Hacia un futuro mejorPowered by

La rehabilitación de enfermos de párkinson, con el móvil y en casa

Isabel Rodríguez

Hoop es una plataforma que permite a los enfermos realizar los ejercicios donde quieran con un continuo seguimiento por parte de los terapeutas

L

os temblores o la rigidez muscular son solo la punta del iceberg de la sintomatología más reconocible asociada al párkinson. Esta enfermedad neurodegenerativa, que afecta al sistema nervioso central y padecen cerca de 6,2 millones de personas en todo el mundo, es la segunda en incidencia después del alzhéimer. No existe cura, ni tampoco forma de prevenirla, pero la medicina y las nuevas tecnologías ofrecen el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de recursos encaminados a mejorar el bienestar de quienes la padecen.

Del esfuerzo conjunto de ambas disciplinas nace Hoop, un sistema de rehabilitación remota “que tiene el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con párkinson a través de la rehabilitación cuando y donde quieran”, explica Silvia de los Ríos, project manager del proyecto. Le acompañan en esta aventura un equipo de investigadores formado por Javier Rojo, Samantha Villanueva y Patricia Abril que, como ella, llevan años trabajando en este campo. “Han sido proyectos de investigación que, a lo largo del tiempo, nos han ayudado a conocer mejor la enfermedad y han derivado en lo que es hoy Hoop, una plataforma financiada por EIT Health, que abre un nuevo canal de trabajo y comunicación entre pacientes y terapeutas”.

Pero ¿cómo funciona este entrenamiento ‘en remoto’? ¿En qué punto tecnología y medicina van de la mano? La plataforma cuenta con varias herramientas que permiten conectar a los pacientes con sus terapeutas. Los primeros disponen de una aplicación móvil y varios sensores que se colocan en sus muñecas o tobillos para realizar diferentes ejercicios motores, senso-motores y cognitivos para entrenar distintas partes de su cuerpo y su mente.

A su vez, Hoop pone a disposición de los profesionales una web que les permite hacer un seguimiento y monitorización de los ejercicios realizados por los enfermos, enviar recomendaciones, acordar partes a tratar e, incluso, ajustar los tratamientos. “Lo que conseguimos a través de esta aplicación y estos sensores es que las personas no solo realicen ejercicios en su centro de rehabilitación sino también en su casa o cualquier otro lugar”, apunta De los Ríos.

“La rehabilitación es muy importante para estos enfermos porque necesitan realizarla de manera diaria”

El resultado es un proceso de rehabilitación que permite coordinar los entrenamientos en remoto con los realizados en los propios centros y que, además, se completa con una tercera herramienta: una web para el propio paciente que sirve como elemento de motivación, en la que puede comprobar el progreso de sus ejercicios. Y es que “la rehabilitación es muy importante para estos enfermos porque necesitan realizarla de manera diaria. Si no, los efectos negativos de la dolencia pueden acentuarse y, en consecuencia, tener que aumentar otros tratamientos” indica la investigadora.

El seguimiento y control de la evolución de los pacientes por parte de profesionales es, sin duda, una de las principales aportaciones de Hoop al tratamiento. Pero hay más. La música es otro de sus grandes aliados. “Está demostrado que utilizar música ayuda a las personas con párkinson a desbloquearse y nosotros la hemos introducido en la app en junto a un metrónomo -para indicar el tiempo o pulso- en los ejercicios, algo personalizable por parte del paciente, para que les ayude a mejorar su estado físico”.

“Está demostrado que utilizar música ayuda a las personas con párkinson a desbloquearse”

Y es que al igual que el compás marca el ritmo de ejecución en los entrenamientos propuestos por Hoop, la enfermedad también tiene sus propios tiempos y evoluciona de manera diferente en cada paciente. Por eso todo tiene que ser lo más personalizable posible. Sobre todo si entendemos que esta enfermedad no es exclusiva de personas mayores y que el 30% de los diagnosticados es menor de 65 años.

Los expertos también han trabajado el aspecto de la aplicación apostando por “interfaces de usuario que sean lo más sencillas e intuitivas posibles para facilitar el uso de la tecnología” y lo han conseguido. Al menos, eso se desprende de las pruebas realizadas con los miembros de la Asociación de Parkinson de Madrid, AFA Parla y France Parkinson, entre quienes, como apunta la project manager, “tuvo una buena acogida”.

Tras quedar finalistas en diferentes premios de innovación y emprendimiento en los últimos dos años, los planes de futuro de Hoop abordan ahora nuevos retos. Además de la realización de un estudio clínico y la obtención de la certificación CE que avale el respaldo de neurólogos y terapeutas al proyecto, el equipo enfrenta la tarea de encontrar financiación para ese empujón final. “Para que Hoop pueda llegar al mercado y puedan usarlo las personas con párkinson en su día a día” y, por qué no, “continuar trabajando en esta enfermedad y ampliar la tecnología para aplicarla al mayor número de personas que pueda beneficiar”, indica De los Ríos.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor