'ADOPTAR ES MÁS HUMANO'

¿Y si no sobrevives a tu mascota? Por qué es mejor adoptar un perro que comprarlo

Pocos dueños se plantean qué pasará con su perro o gato cuando ellos ya no estén. Muchos acaban en refugios a la espera de ser adoptados para tener una segunda oportunidad

Foto:

El vínculo que se crea entre una persona y su mascota es especial pero, además, tiene beneficios para la salud. Numerosas investigaciones han demostrado que hacerse cargo de un animal genera altos índices de felicidad y reduce el estrés. Científicos de la Universidad del Estado de Washington (WSU), en Estados Unidos, por ejemplo, han demostrado que los programas con animales mejoran el estado de ánimo de los estudiantes y alivian el estrés. "Los estudiantes de nuestro estudio que interactuaron con gatos y perros tuvieron una reducción significativa del cortisol, una hormona del estrés importante", ha explicado Patricia Pendry, profesora asociada del Departamento de Desarrollo Humano de WSU. Otro estudio de Emerald Group Publishing Limited asegura que una mascota en el trabajo aumenta la creatividad y productividad del trabajador.

La compañía de animales es especialmente beneficiosa para las personas mayores. Investigadores de la Universidad del Estado de Florida (FSU), en Estados Unidos, apuntan a que encontrar compañía en una mascota después de la pérdida del cónyuge reduce los sentimientos de depresión y soledad en este sector de la población. Y ya no es raro que los animales sean también habituales en lugares como residencias de ancianos. Su presencia, además estimula aspectos de su día a día como la actividad física y la comunicación. Y aunque la tasa de abandono en estos casos es mínima —casi inexistente—, el problema comienza cuando fallece la persona y el animal se queda solo y a las puertas de un futuro incierto.

Cuando el dueño fallece, perros y gatos se enfrentan a un angustioso duelo y al consiguiente cambio radical de hábitos y costumbres

Cuando el dueño ya no está, perros y gatos se enfrentan a factores desconcertantes, como son una ausencia sin explicación, lo que conlleva un angustioso duelo, y el consiguiente cambio radical de hábitos y costumbres. A partir de ese momento, el animal nunca volverá a la rutina que tenía con el fallecido. En algunos casos algún familiar o amigo se hará cargo de él aunque, en otros, acabará en una perrera municipal o en un centro de protección, donde permanecerá a la espera de ser adoptado de nuevo.

El abandono de animales antes de verano o meses después de haber sido un regalo de Navidad es, desgraciadamente, algo habitual y las campañas de concienciación son cada vez más importantes. Pero pocas personas se han parado a pensar en esta situación, la de animales que esperan ser adoptados porque sus dueños han fallecido. Por esta razón, Verti ha querido impulsar la idea de que adoptar animales es siempre mejor que comprarlos. A través de su campaña 'Adoptar es más humano' y un vídeo, la compañía de seguros busca concienciar a la población acerca de la adopción. Y lo hace de la mano de El Campito-Salvando Peludos, una asociación protectora de animales encargada de rescatarlos y darles una segunda oportunidad cuando se encuentran en situación de desamparo.

Junto al emotivo y sincero vídeo, Verti ha promovido el uso del hashtag #AdoptarEsMásHumano para que esta acción de responsabilidad social no caiga en saco roto y adquiera repercusión en las redes sociales. La iniciativa orbita en torno a la página web con el mismo nombre, donde los interesados pueden estar al tanto de las mascotas que esperan a ser adoptadas e incluso iniciar los trámites del proceso. De igual forma, se puede colaborar donando dinero o ejerciendo como voluntario, al mismo tiempo que se conoce de primera mano la encomiable labor desarrollada por El Campito-Salvando Peludos en su santuario de animales de Arroyomolinos (Madrid).

Lejos quedan los tiempos en que estos amigos de cuatro patas eran tratados con frivolidad o indiferencia. Hoy, las mascotas forman parte de la familia. Cada vez se cuida más su higiene, así como su educación cuando esta es posible. La hoja de ruta suele incluir chequeos en el veterinario, vacunación periódica y cada vez es más habitual contratar un seguro que les cubra en todas sus necesidades. En Verti, por ejemplo, este seguro no solo cubre las intervenciones quirúrgicas o la asistencia veterinaria por enfermedad, también los daños a terceros. Su forma física y alimentación también son un importante foco de atención, todo ello buscando una mayor calidad de vida para el animal, algo que, sin duda, permitirá disfrutar de su compañía durante más años.

 

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios