entrevista al profesor de OT

Manu Guix actualiza la canción de ColaCao: "Ha desaparecido 'el negrito' de la letra"

En el 75 aniversario de la marca, el profesor de Operación Triunfo actualiza la letra a los nuevos tiempos para hacerla más inclusiva

Foto: Manu Guix posa junto a su piano. (Foto: Paula Aler)
Manu Guix posa junto a su piano. (Foto: Paula Aler)

Le conocimos como profesor de la academia de la primera edición de Operación Triunfo, ahí es nada, hace casi 20 años cuando él tenía solo 20. Sin separarse de su amado piano —dice que logró enamorarse de él gracias a que su madre le metió caña de pequeño para que no se saltara ni una clase— Manu Guix, (Barcelona,1979), sigue hoy puliendo diamantes en bruto en el mismo programa, pero en su versión 2.0. Es esa en que las redes sociales encumbran y derrumban ídolos en cuestión de segundos y donde los chavales salen ya de la academia con un disco debajo del brazo.

Guix compone, produce y dirige música para él y para otros, para televisión y para musicales (los que más sonarán al lector, 'Grease, el Musical' o 'La jaula de las locas', entre otros, con Àngel Llàcer). Y ahora se atreve con la actualización de una de las canciones más ligadas a nuestro imaginario, al de nuestros padres y abuelos: la archiconocida canción del ColaCao, 55 años después de ser compuesta por Aurelio Jordi Dotras e interpretada por Roberto Rizo. Tal fue el éxito del jingle que en dos semanas, la empresa ya notó un crecimiento de sus números y se convirtió en el anuncio que daba paso a una de las radionovelas más populares del momento, 'Matilde, Perico y Periquín'. Pero los tiempos cambian; también los valores, las prioridades. La canción del ColaCao necesitaba una remodelación de pies a cabeza y el 75 aniversario de la marca ha sido la excusa perfecta para hacerlo.

Guix junto al coro que ha interpretado la canción.  (Foto: Paula Aler)
Guix junto al coro que ha interpretado la canción. (Foto: Paula Aler)

Un coro infantil vestido de amarillo llena buena parte del escenario del Casino L’Aliança del Poblenou, histórico punto de encuentro de los vecinos de este antiguo barrio industrial barcelonés que antes de los 60 era como una ciudad aparte al lado del mar. En el otro extremo de la tarima, un sonriente Manu Guix, el hombre pegado al piano. Comienza a sonar la nueva canción del ColaCao ante un auditorio expectante. "¿Será el mismo estribillo?"; "¿La misma melodía?"; "¿Empezará igual, con ‘Yo soy aquel negrito’?"...

PREGUNTA: El negrito ha desaparecido.

R: Es evidente, ¿no? Una de las pautas que me dieron a la hora de cambiar la letra es que fuera una canción no discriminatoria porque, aunque sonara así, nunca se creó con esa voluntad.

P. Menuda responsabilidad hacerse cargo de cambiar la letra de una parte de la historia de nuestro país.

R. Cuando de entrada me dijeron "tenemos que renovarla"... ¡Buf! Me hice un poco de caquita (risas). Me dio mucho respeto porque estamos hablando de un material muy sensible; de una canción superconocida por tantísima gente, que todos llevamos dentro. Al menos yo la he cantado cientos de veces en casa, con mis padres, mis abuelos... Pero al lado de este respeto, me sentí muy feliz porque es una canción que necesitaba un lavado de cara y una nueva letra, pero conservando su esencia optimista y llena de energía. Admiro la valentía de la marca por haber tomado esta decisión.

"La marca hizo hincapié en que se hablara de hombres y mujeres. Además de futbolistas, ahora en la letra hay nadadoras y supercampeonas"

P. Y te pasaron algunas palabras clave que tenían que aparecer, como "grumitos".

R. Pues sí. "Grumitos". Ponte tú a hacer una canción con la palabra "grumitos" (risas); no es fácil. Pero era necesaria porque retrata la calidad del producto, que es cacao natural sin aditivos de plantaciones sostenibles y, por eso, al mezclarlo con la leche se forman esos grumitos.

P. El futbolista, el ciclista o el boxeador, parece que ya no están solos en el mundo.

R. Así es. La marca hizo mucho hincapié en la inclusión, en que se hablara de hombres y mujeres. Además de futbolistas, ahora en la letra hay nadadoras y supercampeonas. Era necesario hacer una letra que las nuevas generaciones hagan suya, que crezcan con un himno que habla de los valores necesarios para el siglo en que vivimos.

P. ¿Cuánto tardaste en rehacer la letra?

R. Pues más de lo que me esperaba. Es corta pero no fue fácil. Estuve unas cuantas mañanas sentado en mi estudio dándole vueltas y vueltas, y pensando cómo metemos "grumito" y que sea igualitaria. Además se han hecho dos producciones de una misma canción, una más infantil, enfocada a un clip de animación de un minuto, y otra versión cantada por adolescentes, y hemos estado meses trabajando.

P. Si ahora escuchasen esta nueva versión nuestros padres, abuelos... ¿Crees que les gustaría?

R. Creo que les haría sonreír y aceptarían de muy buen grado los cambios porque eran necesarios.

Manu Guix en el escenario del Casino L’Aliança del Poblenou (Barcelona).  (Foto: Paula Aler)
Manu Guix en el escenario del Casino L’Aliança del Poblenou (Barcelona). (Foto: Paula Aler)

P. Tú que estás tan acostumbrado a trabajar con gente joven, ¿cómo ha sido eso de 'domar' a todo este coro de infantes y adolescentes?

R. Ha sido un gustazo. Una de las cosas que, precisamente, más ilusión me hace es trabajar con el Xamfrà, un centro de la Fundación l'ARC Música, que lucha por la integración y la equidad social a través de las artes escénicas. Lo dirige Esther Bonal, a la que admiro muchísimo desde que fui alumno suyo cuando era pequeño. El coro ha sido una parte fundamental y la mejor decisión para interpretar la canción. Creo que no hay nadie mejor para reflejar los valores de la nueva canción del ColaCao.

P. ¿Ha sido muy diferente lidiar con este coro a hacerlo con el del nuevo OT?

R. El coro vino a mi estudio con la letra muy bien aprendida. ¡OT es mucho más difícil! Llevamos ya once ediciones en estos diecinueve años y todo bien, estamos muy contentos y, de hecho, no está pasando nada que no haya pasado en las ediciones anteriores. Cuando empieza una nueva edición tenemos que pensar que son dieciséis chicos y chicas muy jóvenes, con una energía desbocada que les cuesta canalizar. Ahora estamos en ese proceso de adaptación y por eso Noemí (Galera) y yo echamos broncas, como las echamos en cada edición, hasta que finalmente acaban de ser conscientes del todo, de dónde están y se ponen a trabajar a tope. Es algo que ya está a punto, a punto de pasar.

"Noemí Galera y yo echamos broncas, como en cada edición de OT, hasta que acaban de ser conscientes de dónde están y se ponen a trabajar a tope"

P. Tú que has vivido la evolución de OT todos estos años desde dentro, ¿qué te parece que ahora haya participantes que salgan de la academia con una carrera discográfica perfectamente encaminada?

R. Es una evolución natural que tenemos que 'sufrir'. Es maravilloso el seguimiento que tiene el programa en redes, las cifras son una pasada: un simple reparto de los temas que va a cantar cada uno puede suponer casi 100.000 personas conectadas a YouTube para verlo en tiempo real. En la última gala hubo más de 420.000 tuits comentando el programa. Es algo increíble que nos da muchas cosas buenas y también algunas malas.

P. Como los 'haters'...

R. Pero no hay que hacerles caso nunca. A las redes sociales no hay que hacerles caso. Evidentemente, las miras y te informas sobre lo que te apetece, pero hay que tomárselas como una revista. Yo no quiero leer constantemente opiniones de gente que escribe desde su casa, quizás sin saber; no quiero que eso condicione mi trabajo, no me interesa. Tenemos que trabajar de la mejor manera que sepamos y creyendo en nosotros mismos. Lo que opinen los demás no importa.

P. ¿Algún favorito ya para esta edición de OT? Mójate.

R. No, te lo juro que no, no, no. ¿Ves? Una de las cosas que me dan rabia de las redes es leer eso de "Manu ya tiene a su favorito". ¡Es mentira! Es que ni idea, de verdad. Igual dentro de dos o tres semanas ya te podré decir alguno.

La letra de la nueva canción

Hay cosas que nunca cambian,

que siempre serán igual,

con leche cada mañana

y con cacao natural.

No hay nada que mole tanto

y nada sabe mejor

prepáralo como quieras

como el tuyo no hay dos.

Es el ColaCao, desayuno y merienda.

Es el ColaCao, tómate un grumito de felicidad, Cola-Cao.

Lo toman futbolistas y nadadoras,

grandes artistas y supercampeonas.

Después de una carrera, cada cual a su manera,

prepárate un buen tazón de grumitos y de ilusión.

Es el ColaCao, desayuno y merienda.

Es el ColaCao, tómate un grumito de felicidad, ColaCao.

 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios