García-Benavides (Calvo): "En 2025 ningún residuo de las fábricas irá al vertedero"
  1. Sociedad
DIRECTIVOS POR LA ECONOMÍA CIRCULAR

García-Benavides (Calvo): "En 2025 ningún residuo de las fábricas irá al vertedero"

Mané Calvo García-Benavides, tercera generación en dirigir el grupo, tiene claro que una pesca 100% sostenible y la economía circular son clave para el futuro del planeta y de sus empresa

Foto: García-Benavides (Calvo): "En 2025  ningún residuo de las fábricas irá al vertedero"
García-Benavides (Calvo): "En 2025 ningún residuo de las fábricas irá al vertedero"

El mundo de las conservas no podría entenderse sin el Grupo Calvo, un gigante que comenzó a principios del siglo pasado con una pequeña tienda en la comarca de Bergantiños, A Coruña. Hoy está presente también fuera de nuestras fronteras, en más de 70 países, y cuenta con plantas de producción, de conservas, envases y bioproductos en España, El Salvador y Brasil. Mané Calvo García-Benavides es su consejero delegado y tiene como una de sus principales prioridades poner el respeto al medioambiente en un lugar preferente dentro de la toma de decisiones de la compañía, priorizando la reducción de nuestros consumos y la economía circular sin olvidar los temas sociales. Además, forma parte del Consejo de Administración de Ecoembes. Se sienta ahora en el ciclo de entrevistas en el que personalidades de grandes empresas acuden a El Confidencial para hablar sobre sus respectivos sectores y contarnos qué están haciendo en pro de la economía circular.

PREGUNTA. Usted es la tercera generación de Calvo que está al frente de la compañía. ¿Cómo ha cambiado la relación con el consumidor en todos estos años?

RESPUESTA. En nuestros casi 80 años de historia, los consumidores siempre han estado en el centro de nuestras decisiones. A ellos hemos dirigido nuestros esfuerzos en innovación, la búsqueda y la selección de las mejores materias primas y nuestra capacidad para adaptar los productos a los distintos mercados. Esta visión nos ha permitido elaborar productos con una calidad diferencial y tener hoy algunas de las marcas de conservas de pescado más importantes del mundo. A lo largo del tiempo el consumidor ha ido evolucionando con la empresa, ahora es mucho más exigente, está más informado y es más consciente de su poder. Demanda algo más que una simple o puntual relación transaccional y le pide mucho más a las marcas y a las empresas.

P. ¿Y su visión sobre la conservación del medioambiente respecto a las otras dos generaciones?

R. Probablemente este ha sido uno de los grandes saltos generacionales, no solo en nuestro sector sino en toda la sociedad. Adoptar un compromiso firme y sincero con la sostenibilidad y con un futuro sostenible del negocio ha marcado un giro estratégico en la mayor parte del tejido empresarial, y también en Grupo Calvo. Siempre hemos mirado al mar y lo hemos respetado. Nuestro negocio depende de la conservación de un océano limpio y saludable. Fuimos de las primeras empresas del sector en crear un departamento de Responsabilidad Social Corporativa que hoy tiene un asiento en el Comité de Dirección, garantizando que la sostenibilidad está presente en la toma de decisiones.

"Uno de los objetivos más ambicioso es que el 100% de los lomos de atún que utilicemos tenga un origen responsable y sostenible"

Junto al resto de la flota española (OPAGAC) hemos sido pioneros en la industria en desarrollar iniciativas dirigidas a reducir los impactos de la pesca no solo en el medioambiente sino en el entorno social, garantizando unas condiciones laborales a bordo en línea con la normativa internacional más exigente. Y ahora estamos dando un paso más lanzando un ambicioso programa de objetivos de reducción de impacto con un horizonte de cumplimiento a 2025 en tres áreas clave para nosotros: océanos, medioambiente y personas. El cumplimiento de estos objetivos de Compromiso Responsable será publicado en nuestra web y los datos serán verificado por un tercero independiente.

P. Apostar por la economía circular es el primer paso de las empresas para frenar el cambio climático, ¿cree que las empresas españolas son conscientes o queda mucha labor de concienciación?

R. Cada vez hay más empresas que apuestan por abandonar los modelos lineales de producción para pasar a modelos circulares que permitan reaprovechar los residuos en su propia industria o en otras. Somos más conscientes todos de la escasez de recursos y de la necesidad de invertir en tecnología para conseguir esa circularidad en todas las industrias. En nuestro caso, hemos abordado la economía circular desde la gestión eficiente de residuos. Nuestras plantas de El Salvador y Brasil cuentan con fábricas de bioproductos capaces de fabricar harina de pescado y aceite a partir de los residuos generados en la elaboración de nuestras conservas de atún y de sardinas. Estos subproductos se utilizan en la industria de alimento animal y en cosmética.

Además, tenemos el objetivo de conseguir que ningún residuo de nuestras fábricas vaya a vertedero en 2025, es decir, conseguir valorizar el 100% de nuestros residuos. Es uno de nuestros objetivos de Compromiso Responsable y para cumplirlo hemos creado el programa Calvo Residuo Cero que además tiene el objetivo de reducir el consumo de plásticos de un solo uso en nuestras oficinas y fábricas. Actualmente este proyecto está 100% implementado en nuestra fábrica de Galicia y en las oficinas del Grupo en España donde, con ayuda de Ecoembes, incorporamos en 2018 contenedores de reciclaje y se impartieron jornadas de sensibilización entre los empleados. Además, sustituimos las botellas de agua de plástico por botellas reutilizables evitando así el consumo de más de 16.000 botellas al año. Durante 2019 hemos trabajado en la implementación del proyecto en las fábricas de Brasil y El Salvador con el objetivo común de valorizar el 100% de los residuos en 2025.

P- Usted es miembro del Consejo de Administración de Ecoembes, compuesta por empresas comprometidas con la economía circular. ¿En qué retos del futuro están trabajando actualmente en materia de reciclaje?

R. Además de los objetivos relacionados con la gestión de residuos, hemos establecido también que para 2025 al menos el 95% de los productos que pongamos en el mercado deberán ser reciclables y el 85% de los materiales que utilicemos en nuestros procesos de elaboración de productos serán de origen reciclado o certificados como sostenibles.

Mané Calvo García-Benavides.
Mané Calvo García-Benavides.

P. Las últimas cifras de reciclaje en España han aumentado considerablemente, ¿cree que estamos más concienciados que nunca?

R. Creo que sí, el trabajo desarrollado durante todos estos años y el esfuerzo conjunto de fabricantes, distribuidores y administración pública se nota. Cada vez vemos a más empresas, organizaciones e instituciones de distintos ámbitos, poniendo en valor su compromiso con el medioambiente, el reciclaje y la economía circular. También a nivel particular hay datos que señalan que los ciudadanos están más concienciados con el reciclaje y segregan mejor los residuos. En cualquier caso, no debemos cejar en la labor de concienciación, no podemos caer en la complacencia de los buenos datos, esta cuestión es una cuestión de mejora continua. Así lo asumimos en Grupo Calvo.

P. Grupo Calvo opera en más de 70 países, ¿cómo valora los resultados del reciclaje en España con recogida separada de residuos (contenedor amarillo, azul, verde) frente a lo que ocurre fuera de nuestras fronteras?

R. La gestión de residuos en España es francamente buena sobre todo si la ponemos en comparación con otros países donde estamos. La realidad es que se están haciendo avances en casi todas las geografías en este sentido pero el sistema español está consolidado y dando grandes cifras de reciclaje que hoy por hoy son complicadas de encontrar fuera de Europa.

P. Acaban de presentar su programa de sostenibilidad para 2025 y uno de sus retos es que para entonces el 100% del atún de su grupo proceda de pesca responsable y sostenible, ¿cómo lo van a llevar a cabo?, ¿es compatible la rentabilidad económica sin perder el foco del medio ambiente?

R. La rentabilidad actual y futura del negocio no solo es compatible con la reducción de impactos en el medio ambiente sino que pasa necesariamente por ella. Creemos en el desarrollo de un negocio estable y sostenible en el tiempo. Y esto solo es posible si mantenemos un firme compromiso con la gestión ética y responsable de nuestro negocio, reducimos los impactos derivados de nuestra actividad y por supuesto, si asumimos un papel activo en la protección y conservación de los ecosistemas a través del desarrollo de prácticas de pesca responsable y sostenible, tanto con nuestra propia flota como exigiendo iguales estándares de respeto y sostenibilidad a nuestros proveedores.

"Fuimos de las primeras empresas del sector en crear un departamento de RSC que hoy tiene un asiento en el Comité de Dirección garantizado"

Uno de los objetivos de Compromiso Responsable más ambicioso en materia de océanos es que el 100% de los lomos de atún que utilicemos tenga un origen responsable y sostenible. Y para garantizarlo deberá cumplir una o varias de estas características: que esté certificado como MSC (Marine Stewardship Council) o como APR (Atún de Pesca Responsable), que esté incluido en un proyecto robusto de mejora de pesquerías (FIP), que provenga de pesca artesanal y selectiva (Pole & Line) o que se haya pescado sin el uso de FAD (FAD Free). Eso es algo en lo que ya estamos avanzando y tenemos como horizonte de cumplimiento 2025.

P. También apuestan por un producto 100% trazable desde su origen hasta el producto final, ¿cómo ayuda esto al medio ambiente?

R. Ayuda a los consumidores a realizar una compra informada con total garantía sobre el origen de la materia prima que va a consumir. Puede conocer la especie, el barco que lo pescó, la zona donde fue pescado, cuando, el puerto donde desembarcó y la fábrica que lo transformó. Conocer el origen de lo que consumimos es esencial para hacer una compra más responsable con el entorno. Además, la trazabilidad es una garantía más de que los proveedores cumplen con los criterios sociales y medioambientales que exigimos. Conocer tu cadena de suministro y tener control sobre todos tus productos es esencial para empezar a hablar de gestión responsable.

P. ¿Qué medidas han puesto en marcha para la reducción de los residuos marinos?

R. Actualmente estamos estudiando varias vías para poner en marcha programas colaborativos para mejorar la gestión de los residuos marinos con especial foco en la eliminación de plásticos. Todavía estamos analizando opciones.

"Tenemos un ambicioso proyecto de renovación de nuestra flota en los próximos años para sustituir los barcos más antiguos por otros más eficientes"

P. ¿Y en cuestión de combustible de los barcos? ¿Es posible pensar en un futuro sostenible para la flota?

R. Por supuesto, en Grupo Calvo también estamos trabajando en ello. A principios de año anunciamos la construcción de un nuevo buque atunero congelador que supone el inicio de un ambicioso proyecto de renovación de nuestra flota en los próximos años para sustituir los barcos más antiguos por otros más modernos y eficientes, con el fin de garantizar, no solo nuestra capacidad de suministro de una materia prima de calidad, sino hacerlo de forma sostenible.

Este nuevo buque ha sido diseñado para cumplir los más altos criterios de eficiencia energética y esperamos que esté operativo a finales de 2020. Al igual que ocurre con el resto de nuestros barcos, este buque será auditado para dotarle de la certificación APR (Atún Pesca Responsable) de AENOR. Esta certificación evalúa no solo aspectos medioambientales para garantizar que se cumplen los mejores estándares para la pesca de atún de cerco, lo que incluye iniciativas como el embarque de observadores independientes o el control y la localización vía satélite de su flota, entre otros, sino que también supervisa el cumplimiento de las condiciones laborales, sanitarias y de seguridad de los trabajadores, tal y como establece el Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

P. En 2025 quieren que el grupo sea 'residuo cero', que ningún residuo acabe en el vertedero. ¿Cómo van a conseguir ese objetivo en cinco años?

R. La herramienta para conseguirlo es el proyecto Calvo Residuo Cero que te comentaba antes. Es esencial finalizar su implantación en todas las fábricas y empezar a trabajar para conseguir tan buenos resultados como en la fábrica de Galicia, donde lo implantamos por primera vez. Allí ya hemos conseguido valorizar el 96% de los residuos que producimos. El gran reto ahora es llegar al 100%.

Economía circular Conservas Directivos por la economía circular
El redactor recomienda