300 puntos de extracción. Desde Vithas, inciden en que sus centros están altamente preparados para cuidar de todos sus pacientes a través de una asistencia sanitaria de calidad acreditada por Joint Commission International y un servicio personalizado, basados en la diversidad geográfica y la sostenibilidad.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios