impacto medioambiental

Las soluciones de los supermercados para reducir los plásticos de un solo uso

Algunas de las prácticas más usadas son sustituir las bolsas de este material por otras alternativas o la posibilidad de llevarse los alimentos frescos en táperes propios y bolsas reutilizables

Foto: Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Al año se usan en el mundo 500.000 millones de bolsas de plástico que van a parar en su mayoría a los océanos, según los datos que maneja la ONU. Solo en España en 2018 se usaron 56.000 toneladas de plástico en forma de bolsa, de acuerdo con las cifras aportadas por el Ministerio de Transición Ecológica. Y aunque es cierto que hemos reducido nuestro consumo en un 23,6%, en parte por iniciativas como el cobro de estas bolsas de un solo uso, aún queda mucho camino por recorrer.

Los supermercados españoles ya han iniciado una serie de prácticas enfocadas a reducir su huella medioambiental, y no solo en las líneas de cajas, sino también en las diferentes secciones e incluso en sus procesos logísticos. Un ejemplo de ello es el grupo vasco Eroski, líder, según Greenpeace, en la lucha contra el plástico. Desde 2008, sus supermercados ya priman la reutilización frente al consumo de bolsas de plástico. “Con anterioridad, incluso, fuimos una de las empresas pioneras en introducir soluciones innovadoras como las bolsas procedentes de almidón de origen vegetal. En 2010, decidimos incorporar el cobro de todas las bolsas de caja como herramienta para minimizar su consumo, adelantándonos ocho años a la normativa”, explica Cristina Rodríguez, responsable de Sostenibilidad del grupo. Esta práctica les ayudó a reducir un 62% el consumo de estas bolsas con respecto al año anterior. Desde comienzos de 2019, los consumidores tienen a su disposición bolsa de papel 100% reciclable con sello FSC® mixto, bolsa compostable de materiales de origen vegetal, bolsa fabricada con, al menos, un 55% de plástico reciclado y bolsas reutilizables de tela y rafia, elaborada esta última con un 70% de plástico reciclado.

El uso de esta nueva bolsa de malla para frutería pretende evitar el consumo de 50 millones de bolsas de plástico de un solo uso al año. (Eroski)
El uso de esta nueva bolsa de malla para frutería pretende evitar el consumo de 50 millones de bolsas de plástico de un solo uso al año. (Eroski)

Sin embargo, su compromiso con el medioambiente no solo se centra en la línea de cajas. Desde Eroski, son conscientes de que los denominados ‘plásticos muy ligeros’, esas bolsas que usamos para la fruta o la verdura, suponen el 23%, unas 13.000 toneladas, del consumo total. Por ello, han introducido una nueva bolsa de malla reutilizable en la sección de frutería. Fabricada en poliéster, tiene unas medidas de 35x30cm, soporta cinco kilos de peso y puede reutilizarse como mínimo 20 veces, además de poder lavarse a una temperatura de 40 grados. Estas bolsas se venden en 'packs' de cuatro a un precio de 1,99 euros. Según las estimaciones de la cadena de supermercados, con su uso evitarían el consumo de más de 50 millones de bolsas de un solo uso en las tiendas del grupo; lo que se traduce en unas 100 toneladas de este material al año.

Además de estas bolsas, en las secciones de pescadería y carnicería ofrecen la posibilidad a los clientes de llevarse los alimentos en sus propios táperes o fiambreras si compran a granel o en mostradores. En el caso de que la compra sea de frescos envasados, las bandejas usadas están elaboradas con un 80% de plásticos reciclados. “Esta nueva iniciativa se une a otras mejoras que hemos desarrollado en la sección de frutería como el aumento de referencias vendidas a granel que superan ya el 60% del total o la sustitución del plástico en las bandejas de algunas frutas y verduras de nuestra marca propia Eroski Natur por papel con el sello FSC®”, explica Alejandro Martínez Berriochoa, director de Salud y Sostenibilidad de la compañía. A estas mejoras, se unen también que el plástico de bollería envasada en tienda es 100% reciclado.

La tendencia de los consumidores a usar bolsas reutilizables es cada vez mayor. (Eroski)
La tendencia de los consumidores a usar bolsas reutilizables es cada vez mayor. (Eroski)

“La difusión por parte de los medios de comunicación de la problemática existente con los plásticos de un solo uso así como la entrada en vigor de la nueva normativa ha favorecido una mayor concienciación en las personas consumidoras”, manifestaba Cristina Rodríguez. Tanto, que el consumo de bolsas en caja de mayo de 2019 con respecto al año anterior se ha reducido en un 17% en los supermercados de la compañía. Según la responsable, la tendencia de bolsas reutilizables es cada vez mayor entre sus consumidores. “Nuestra bolsa de rafia, fabricada con un 70% de plástico reciclado y que nos comprometemos a sustituir gratuitamente por una nueva en caso de rotura, ha incrementado sus ventas un 45%. Y la bolsa reutilizable solidaria (tela), cuyos beneficios se destinan enteramente a causas solidarias, ha duplicado sus ventas en 2018”.

Eroski cree en la visión de economía circular y, por ello, no solo incorpora cada vez más material reciclado en sus envases, sino que también recicla lo que genera (por ejemplo, 4.498 toneladas de residuos orgánicos usados para la producción de harinas, aceites y piensos). Y también potencia minimizar la generación de residuos, a través de la reutilización de sus envases logísticos (el 98% de sus palés y el 95% de las cajas plásticas de carne o bollería, por ejemplo).

Todas estas medidas tienen un claro objetivo: reducir el 20% de las toneladas de plásticos de un solo uso de sus envases para 2025, a través de ecodiseñar el 100% de sus envases para que la totalidad sean reciclables, además de eliminar el sobreenvasado y potenciar el uso de materiales reciclados y de origen renovable.

Sociedad